Ángela Ávalos.   26 febrero
Ver más!

El proyecto se llama “Manolo” en honor a un paciente con obesidad mórbida que inspiró a Enfermería del hospital de Heredia a impulsar cambios para la atención de personas como él.

Por eso, los hombres con exceso de peso ya no tendrán que avergonzarse al utilizar hasta dos de las batas rosadas para las embarazadas mientras son atendidos en ese hospital.

Ahora, tienen sus propias pijamas, confeccionadas en tallas plus para su confort.

Los pacientes con exceso de peso que lleguen por atención a ese centro de salud, también tendrán sillas de ruedas y camillas especialmente diseñadas para ellos.

El Hospital San Vicente de Paúl, en Heredia, confeccionó ropa hospitalaria para personas obesas y adecuó también sus servicio de Emergencias para la atención de esta población.

La coordinadora de Enfermería en ese servicio, Lizbeth Granados, explicó que el proyecto Manolo ha tenido una muy buena acogida entre los pacientes.

"Antes, los hombres con obesidad mórbida que por algún motivo debían ser hospitalizados, tenían que utilizar ropa diseñada para mujeres embarazadas, de color rosado y que en muchas oportunidades no cubrían la totalidad de su cuerpo por lo que era necesario colocar una bata por delante y otra por detrás.

“Los pacientes perciben que este hospital se esfuerza por brindar el mismo trato y comodidad a todos los pacientes, independientemente de su talla”, dijo Granados.

Sillas y camillas tienen ahora la capacidad de soportar 700 libras de peso, permitiendo, además, cambiar la posición del paciente.

Esta medida se une a otra de reciente aplicación: las llamadas diarias a los parientes de pacientes internados en el servicio de Emergencias.

Lizbeth Granados (de rojo), supervisora de Emergencias, y Mario Soto, enfermero coordinador de ese servicio en el Hospital San Vicente de Paúl, muestran junto a dos pacientes parte de los nuevos equipos con los que contará ese centro de salud. Foto: Cortesía