Salud

Educadora se siente discriminada tras regresar de viaje a Italia: ‘No están contentos con mi presencia’

Docente dice recibir bromas de estudiantes y mensajes por WhatsApp donde le dicen que no quieren que vaya a dar clases, por haber visitado país con muchos casos de covid-19

Bromas y hasta mensajes discriminatorios ha tenido que soportar una educadora de 37 años que regresó a dar clases, luego de un viaje de trabajo de varias semanas por Italia.

Italia es, en este momento, la zona más afectada del mundo por la propagación del nuevo coronavirus, lo cual obligó al primer ministro Giuseppe Conte a poner a todo el país bajo cuarentena.

La docente, quien labora en un centro educativo público, partió la última semana de febrero al sur de esa nación europea con otros profesores y estudiantes.

Sin embargo, esta vecina de San José, quien prefirió mantener su identidad protegida, relató este viernes a La Nación haber sentido rechazo desde que se reincorporó a dar clases.

“He recibido mensajes de WhatsApp donde me dicen que hay algunos compañeros, estudiantes y hasta padres de familia que no quieren que vaya a dar clases. Me he sentido un poco discriminada”, afirmó.

La mujer contó que el director de la institución la autorizó a volver a sus labores, pero que desde entonces recibe bromas de algunos estudiantes por su estancia en Italia.

También dijo percibir cierta incomodidad entre sus propios colegas. “Sé que hay compañeros que no están contentos con mi presencia”, aseguró.

La educadora sostiene que no tiene síntomas del nuevo coronavirus, pero señaló que se sentiría más tranquila si le practican una prueba para descartar la presencia del covid19.

Pasó por controles

La docente josefina sostuvo que cuando regresó al país, el pasado 10 de marzo, pasó por un proceso de revisión médica en el aeropuerto internacional Juan Santamaría, en Alajuela.

“Por los altoparlantes del aeropuerto se indicaba que los pasajeros que venían de Italia y otros países debíamos informarlo al personal de Migración", recordó.

"Entonces, nos pasaron a un área separada, luego nos llevaron en un bus a una sala aislada y allí nos hicieron llenar un formulario y el personal médico nos revisó”, agregó.

El chequeo incluyó llenar un formulario con sus datos personales y ser sometida a una medición de temperatura y de oxigenación.

Nombre completo, direccion, correo electrónico, teléfono y fechas del viaje fue parte de la información que ella y sus acompañantes debieron entregar a las autoridades.

“También nos preguntaban si estuvimos en contacto con personas enfermas o si teníamos síntomas típicos del resfrío”, comentó.

Indicó que a su salida de Italia, ni en la escala que realizaron en Madrid, España, recibieron controles médicos ni instrucciones especiales en relación con el nuevo coronavirus,

Al llegar a Costa Rica, añadió, algunos pasajeros se mostraron molestos por las revisiones médicas. “Yo creo que eso (los controles) están bien, lo hacen por proteger al país”, manifestó.

Por otra parte, recordó que durante su estancia en Italia no sufrieron mayores inconvenientes pues visitaron el sur del país, y la zona más afectada por el covid-19 es la zona norte.

“Solo el 8 y 9 de marzo ya vimos las nuevas medidas, como museos y otros espacios cerrados. Un día intentamos ir al Coliseo, en Roma, pero no pudimos hacerlo. Otros sitios como restaurantes permanecían abiertos”, recordó.

Diego Bosque

Diego Bosque

Periodista en la sección Sociedad y Servicios de La Nación. Graduado de Periodismo en la Universidad Latina. Escribe sobre infraestructura y transportes.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.