Por: Ángela Ávalos.   23 agosto
Adriana Castro tiene 32 años. Esta vecina de Hatillo, en San José, donó por segunda vez este jueves la leche materna que tiene de excedente. Su aporte lo recibió el Hospital Nacional de las Mujeres, que está en busca de más donantes para alimentar a los bebés enfermos que no pueden recibir la leche de sus mamás. Foto: Jorge Castillo

Mujeres que en este momento estén dando de mamar y tengan buena cantidad y calidad de leche, se podrían convertir en donantes de este vital alimento.

El Hospital Nacional de las Mujeres –antigua Maternidad Carit– está buscando donantes pues solo tiene 20 activas y necesita un mínimo de 35 para llenar la demanda de leche materna de los bebés que nacen en ese centro de salud y que por alguna razón no pueden ser amamantados por sus propias madres.

“Las invito a que vengan, es algo muy sencillo en un proceso rápido. Lechita siempre va a haber para el bebé de uno y para compartir con los demás. Es dar salud y alimento a otros niños que lo necesitan”, comentó Adriana Castro, de 32 años, una de las 20 donantes activas de ese hospital.

Según informó la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) en un comunicado de prensa, el producto que se recolecte como resultado de estas donaciones será utilizado por la Unidad de Neonatología.

Carmen Cabalceta López , de ese banco de leche, explicó que, entre los requisitos que deben cumplir las mujeres que donen está el tener un excedente de leche y realizar una entrevista, donde deben contar sus hábitos de alimentación y su historial de enfermedades.

A cada donante se le extrae un mínimo de tres onzas de leche.

Las interesadas en responder a ese llamado, pueden acudir al Banco de Leche de ese hospital en el siguiente horario: de lunes a jueves, de 7 a. m. a 3:30 p. m., y los viernes de 7 a. m. a 2:30 p. m.

Si llegaran más donantes, este banco podría suplir las necesidades de los recién nacidos de otros hospitales del Área Metropolitana, informó la CCSS.

Juan Carlos Badilla se encarga del proceso de selección y conservación de la leche materna que guarda y distribuye el Banco de Leche del Hospital Nacional de las Mujeres. Foto: Jorge Castillo

“Esta leche que reciben mediante donación se emplea para alimentar a los neonatos que están en condiciones críticas en la Unidad de Neonatología por alguna enfermedad y que sus madres no tienen condiciones para amamantarlos por alguna situación particular o porque viven muy lejos del hospital”, explicó Cabalceta.

La candidata a dar su leche materna debe pasar por un proceso, que incluye exámenes de sangre para garantizar la seguridad del alimento.

El producto pasa por un proceso de pasteurización y cultivos especiales, para suministrarlo a los bebés tres o cuatro días después.

Además del Banco de Leche del Hospital de las Mujeres, la Caja tiene otro en el Hospital Carlos Luis Valverde Vega de San Ramón.

Para ser donante, se deben cumplir ciertos requisitos básicos. La leche también debe pasar antes por un proceso para garantizar su calidad y seguridad. Foto: Jorge Castillo

Según datos de la Caja, en América, 54% de los niños inician la lactancia materna dentro de la primera hora de vida.

Solo un 38% se alimenta con leche materna de manera exclusiva hasta los seis meses de edad, y un 32% la mantiene por dos años.

Colaboró el fotógrafo Jorge Castillo