Salud

En agosto tendríamos ‘cuasi inmunidad de rebaño’ con ritmo actual de vacunación

Demógrafo y salubrista Luis Rosero Bixby prevé que cuando se alcance la protección de 3,2 millones de habitantes se podría volver a los estadios, pero con mascarilla

Costa Rica empezaría a tener un respiro frente a la covid-19 al cierre de agosto, cuando alcance una “cuasi inmunidad de rebaño” contra la enfermedad.

Esto pasará si se mantiene el ritmo de vacunación actual de 200.000 personas por semana, según el análisis del demógrafo y salubrista Luis Rosero Bixby.

Para una inmunidad de rebaño sólida se requiere un nivel de efectividad alto que incluya la vacunación de menores de edad, quienes pueden transmitir el mal, explicó el analista.

Esto implica alcanzar con el esquema completo de dos dosis a 3,8 millones de habitantes de los 5,1 millones que tiene el país a este año, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC). La meta representa el 75% de la población.

Esa inmunidad de rebaño se prevé para diciembre como lo afirmó Rosero, en coincidencia con lo dicho por el ministro de Salud, Daniel Salas.

Sin embargo, para agosto se podría llegar a la “cuasi inmunidad de rebaño” la cual haría más manejable la situación pandémica tal y como pasó en Israel y Reino Unido, sostuvo Rosero.

”Como he dicho, antes de llegar al 75% que buscamos, la gente podría ir en setiembre a los estadios de nuevo a ver allí los partidos pero con las mascarillas puestas y aforo restringido. Aún faltarán meses para guardarlas en una gaveta pero también llegaremos a eso”, comentó.

La cuasi inmunidad ocurrirá cuando 65% de habitantes de Costa Rica (unos 3,2 millones de personas) tengan al menos una dosis contra la covid-19.

Datos de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) al lunes 7 de junio, indicaban que en el país había 1,2 millones de vacunados con primeras dosis (23,5% de habitantes) y 686.000 con esquema completo (13,3% de habitantes).

Doce semanas

Para Rosero, la cuasi inmunidad vendrá en agosto debido a que esas autoridades distanciaron doce semanas el intervalo de aplicación entre primeras y segundas dosis.

Esto implica que ahora todo el esfuerzo consiste en inyectar la primera dosis a dos millones de personas entre este mes y agosto.

Al sumarse esos dos millones previstos a 1,2 millones ya inoculados, se tendría ese 65% la población nacional cubierta con al menos una dosis para inicios de setiembre.

Además, según el esquema de vacunación por grupos de edad (con o sin factores de riesgos), ya estaría protegida toda la población de 30 años o más, que suman unos 2,8 millones de habitantes.

“Nos quedaremos solo en primeras dosis un buen tiempo para abarcar a más población y será en setiembre cuando con seguridad volverán las convocatorias a segundas dosis de reforzamiento”, añadió.

No obstante, Rosero advierte de que aún se deben mantener medidas para evitar contagios por varios meses. Entre estas, teletrabajo, uso de mascarillas, saludos sin tocarse, distanciamiento en interacción personal, sitios con buena ventilación y rastreo “vigoroso” de infecciones para los casos que entonces aún se detecten, los cuales, prevé, serán mucho menos.

Los contagios que se registren a partir de setiembre serán en su gran mayoría de menores de edad o adultos menores de 30 años.

“Estas son edades donde hay muy poca letalidad, entonces veremos que las autoridades ya casi no lamentarán fallecimientos en sus conferencias de prensa”, comentó.

La “cuasi inmunidad de rebaño” incluso vendría antes de agosto, si se acelerara aún más la vacunación, por encima de 200.000 dosis semanales.

Con 260.000 vacunas a la semana, por ejemplo, la cuasi inmunidad ocurriría a inicios de agosto y la anhelada inmunidad de rebaño pasaría de diciembre a noviembre.

De todos modos, aclaró, aún si esto pasara tampoco se darían condiciones para realizar, por ejemplo, una actividad presencial masiva como la tradicional romería del 2 de agosto.

El demógrafo y salubrista explicó que para hacer estos cálculos partió de una determinación del umbral de inmunidad total (inmunidad de rebaño o colectiva), basada en una eficacia media de la vacuna del 90% y un factor reproductivo básico o R0 similar a 3.

Los científicos usan el R0 o número de reproducción para describir la intensidad de una enfermedad infecciosa. En el caso de la covid-19, la comunidad científica internacional estima que ese factor reproductivo oscila entre 1,5 y 3,5.

En el escenario de cuasi inmunidad, su estimación presume de un 70% de eficacia media otorgada por la primera dosis de la vacuna de Pfizer o AstraZeneca y un factor reproductivo básico de R0 = 2.

“Como es sabido, este tipo de estimaciones presuponen también una mezcla homogénea de la población y conductas invariables en el tiempo, como si fuese un rebaño de ovejas”, mencionó.

Finalmente, Rosero recordó que cuando se alcance la inmunidad colectiva contra la enfermedad, no implicará la ausencia de casos, que sería equivalente a una erradicación del mal, lo cual considera inalcanzable.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) informó este miércoles de que países que han tenido campañas de vacunación por meses, como Ecuador, Perú y Bolivia, hasta ahora solo han logrado proteger alrededor del 3% de su población.

La situación es particularmente aguda en Centroamérica, donde solo dos millones de personas han sido completamente vacunadas, y en el Caribe, donde hay menos de tres millones que están protegidos, precisó la Organización.

Colaboró la periodista Irene Rodríguez.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.