Ángela Ávalos.   14 octubre, 2018
Ver más!

Hernán Fernández revisaba cuidadosamente la imagen del cerebro de una de sus pacientes, a quien le hicieron una resonancia magnética.

El neurólogo estaba de pie frente a la pantalla de la computadora, en una de las estaciones móviles que circulan por todo el servicio de Emergencias del Hospital San Vicente de Paúl, en Heredia.

Un programa le permite analizar cada imagen con detenimiento. No es lo mismo hacerlo así, en diferentes tamaños y cortes, que revisar la impresión en papel o analizar la que envían grabada en un disco, como se hacía hasta hace poco.

Las anotaciones clínicas sobre el estado de su paciente pasan directamente al expediente digital que el especialista utiliza con ayuda de computadoras instaladas en distintos puntos del área de Emergencias.

Si en el futuro esta paciente consulta en el Ebáis que le corresponde, donde quiera que esté ubicado, un médico al otro lado de la computadora podrá revisar las anotaciones que hizo el neurólogo del hospital de Heredia y tomar decisiones sobre el tratamiento a seguir.

La escena en Emergencias sucedió el jueves 4 de octubre, cinco años después de la publicación de la Ley del Expediente Digital Único en Salud (EDUS), la cual obliga a la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) a desarrollar esta herramienta en todos sus centros de atención.

Se le conoce como expediente digital, pero es más un conjunto de aplicaciones que funcionan bajo la sombrilla del EDUS.

Hay una aplicación para el manejo de las agendas y citas médicas; otra para exámenes de laboratorio; una más para farmacia, y otra que contiene la ficha familiar. También hay para exámenes radiológicos y, por supuesto, el expediente médico que contiene el historial clínico de cada persona.

La posibilidad de tener la historia clínica en una única plataforma digital es un plan con más de dos décadas de intentos, lo que ha obligado a personal de salud y a pacientes a lidiar con millones de expedientes de papel.

Hasta hace poco, un asegurado podía tener diferentes expedientes según la cantidad de centros de salud que visitara. Y en cada lugar, ese documento perfectamente podría alcanzar varios volúmenes, sobre todo en personas con enfermedades crónicas, como diabetes o algún mal cardiovascular.

En el 2013, cuando salió la llamada “ley del EDUS”, se le puso a la Caja como fecha límite setiembre de 2018 para su implementación en todo el país. La institución afirma que cumplió.

El anuncio lo hicieron el 28 de setiembre las autoridades de la Caja en pleno , encabezadas por el presidente ejecutivo, Román Macaya Hayes, en el Hospital San Vicente de Paúl, en Heredia, donde está el germen del expediente digital para hospitales.

La noticia de que finalmente los tres niveles de atención de la Caja estaban enlazados mediante el EDUS se dio en presencia del mandatario, Carlos Alvarado Quesada.

Linea del tiempo EDUS

Eso significa que la mayoría de los 1.072 Ebáis que existen en la actualidad y los 29 hospitales que integran la red de servicios de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) están conectados y, técnicamente, existe la posibilidad de que los datos clínicos de un asegurado se puedan ver desde cualquier centro de salud.

Esto es especialmente importante para evitar la duplicación de exámenes y frenar abusos con beneficios como las incapacidades por enfermedad.

Significa también más control, porque los funcionarios de salud dejarán su “rastro” en el sistema: a qué hora ingresó, cuántos pacientes vio, cuáles procedimientos realizó.

El proceso todavía no termina, pues se espera que la cobertura de uso alcance su totalidad en un plazo máximo de un año, informó Manuel Rodríguez Arce, director del proyecto EDUS.

La Junta Directiva de la institución autorizó un periodo de transición de seis meses prorrogables en los hospitales de tercer nivel, que fueron los últimos en incorporarse al EDUS. Entre ellos están los nacionales (México, Calderón Guardia, San Juan de Dios) y los especializados (Nacional de Niños, Geriátrico, Nacional de Rehabilitación, entre otros).

El EDUS comenzó a desarrollarse desde el primer nivel de atención, en donde actualmente operan 1.072 Ebáis.

Luego fue extendiéndose a hospitales regionales y periféricos hasta que, finalmente, entre el 2017 y el 2018 los hospitales nacionales de mayor complejidad comenzaron a utilizarlo en todos sus servicios: consulta externa, hospitalización y Emergencias.

Ha sido un proceso de “afuera hacia adentro” o de “lo menos complejo a lo más complejo”, explicó Mario Ruiz Cubillo, director médico del hospital herediano y coordinador del comité estratégico EDUS-ARCA.

Esta es una de las estaciones de Enfermería del Hospital San Vicente de Paúl enlazadas con el EDUS. Ya el papel se utiliza poco porque todo queda grabado en el expediente digita. Foto: Alejandro Gamboa Madrigal
Rastreo de historial clínico

El neurólogo de Heredia afirma que hay un antes y un después del EDUS.

Puso como ejemplo la historia de una consulta que le hicieron sobre un paciente que llegó a Emergencias.

El señor, dijo, reportaba seis días de dolor intenso de cabeza. Por esa razón lo llamaron a él, para que, como neurólogo, revisara el expediente y emitiera su criterio médico.

Al revisar el EDUS, el doctor Fernández encontró que dos días antes el asegurado había consultado en el hospital de Alajuela por dolor de espalda, donde lo incapacitaron. Luego, antes de llegar a Heredia había conseguido otra incapacidad más en el Hospital México.

“Ahí mismo puse que el paciente venía buscando una ganancia secundaria, es decir, la incapacidad. Antes del EDUS, no quedaba más remedio que tomarle la palabra, pero esto ahora se acabó. Ahora, el expediente permite frenar este tipo de abusos”, comentó el médico.

Ese es uno de los beneficios de la nueva herramienta digital. Pero llegar hasta ahí no ha sido fácil.

Tampoco barato, aunque el hecho de que todas las aplicaciones que forman parte del EDUS fueron desarrolladas por la Caja redujeron los costos sustancialmente y lo situaron por encima de los ¢17.258 millones.

La institución ha impulsado todo este proyecto con medidas como la eliminación del uso del carné (en la actualidad, solo basta con presentar la cédula para ser atendido), y la digitalización progresiva de trámites como la emisión de receta electrónica y el de la incapacidad por enfermedad.

De acuerdo con datos de la Caja, 3,8 millones de personas tienen expediente digital y pueden descargar la aplicación EDUS para sus teléfonos móviles, donde puede llevar el registro de sus citas, los medicamentos tomados y los diagnósticos confirmados.

Quedan en espera todavía los que son atendidos por Ebáis a cargo de cooperativas y la Unibe.

En el servicio de Ginecología del Hospital México ahora se pasa visita a las pacientes internadas con una estación móvil donde se carga el expediente digital. Ahí se anotan todos los datos médicos que resulten de esa visita. Foto: Rafael Murillo

Un hospital como el México, responsable de la red de servicios más grande de la CCSS (dos millones de habitantes), se incorporó a este proceso en el 2016 con la migración de las agendas, informó Alexei Carrillo, responsable del EDUS en ese centro médico.

Carrillo comparó el estado actual del EDUS al desarrollo del organismo humano: “Hoy, tenemos completamente formados el sistema nervioso central y ya está latiendo el corazón. El sistema muscular y esquelético está avanzado”.

El México tiene a su servicio de Emergencias trabajando 100% con el EDUS en trámites que incluyen la entrada y salida de pacientes, la elaboración de las notas médicas, emisión de recetas y resultados de laboratorio, informó Carrillo.

"Esto viene a ayudar a dar una mejor atención al paciente porque, al tener el médico la posibilidad de tener acceso a toda la información de manera instantánea, facilitará la resolución de los casos. Tenemos pacientes que vienen desde Los Chiles, en la frontera norte, y esto permite que la información esté grabada en tiempo real.

“Por ejemplo, si un paciente es trasladado desde Liberia, el médico puede ver las anotaciones que se le hicieron en Guanacaste”, explicó Carrillo, quien garantizó que toda la red del México ya está enlazada y es posible tener acceso a la información de enfermos que van a ser trasladados desde un Ebáis en La Cruz, o desde un hospital como La Anexión, en Nicoya.

La visita médica en este centro se realiza con tabletas, sin expedientes de papel, a los que solo se recurre en casos muy especiales.

Emergencias del México tiene todo el flujo de trabajo digitalizado. Sí han tenido que cambiar la organización tradicional del servicio, informó su jefe Ricardo González.

Según explicó, están aprendiendo a manejar la herramienta: desde cómo hacer adecuadamente las anotaciones médicas sobre el estado del enfermo, hasta la forma de realizar las llamadas interconsultas con médicos de otras especialidades.

“Es una gran herramienta que necesitábamos desde hace mucho tiempo. Tenemos información de todos los pacientes desde el momento en que ingresan. Al ser este un hospital cabeza de red, se tiene información desde el momento en que el paciente se atendió por primera vez (en un Ebáis o en otro hospital) hasta que llega aquí”, agregó el médico.

Preguntas claves EDUS
¿Qué sigue ahora?

Según Manuel Rodríguez Arce, director del proyecto EDUS, 749 especialidades en los 29 hospitales, se encuentran enlazadas y con posibilidades de operar con el expediente digital.

Rodríguez informó de que el hecho de que se alcance el 100% de implementación y se avance aceleradamente en la cobertura, no significa que el proyecto termina.

Al contrario. El EDUS se ve como un proceso que evoluciona constantemente pues es uno de los pasos que la CCSS visualiza para llegar a tener en el futuro los llamados ‘hospitales digitales’.

Los siguientes pasos incluyen incorporar la robótica y la inteligencia artificial en la atención de pacientes, y utilizar toda la información (lo que ahora se conoce como big data) generada por el EDUS y que se tiene en tiempo real para tomar decisiones para la gestión del sistema de salud.

Las estaciones del Hospital México, donde los pacientes llegan a sacar cita con el especialista ya se instalaron computadoras tanto para el personal de redes como para el de Enfermería. Datos como peso y presión arterial, que se toman previo a la consulta, se registran por vía digital. Foto: Rafael Murillo

El presidente del Colegio de Médicos y Cirujanos, Andrés Castillo Saborío, reconoce la importancia de la digitalización del sistema de salud.

“El Colegio lo aplaude pero hemos enviado observaciones a la Caja sobre la forma en que se ha hecho porque hemos detectados fallos en equipos y falta de de soporte. La comisión del Colegio sobre el ámbito en que se da el acto médico se ha quejado del EDUS porque el sistema no es ni lo ágil ni lo rápido que se espera”, comentó Castillo.

No obstante, el representante del gremio reconoce que “por algún lado se tenía que empezar".

“Tiene que irse mejorando, y mantener una política de actualización de equipos y capacitación. Sí, su implementación ha causado un poco de choque”, añadió.

Dentro de lo que todavía está pendiente están los 177 Ebáis a cargo de cooperativas. Es el caso de Coopesiba, Coopesaín, Coopesana, Asemeco y Coopesalud, lo mismo que los que atiende la Unibe..

Esos centros de salud alcanzan a más de 250.000 asegurados.

Según explicó Mario Ruiz, la incorporación paulatina de los asegurados adscritos a áreas de salud dependerá de la negociación de los contratos que la CCSS tiene con ellas.

Sin embargo, hay cooperativas que han avanzado bastante en lo que llaman el proceso de interfase entre sus expedientes digitales y el EDUS.

Oscar Abellán Villegas, gerente de Coopesiba, en Barva de Heredia, informó de que ahí están en un 90% de avance y se espera haber hecho la migración completa al EDUS en el primer trimestre del 2019.

Esta cooperativa atiende a unos 72.000 habitantes de Barva y San Pablo de Heredia. Tienen 20 años de estar trabajando ahí, y desde el inicio han tenido su propio expediente digital.

El objetivo de la migración al EDUS es que el asegurado no siente mayor diferencia entre el sistema que tenía Coopesiba y el de la CCSS.

“No queremos que digan que antes era mejor. Queremos que el sistema sea transparente y los asegurados reciban los beneficios que tiene el EDUS. Si implementamos el EDUS, no es nuestro interés que se vuelvan a hacer filas fuera de los Ebáis. No, ¡jamás!”, aseguró Abellán.

“La Caja hizo un esfuerzo grande por automatizar procesos y tener un expediente digital, que según nos ha demostrado es acorde a las necesidades del asegurado y va a ayudar mucho. Las cooperativas y todos los terceros deberíamos estar insertos en el EDUS pronto”, agregó.

Israel Hernández, vocero de Ebáis Unibe, empresa responsable de la atención primaria en Curridabat, San Juan, San Diego y Concepción de La Unión, confirmó que ahí desde que arrancaron hace cuatro años están con el EDUS.

Son 220.00 asegurados que tienen acceso en línea a la posibilidad de sacar cita con el médico general y hasta de revisar los resultados de sus exámenes de laboratorio.

“Fuimos pioneros en la implementación. Todas nuestras unidades están enlazadas con la CCSS. Todavía falta hacer algunos ajustes, pero si hoy en la mañana usted se hace aquí un examen de sangre, probablemente antes del mediodía en el Hospital San Juan de Dios puedan revisar los resultados”, comentó Hernández.

Al final de cuentas, lo importante es que pacientes como Hilda Alvarado Ugalde, de 61 años, reciba los beneficios de tener un sistema de atención digital.

Esta vecina de Orotina, internada durante varios días en el servicio de Ginecología del Hospital México, considera que es un gran avance porque evita la pérdida de papeles, como exámenes, que en ocasiones obliga a repetir pruebas.

En su caso, la atención que ha requerido después de una histerectomía radical (extirpación de útero y ovarios) se ha visto agilizada con el uso del expediente digital.

Aunque no ha tenido la oportunidad de utilizar el servicio en el Ebáis de su zona de residencia, Alvarado siente que el uso de la computadora, como lo ve ella, en hospitales como el México le permite a los doctores estar más concentrados en el paciente, sin tener que andar buscando a pie resultados de exámenes en otros servicios.

El neurólogo Hernán Fernández Barrantes aseguró que ha tenido la posibilidad de comprobar las ventajas del EDUS. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal