Armando Mayorga. 30 marzo
Este es el corto texto que acompañaba el regalo anónimo.
Este es el corto texto que acompañaba el regalo anónimo.

Un mensajero llegó cargado a La Nación la tarde de este lunes: traía 48 donas y panes de canela para la hora del café.

Era un regalo de “una señora” para endulzar el café de la tarde de los periodistas y trabajadores de Grupo Nación que laboran en la cobertura de la crisis del coronavirus.

Ella, quien prefirió mantenerse en el anonimato, envió una tarjeta ilustrada con flores por un lado y, por otro, con un corto mensaje: “Para los periodistas que cada día, aún ahora, salen a la calle para que estemos informados rápida y correctamente. Gracias por un trabajo bien hecho".

No sabemos quién es, pero desde La Nación le agradecemos este noble gesto que nos sacó de la rutina y nos hizo pensar en eso que tanto requiere el país en este momento: solidaridad.

Las “gracias” salieron de todos lados. Vanessa Loaiza, editora de Sucesos y Judiciales, le dice “muy bonito detalle”. Aarón Sequeira, periodista responsable de la cobertura legislativa, también se mostró agradecido: “Qué bonito la gente que sí nos trata bien a los periodistas”.

Doriam Díaz, editora de la sección Viva y el suplemento Áncora también se sumó: “Ayyyy qué linda la señora”.

Públicamente, le damos las gracias por ese regalo anónimo.