Salud

Familiares, amigos o vecinos ya no pueden guardar campos para vacuna en Paraíso

Área de Salud detecta abuso de personas que vendían puestos en ¢10.000; ahora, solo los que vayan a recibr la dosis podrán llegar

La posibilidad de enviar a un familiar, amigo o vecino a guardar campo para vacunarse contra la covid-19 fue eliminada en el Área de Salud Paraíso-Cervantes, en Cartago, para evitar que algunos hicieran negocio.

Como en otros sitios del país, hubo quienes, sin importar ni las madrugadas ni el frío, llegaban con varios bancos a guardar cupos, para venderlos después en ¢10.000 cada uno.

Por eso, desde la semana pasada y apenas se dieron cuenta del “mercado negro” de espacios para vacunación, el Área de Salud Paraíso-Cervantes solo acepta en fila a quien sea del área de adscripción inmediata y, además, lleve su documento de identidad al día.

Aunque este es un requisito que siempre se ha pedido para vacunar, antes existía la posibilidad de que un hijo enviara a su papá a guardarle campo, pero pagaron justos por pecadores.

Desde el inicio de esta jornada masiva de vacunación, las autoridades centrales de la CCSS solicitaron a la población denunciar y evitar este tipo de anomalías.

Se sabía, además, que la campaña generaría extensas colas al ser una convocatoria abierta (sin cita) en todo el país, y que funcionaría hasta agotar existencias.

La situación fue aprovechada por estos negociantes, popularmente conocidos como gavilanes.

La molestia llegó a oídos del Área de Salud por parte de afectados que llegaban desde bien temprano, y veían a otros llegar horas después y comprar el espacio adelante.

Esta Área de Salud cubre al distrito central de Paraíso, y a Cachí, Orosí, Santiago, Llanos de Santa Lucía y Birrisito. También abarca el distrito de Cervantes, del cantón de Alvarado.

Según informó oficialmente, el trámite de la vacuna debe ser personal y presentar su cédula o documento de identidad vigente.

Las fichas disponibles diariamente se entregarán por orden de llegada.

No es la primera vez que una situación similar se detecta en los servicios de la Caja, y en el contexto de la vacunación contra la covid-19.

A inicios de junio, también fue descubierta la venta de campos hasta en ¢50.000, en El Guarco de Cartago.

Ahí, hubo personas que vendían los campos para obtener una de las 400 fichas para vacunar repartidas en la Clínica de Guadalupe, frente al Parque Industrial Z, para recibir la vacuna contra la covid-19.