Salud

Empresarios de aguas termales piden a Salud participar en elaboración de reglamento para evitar infecciones por ameba

Autoridades recibieron miércoles a representantes del sector turismo y dueños de balnearios; encuentro se da luego de prohibición de toboganes y exigencia de rotulación

Los propietarios de centros turísticos de aguas termales se reunieron este miércoles con autoridades del Ministerio de Salud para conversar sobre las regulaciones que la institución promueve a fin de prevenir los casos de meningitis amebiana.

En en el encuentro participaron el ministro de Salud, Daniel Salas, la directora general de salud, Priscila Herrera, y el director de vigilancia de la salud, Rodrigo Marín.

Según dio a conocer Salud, los empresarios solicitaron espacio para participar en la elaboración del reglamento para normar la actividad en este tipo de balnearios.

Además ofrecieron aportes en conjunto con la Cámara Nacional de Turismo (Canatur) sobre la normativa internacional, para que se contemple como insumo para la nueva reglamentación.

La información sobre los efectos de la ameba golpean a esta industria, por la disminución en el número de visitantes.

Esta reunión se da luego de que el Ministerio de Salud girara órdenes sanitarias en las que se obliga a los centros turísticos con aguas termales de uso recreativo, eliminar toboganes de sus piscinas, así como colocar rótulos de advertencia en parqueos, entrada principal y en cada piscina donde se indiquen las medidas básicas que los visitantes deben acatar para prevenir la infección con la ameba Naegleria fowleri.

Ese parásito, presente en aguas de este tipo, puede ingresar por la nariz cuando las personas se sumergen y causar una meningitis fulminante, capaz de matar a 9 de cada diez que la desarrollan.

Aunque la incidencia es poco frecuente, en los dos últimos meses dos menores han contraído la ameba en el país.

El primer caso se registró en diciembre en Bagaces, Guanacaste. El adolescente de 15 años falleció a mediados de enero por una meningitis amebiana primaria.

El segundo es el de una niña de cuatro años y ocho meses, vecina de La Unión de Cartago, quien visitó unas cabinas con aguas termales en San Carlos, Alajuela, el 8 de febrero.

En ese caso la rápida atención recibida en el Hospital Max Peralta de Cartago, dos días después de contraer el parásito, representó la diferencia entre la vida y la muerte.

La menor ya superó la etapa crítica y su historia se considera excepcional.

Salud insistió en que si se siguen las recomendaciones las aguas termales son seguras para el disfrute de las personas.

Patricia Recio

Patricia Recio

Bachiller en Periodismo de la Universidad Internacional de las Américas. Escribe sobre temas de sociedad y servicios.