Irene Vizcaíno, Lucía Astorga. 29 mayo, 2018
Exteriores del hospital San Vicente de Paúl, el primer centro médico de la CCSS en el cual se realiza de forma digital el certificado de defunción. Foto: Mayela López
Exteriores del hospital San Vicente de Paúl, el primer centro médico de la CCSS en el cual se realiza de forma digital el certificado de defunción. Foto: Mayela López

Todo se digitaliza. Ahora llegó el turno de los certificados de defunción, que son los documentos que hacen constar la muerte civil de una persona.

Desde la semana pasada, tanto médicos privados como los hospitales de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), específicamente el San Vicente de Paúl, en Heredia, comenzaron el plan.

Con esta posibilidad, una vez que la información de la persona fallecida se incluya, será incorporada al Registro Civil del Tribunal Supremo de Elecciones de manera inmediata. Incluso, se podrá acceder en línea, unos minutos después.

Entre tanto, a los familiares se les enviará por correo electrónico u otra vía digital para que puedan realizar los trámites procedentes tras el fallecimiento, explicó Alejandro Madrigal, fiscal del Colegio de Médicos.

Para llevar a cabo ese registro, todo profesional debidamente inscrito y activo en la institución deberá ingresar al Sistema de Certificaciones Digitales (SEDIMEC), que es una plataforma digital del Colegio de Médicos.

Ahí, anotarán el número de cédula de la persona fallecida, y el proceso internamente establecerá conexiones con el Registro Civil para traer los datos del Padrón Nacional, donde se digitará la fecha y causa de muerte de la misma forma como se completaba el certificado en físico, precisó el Colegio.

Madrigal explicó que durante tres meses, aparte de la información digital, le entregarán el certificado en físico a los familiares, por estar en un proceso de transición y de mejoras del sistema. Además, dijo, están en mediciones de tiempo.

"Un colega hizo ayer (lunes) a las 4 a. m. un certificado; a las 4:15 a. m. no estaba registrada todavía... algo pasó y se pusieron a revisar los técnicos. A las 5 a. m. ya estaba registrada", narró Madrigal.

La defunción también quedará reportada de inmediato en el Poder Judicial, sistemas de pensiones y cualquier otra institución pública.

En hospitales

La Caja espera que con este formato se disminuyan los contratiempos que provoca para las familias el hecho de no contar con este certificado para efectuar los trámites relacionados con el funeral, fondo mutual, reclamos de pólizas, indemnizaciones, pensiones por viudez y orfandad, licencias, entre otras gestiones.

Además, como la Gerencia de Pensiones dispondrá de la información en línea, las familias de los pensionados ya no tendrán que presentarse a reportar el fallecimiento.

Esta modificación forma parte de un convenio marco que la CCSS suscribió en mayo del 2017 con el TSE "para elevar la seguridad registral en el territorio nacional y facilitar trámites a la población", según indicó la Caja en un comunicado.

El proceso inició con la inscripción de nacimientos y ahora entra en una nueva etapa con el registro de las defunciones; se espera que al realizar los trámites de esta forma, se puedan reducir problemas tales como la suplantación de identidades.

La información se registra por medio de un software desarrollado por el TSE y el Colegio de Médicos y Cirujanos.

La suscripción del convenio entre ambas instituciones implicó un esfuerzo por parte de los equipos técnicos de las entidades para robustecer y consolidar la información del Expediente Digital Único en Salud (EDUS).

El acuerdo entre ambas instituciones tiene una vigencia de cinco años, con la posibilidad de renovarse automáticamente por dos periodos iguales y consecutivos, excepto que cualquiera de las partes notifique alguna objeción.