Ángela Ávalos. 2 julio

Le pasó a Sergio Castro. “El jueves 20 de junio acudí a Coopesaín, la clínica de Tibás, pues tenía cita para exámenes de laboratorio, pero me devolvieron el del antígeno prostático”, dijo.

La clínica de Tibás, administrada por una cooperativa, depende de la Clorito Picado, en Cinco Esquinas de Tibás, para que procesen las muestras de sangre necesarias para hacer ese examen, que se realiza para ayudar a diagnosticar y dar seguimiento al cáncer de próstata.

Esta enfermedad es la más común entre la población masculina. Según el Registro Nacional de Tumores, en el 2015 se diagnosticaron 1.005 casos, una tasa de 41,7 por cada 1.000 hombres. Ese es el último año para el cual hay datos disponibles.

Las pruebas de antígeno prostático de Tibás se procesan en esta clínica, pero la falta de reactivos ha complicado la realización de ese examen, que ayuda en la detección del cáncer de próstata. Foto: Alonso Tenorio
Las pruebas de antígeno prostático de Tibás se procesan en esta clínica, pero la falta de reactivos ha complicado la realización de ese examen, que ayuda en la detección del cáncer de próstata. Foto: Alonso Tenorio

La tasa nacional está por encima del promedio mundial, que es de 31,1 por cada 1.000.

Para detectar esta enfermedad también se realiza el tacto rectal, el ultrasonido de próstata y la biopsia.

"En la dirección médica (de Coopesaín) me contestaron que por una situación especial el laboratorio de la Clínica Clorito Picado se quedó momentáneamente sin existencia del reactivo pertinente para realizar las pruebas, y por tal razón se les indicó no tomar muestras”, relató Sergio Castro al transcribir la respuesta que recibió de Eddy Salas Chaves, director del Área de Salud de Tibás.

Y es cierto.

Por medio de la oficina de prensa de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), Carlos Solano Salas, director médico de la Clorito Picado, confirmó un problema con la licitación para la compra de reactivos, que no especificó en el mensaje.

La dificultad, los obligó a pedir autorización a la Contraloría General de la República (CGR) para una compra de emergencia. La adquisición solo fue por seis meses, que vencieron el 30 de junio.

"Esta dirección médica ha estado gestionando ayuda con distintas unidades de la Caja, con la finalidad de que nos apoyen en los reportes de dichas pruebas.

“En esta semana se nos define la unidad que pueda colaborarnos e iniciar nuevamente con los reportes de las pruebas antígeno prostático. Pedimos las disculpas por los inconvenientes que se han presentado a los pacientes, y en estos días se estarán normalizando la recepción de las muestras y su reporte”, aseguró Solano.

“A pesar de que las autoridades de salud del país insisten en la necesidad de que hombres y mujeres se realicen los exámenes pertinentes para la detección temprana de algunos tipos de cánceres, esto en la comunidad de Tibás no es posible”, denunció el asegurado.