José Andrés Céspedes.   6 mayo
Fachada de la Clínica Moreno Cañas, sede del área de salud Mata Redonda-Hospital. Foto: Alonso Tenorio

La Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) confirmó que un paciente de 47 años infectado con covid-19 llegó sin signos vitales al área de salud Mata Redonda-Hospital, San José, la tarde de este jueves.

El hombre, quien había sido diagnosticado con el virus el lunes, fue llevado en un aparente taxi informal en compañía de otras tres personas, indicó la institución.

“Al paciente se le realizó maniobras de resucitación, sin respuesta y con todos los protocolos del caso”, señaló la CCSS ante una consulta de La Nación.

La oficina de prensa de la Caja informó de que el chofer del vehículo se retiró de la clínica sin permitirle al personal médico explicarle el riesgo de haber tenido contacto con el enfermo.

“A las tres personas que lo acompañaban se les mantuvo separadas del resto de personas, por ser contactos de positivo con orden sanitaria activa”, agregó.

También subrayó que funcionarios del área de salud conversaron con los parientes del fallecido para explicarles por qué no podían entrar a verlo cuando se le declaró muerto, ni al recinto donde se depositó el cadáver una vez embalado.

“Se les explicó el mecanismo de entrega del cuerpo del fallecido y se les habló del tema de conseguir una funeraria para la entrega”, detalló la institución.

Cuando ocurrió la muerte de este hombre, el área de salud no tenía bolsas especiales para fallecidos por covid-19 y tuvo que solicitarlas a la dirección de la red integrada de prestación de servicios de salud Central Sur.

Difícil atención

El crecimiento vertiginoso de consultas por covid-19 en los centros de salud ha obligado a la CCSS a actuar con mucha agilidad para atender los miles de pacientes que ingresan todos los días.

Por ejemplo, en el hospital San Vicente de Paul, en Heredia, los servicios de Hospitalización y Emergencias ya llegaron al tope máximo de su capacidad.

El centro médico tenía habilitadas para enfermos de coronavirus 35 camas moderadas en el Servicio de Medicina, 8 UCI críticas y 17 camillas del Servicio de Emergencias para las consultas diarias.

Sin embargo, este miércoles hubo “una avalancha” de consultas al punto que el centro médico no pudo recibir más pacientes, indicó la CCSS.

Por lo tanto, los funcionarios decidieron tomar completo el quinto piso del Servicio de Medicina para reconvertir 41 camas adicionales.

De igual manera, en el Servicio de Emergencias se tomó la decisión de liberar 50 camillas más, pero al cabo de unas horas ese número se redujo a 24.