Ángela Ávalos, Juan Fernando Lara. 14 junio
El pequeño permanece con ventilación asistida y en aislamiento en la Unidad de Cuidado Intensivo Neonatal del Hospital San Juan de Dios. Foto: Cortesía HSJD
El pequeño permanece con ventilación asistida y en aislamiento en la Unidad de Cuidado Intensivo Neonatal del Hospital San Juan de Dios. Foto: Cortesía HSJD

Un bebé prematuro de tan solo 19 días de nacido permanece aislado en la Unidad de Cuidado Intensivo Neonatal del Hospital San Juan de Dios, en San José, luego de ser contagiado por su mamá con el virus de la influenza AH1N1.

El bebé nació a las 33 semanas de gestación, confirmó el director médico Mario Sibaja Campos. El bebé permanece bajo observación.

Se supo de su condición tras ver que su madre estaba enferma pues, al contrario de los niños más grandes o las personas adultas, los recién nacidos no presentan síntomas como tos o estornudos.

Los bebés muy pequeños como este, desarrollan complicaciones respiratorias y mal estado general, explicó Roberto Araya, jefe del servicio de Neonatología.

“Lo primero que se aborda es el problema respiratorio por medio de ventilación asistida, seguido del aislamiento, que consiste en dejar un espacio libre de metro y medio alrededor de la incubadora”, dijo.

En este caso, al paciente se le aplicó tratamiento antiviral y, hasta donde sea posible, continuará con la lactancia materna, pues le permite generar defensas.

Como medidas de bioseguridad, toda persona que tiene contacto con el bebé utiliza equipo de protección como cubrebocas, botas, gorro, delantal desechable y, en caso de secreciones, deben utilizar gafas.

Este viernes, además, fue vacunado el personal de la Unidad y las mamás de otros recién nacidos internados.

Límite a visitas

El Hospital San Juan de Dios y la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) solicitan a la ciudadanía que si sufre de resfrío o algún virus respiratorio se abstenga de visitar a pacientes internados en el centro médico.

Insisten a la población en la necesidad de practicar las medidas básicas para cortar la cadena de transmisión de este virus, que se contagia por medio de las gotitas de agua que un enfermo expulsa cuando estornuda o tose sin protegerse adecuadamente para no infectar a otros.

Es fundamental practicar un riguroso y constante lavado de manos, aplicar el protocolo al toser y estornudar (proteger con antebrazo o con un pañuelo desechable nariz y boca), y vacunarse contra la gripe.

La campana nacional de vacunación contra este virus se inició el 10 de junio y está dirigida a proteger a 1,3 millones de personas de los grupos de riesgo; principalmente, niños entre seis meses y seis años, embarazadas, adultos mayores y personas con factores de riesgo como cardiópatas, diabéticos, enfermos respiratorios, obesos mórbidos y quienes tengan sistemas inmunitarios comprometidos.

En alerta

La semana pasada, una niña de 12 años y un bebé de menos de un año fallecieron en el Hospital Nacional de Niños (HNN) de influenza tipo A.

Ocurre en un pico de atenciones respiratorias que mantiene saturados los servicios de ese centro médico y en general, de todos los hospitales del país.

La mayoría de estos pacientes tenían problemas respiratorios, desde resfrío común, crisis asmáticas, bronquiolitis y bronconeumonía.

FUENTE: CCSS. DISEÑO/LA NACIÓN.