Salud

Gerente de CCSS sobre fallo en adquisición de mascarillas: el error material se da en la revisión del etiquetado

El responsable de Logística asegura que investigan por qué no se percataron de que los equipos no eran de uso médico; desconoce cuántas de las 700.000 unidades se utilizaron en hospitales

“Es un problema de calidad”, insiste el gerente de Logística de la CCSS, Luis Porras Meléndez, al referirse al proceso seguido durante el control de un lote de 700.000 mascarillas descartables adquirido por la entidad y que no era para uso médico.

El equipo fue distribuido entre personal responsable de atender enfermos de covid-19.

‘Non medical’, decía la rotulación de las mascarillas, las cuales pasaron pruebas de control de calidad como las de permeabilidad, las de cortado (que cumplieran con las tres capas protectoras), y las de tensión mecánica.

Por razones que ahora son parte de una investigación interna, a estos insumos no se les hizo la prueba de revisión del etiquetado, trámite que forma parte del protocolo de rigor.

Si se hubiera hecho, el inspector se habría dado cuenta de que no cumplían con la exigencia de la licitación que hizo la CCSS: se requerían mascarillas para uso médico.

Es un “error material”, asegura el gerente. El presidente de la Caja, Román Macaya, espera que ese fallo no implique costos adicionales para la institución.

Las 700.000 mascarillas forman parte de una compra mayor: 2,8 millones de unidades para suplir a todos los hospitales de la Caja durante la atención de la pandemia. La institución invirtió en esa compra directa poco más de $1,1 millones.

El siguiente, es el resumen de una entrevista telefónica con La Nación, este 13 de julio:

― ¿Estas mascarillas no son las de marca Disen, sobre las cuales pidió cuentas a la Caja el ministro de Salud, ni las de la donación china?

― No, son casos distintos. Tampoco son las de la donación china.

― Aclare, entonces, ¿de cuál compra habla la CCSS con el número de licitación, el adjudicatario y las características de la compra?

― Esta compra corresponde a la licitación 2020 CD 64-5101. Se le adjudicó a la empresa IBT S.A. Son 2.890.000 unidades (mascarillas). El monto total de la compra es $1.112.650.

― ¿Cuándo tenía que ingresar el producto?

― Tenía fecha de entrega, la primera, el 1.° de junio.

― ¿Cuándo detectaron los problemas en ese lote?

― Nosotros recibimos incidentes, con el sistema de calidad (del proceso), que tiene la disponibilidad de generar incidentes. Se generan de algunos hospitales donde nos dicen que había una rotulación que dice que no son de uso médico, ‘non medical'.

―¿Desde cuándo se comenzaron a generar esos incidentes?

― La primera incidencia se genera el 7 de julio.

― ¿Por qué hasta el viernes (10 de julio) empezaron a ejecutar el retiro de las mascarillas?

― Porque la comisión (de implementos médicos) debe revisar la información y pedir contramuestras. Procedemos cuando se hace la revisión documental y se observa que, efectivamente, tienen una nomenclatura o rutulación que dice ‘non medical'.

― ¿Se utilizaron esas mascarillas?

― Sí, se utilizaron mascarillas. No le puedo especificar cuántas, pero eso se distribuyó, y ahora estamos esperando el retorno de todas las mascarillas.

― Ustedes hablan del “error material en la inspección de la rotulación de la caja de empaque”. ¿A qué se refieren con error material?

― Eso es lo que hemos observado. El error material es que dentro del proceso de control de calidad de todos los insumos, hacemos pruebas de permeabilidad, de cortado (para ver las tres capas), y hacemos pruebas de tensión mecánica y de funcionalidad, y debíamos hacer pruebas de revisión documental y de etiquetado. El error material, al parecer, se da en la revisión del etiquetado. Es parte de la investigación que está en curso a lo interno de la institución.

― ¿El error es que no se vio, o qué pasó?

― Eso es lo que vamos a determinar, por qué no se vio en ese momento, previa distribución, el rotulado como un todo.

― ¿Por qué si la compra fue correcta, como indican, y si el producto cumplió el requerimiento de seguridad y protección, como ustedes aseguran, ¿están solicitando el cambio? Es una contradicción.

― Porque no cumple el cien por ciento de las especificaciones técnicas. En todos los productos hay especificaciones del producto y del etiquetado. Este no cumple con las especificaciones del etiquetado y puede generar confusión en los usuarios. Además, no fue lo que se pactó con el proveedor. Así que se hizo un reclamo de calidad y una solicitud de reemplazo del producto.

― ¿De qué lado pudo haber estado el error? Le tocaba a la CCSS comprobar que cumplía con todo, incluido el etiquetado.

― Cuando se recibe el producto en la bodega, nosotros hacemos las pruebas de control de calidad, que son las que le mencioné. Estamos investigando la causa de que este rotulado no se haya revisado en forma correcta. Y si hay algún otro elemento que pudiera aportar a este error material.

― Dicen ustedes, además, que “el error material no altera la calidad del producto”. Explique.

― Porque las pruebas físicas del producto, como las de permeabilidad, resistencia mecánica y funcionalidad, todas son positivas, todas pasan la prueba.

― Este producto pasó todas esas pruebas, pero los responsables de realizar todo el proceso se brincan algo tan básico como la revisión del etiquetado.

― Al parecer. Eso es lo que estamos revisando: el porqué no tenemos esa información y se comete ese error material del etiquetado del empaque secundario. Por qué ese proceso falla y se genera un error material.

― ¿Por qué no vieron una información tan relevante? ¿Qué indican la o las personas sobre las razones para brincarse ese paso?

― Eso es lo que estamos revisando, el proceso como tal. Desde la compra y quién realizó la inspección. Ese es el proceso donde estamos.

― ¿Cuántos lotes en total forman parte de esta adjudicación?

― No tengo la información a la mano.

― ¿Es el primer lote que se recibe?

― No la tengo a la mano en este momento.

― ¿Cuándo llegará el nuevo producto de reemplazo, entendiendo que esta compra se hace también por una necesidad evidente de tener producto pronto?

― Esto se tramita en una reposición con el proveedor. Todavía no tenemos una fecha confirmada por parte del proveedor. Nosotros, definitivamente, necesitamos la reposición lo antes posible.

― ¿Lo antes posible, cuándo? ¿Tienen una fecha?

― Estamos en proceso de negociación con el proveedor, pidiéndole la fecha de reposición del producto.

― ¿Cuántos funcionarios y de cuáles departamentos están siendo investigados por esto?

― Por el momento, estamos revisando el tema de la comisión de implementos médicos y equipo médico.

― ¿Ellos serían los investigados?

― Es parte, pero es todo un sistema, no solo personas; es todo el proceso completo de compra y distribución. Estamos haciendo el análisis completo del proceso.

― Román Macaya (presidente ejecutivo de la CCSS) prometió tener los resultados pronto. ¿Qué es pronto para ustedes?

― Desde la semana pasada estamos trabajando en esto, en recopilar toda la información y generar una conclusión lo antes posible. A esto hay que ponerle una fecha de reposición y hay que entender cuáles son las causas para evitar futuros problemas similares.

― ¿Esto es un error grave?

― Es un error de rotulación, sí, es un problema de calidad.

― Pero ¿cómo lo califica usted: es una falta grave o leve?

― Es un problema de calidad.

― ¿Grave de calidad?

― Es un problema de calidad. La rotulación es parte de la calidad del producto.

― Pero que se le vaya alguien un rótulo como ese, de 700.000 mascarillas, en media pandemia ...

― Sí, es parte del análisis que tenemos que hacer.

― ¿A qué se arriesgan las personas si se comprueba algún grado de responsabilidad?

― Eso tenemos que revisarlo con el área legal.

― ¿Cómo califica, entonces, esta situación en media atención de la pandemia?

― Lo que tengo que decir es que hemos mantenido un abastecimiento continuo en todos los hospitales. Hemos recorrido el país, detrás de la demanda de equipos de protección personal. Hemos generado muchas estrategias. Esto, como en cualquier cadena de abastecimiento, es un problema de calidad, que se hace logística inversa y se buscan las opciones de mejora.

Ángela Ávalos

Ángela Ávalos

Periodista de Salud. Máster en Periodismo de la Universidad Complutense de Madrid, España. Especializada en temas de salud.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.