Por: Irene Rodríguez, Juan Fernando Lara.   26 febrero
El exsiamés Ezequiel es quien está más estable de los dos exsiameses. Su hermano Samuel está en condición crítica. Foto: Jeffrey Zamora
El exsiamés Ezequiel es quien está más estable de los dos exsiameses. Su hermano Samuel está en condición crítica. Foto: Jeffrey Zamora

Ezequiel Núñez Badilla, el exsiamés separado de su hermano Samuel el pasado viernes, abrió sus ojos la tarde de este lunes. Así lo confirmó la Caja Costarricense de Seguro Social a través de su perfil de Facebook.

Además, en un audio difundido por la dirección de comunicación organizacional de esta institución, la doctora Olga Arguedas Arguedas, directora del Hospital Nacional de Niños (HNN) señaló que este avance solo se dio por unos segundos, pero que esto ya es muestra de una recuperación a nivel neurológico.

"Esto es muy importante porque nos habla de vitalidad del Sistema Nervioso Central. Esperamos que esta sea la primera de muchas señales que demuestren que el niño tiene una buena condición neurológica", indicó Arguedas.

Ezequiel abrió los ojos 😭😍😍😍 #Esperanza #CCSSdeCostaRica

Posted by Caja Costarricense de Seguro Social on Monday, February 26, 2018

La jerarca afirmó que este martes Ezequiel irá al quirófano para su primer cirugía reconstructiva. El objetivo es hacerle curaciones y revisar el estado de los colgajos (porciones de piel que ayudarán en la reconstrucción de su cráneo). Esto servirá también a evitar infecciones posteriores.

Mientras tanto, su hermano Samuel permanecía más delicado que su hermanito durante la tarde de este lunes. Él debió ser operado la noche de este domingo debido a nuevas complicaciones.

Según explicó Juan Luis Segura, jefe de Neurocirugía del HNN, al menor se le acumuló líquido cefalorraquídeo en el cerebro y esto aumentó la presión cerebral, por lo cual debió recibir el drenaje.

Entrevista con Olga Arguedas, directora HNN y Juan Luis Segura, jefe de Neurocirugía sobre la evolución de los ex siameses Samuel y Ezequiel.

Posted by nacion.com on Monday, February 26, 2018

Este fue el segundo procedimiento para este gemelo. El sábado por la noche presentó un sangrado grave y se tuvo que drenar sangre de su cerebro.

"Seguimos luchando por la vida de los dos. Samuel ha reaccionado bien a ambos procedimientos, pero no podemos perder de vista que se trata de técnicas muy arriesgadas. Samuel está muy delicado", afirmó Olga Arguedas, directora del HNN.

El monitoreo y cuido de los gemelos es constante. Ambos tienen un médico intensivista que está con ellos y además una enfermera que los cuida segundo a segundo.

Por otra parte, Arguedas confirmó que este lunes se tomó la decisión de reforzar la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) con un profesional más, para así atender las demandas de los otros 27 menores que permanecen allí en condición crítica y quienes requieren la atención permanente del personal en ciencias médicas.

Complicaciones en Samuel

Samuel presentó dos complicaciones específicas. La primera, cerca de las 11 p. m. del sábado y la segunda (derivada de la primera) unas 20 horas después.

El primer problema con el que tuvieron que batallar los cirujanos consistió en una hemorragia cerebral grave.

"Se rompieron varias venas y arterias del cerebro del niño. Esto provocó una hemorragia grande que tuvimos que atender inmediatamente. El personal de cuidados intensivos ha hecho un gran trabajo", destacó Juan Luis Segura.

Para solventar esta situación, los médicos colocaron un tubo para que drenara la sangre del menor y colocaron "mallas" cerca de venas y arterias para evitar mayores hemorragias. Hasta la tarde de este lunes todavía conservaba el drenaje y las mallas.

El domingo por la noche; sin embargo, hubo problemas con el líquido cefalorraquídeo. Este líquido tiene una densidad similar a la del agua y actúa para amortiguar el cerebro y cerebelo –así como parte de la columna– en caso de golpes y así evitar lesiones.

Este líquido se mezcló con la sangre de la hemorragia y esto lo volvió más denso y le impidió fluir bien. Entonces, se acumuló en un ventrículo cerebral y comenzó a ejercer presión.

Como solución, los médicos decidieron colocar otro tubo para drenar la acumulación de líquido y volver todo a la normalidad.

En contexto: la separación

Entre este viernes y la madrugada del sábado, en una cirugía sin precedentes en el país, médicos del HNN lograron vencer los pronósticos e incluso a la muerte al separar con vida a los siameses Samuel y Ezequiel Núñez Badilla.

Los menores, de dos años y dos meses y que nacieron unidos por su cabeza, soportaron una operación de alta complejidad que se prolongó por unas 20 horas.

Durante el procedimiento, el equipo tuvo que revivir dos veces a Samuel y, además, atender un problema de líquido que sufrió Ezequiel en sus pulmones.

“Tuvimos episodios traumáticos en los que uno o el otro estuvieron en riesgo”, recordó este sábado Juan Luis Segura, jefe de Neurocirugía del Hospital y coordinador del equipo que separó a los gemelos oriundos de Fila Pinar de Coto Brus.

“Hubo dos momentos puntuales en los que Samuel murió, y por el excelente trabajo de los anestesiólogos y otros especialistas, el equipo pudo mantenerlos con vida a ambos. Varios minutos estuvieron graves, graves”, manifestó Segura.

Detalló que los momentos más críticos ocurrieron a las 6 p. m. del pasado viernes cuando se le tuvo que dar medicamentos a Samuel para controlarlo.

“Eran fármacos que no necesitaba Ezequiel, pero, como todavía estaban unidos, su efecto le llegó y Ezequiel presentó líquido en los pulmones. Eso hubo que atenderlo”, dijo.

También comentó que se registraron varios sangrados masivos que desestabilizaron a los pacientes.