Menor sufría Mal de Wilson, enfermedad que le impedía metabolizar el cobre en su organismo

Por: Ángela Ávalos 27 julio, 2015
María Amalia Matamoros, directora del Centro de Trasplante Hepatobiliar de la CCSS, presentó a Emily Cruz Montero, de 9 años, la paciente más joven en ser trasplantada de hígado en ese hospital. Emily recibió el órgano de un donador cadavérico.
María Amalia Matamoros, directora del Centro de Trasplante Hepatobiliar de la CCSS, presentó a Emily Cruz Montero, de 9 años, la paciente más joven en ser trasplantada de hígado en ese hospital. Emily recibió el órgano de un donador cadavérico.

Emily Cruz Montero, de 9 años, es la paciente más joven en recibir un trasplante de hígado en el Hospital México.

Cruz, vecina de Alajuelita, es vista en el Hospital Nacional de Niños por su problema para metabolizar el cobre.

Especialistas del Hospital México dieron a conocer este lunes 27 de julio los resultados de la cirugía, que se efectuó el 1.° de julio, cuando apareció en ese centro de salud un donador adulto compatible con Emily.

Según informó el hospital en un comunicado de prensa, la disponibilidad de los cirujanos y anestesiólogos del Nacional de Niños y del México, permitió el trabajo conjunto que hoy tiene a la niña en proceso de recuperar la salud.

Conocido como Mal de Wilson, el problema le causaba a Emily que el cobre se le depositara en el hígado, dañando el órgano e impidiéndole funcionar bien. Su caso era crítico.

"Su condición de salud sufrió un deterioro dramático en muy poco tiempo, dependiendo únicamente de un proceso conocido como plasmaférisis, con el que se purificaba la sangre todos los días, mientras estaba hospitalizada en el Hospital Nacional de niños", explica el comunicado de prensa.

La única salida para la niña era un trasplante de hígado.

Tras un mes de espera, y gracias a la coordinación de especialistas del hospital pediátrico y el de adultos, se logró realizar el trasplante.

La operación evoluciona sin mayores complicaciones.

Este trasplante se da en momentos en que la Caja intenta revivir estas cirugías en niños, tras varios años de paralización del programa en el Hospital Nacional de Niños.

Recientemente, la Junta Directiva de la CCSS, autorizó la búsqueda de ayuda en el extranjero para otra pequeña que requiere, con urgencia, una de estas operaciones.

En total, un grupo de seis menores están a la espera de un nuevo hígado.

Este órgano se puede obtener de donantes cadavéricos o de donantes vivos que sean compatibles con el enfermo.