Juan Fernando Lara Salas, Irene Rodríguez. 11 julio
Las medidas dadas a conocer el viernes intentan evitar la movilización de las personas en todo lo posible, para tratar de contener la transmisión y volver a encontrar el rastro del virus. En la imagen, uno de los bulevares capitalinos la tarde del viernes. Fotografía José Cordero
Las medidas dadas a conocer el viernes intentan evitar la movilización de las personas en todo lo posible, para tratar de contener la transmisión y volver a encontrar el rastro del virus. En la imagen, uno de los bulevares capitalinos la tarde del viernes. Fotografía José Cordero

Este sábado, cumplidos 116 días de emergencia nacional por covid-19, Costa Rica elevó a 7.231 su cifra de contagios con 386 nuevas infecciones, informó el Ministerio de Salud.

De ese total, 36% de los casos se han confirmado esta misma semana; es decir 2.610 infecciones.

A este día, ya hay 132 personas hospitalizadas con 22 de ellas en cuidados intensivos y con rangos de edad de 24 a 82 años.

A pesar de los números, no cesan las aglomeraciones, como denunció el ministro de Seguridad, Michael Soto, quien llamó una vez más a frenar esas actividades y con especial énfasis aquellas donde hay ingesta de licor.

“Es momento de parar la fiesta”, expresó.

Soto, incluso, solicitó a consejos municipales y alcaldías a poner límite a la venta de licor, y evitar que la gente se reúna fuera de supermercados, pulperías o licoreras, donde han detectados grupos consumiendo, aparte de las fiestas en viviendas.

“Como los bares están cerrados, la gente se está aglomerando, y también estamos viendo que hay gente que compra licor y hace fiestas en la casa”, expresó.

Aparte de agrupar gente, lo que infrinje medidas de distancia y rompe burbujas sociales, el otro problema es que la gente se violenta. Citó el caso de un hombre que bajo los efectos del licor mató a su hermano, días atrás,

“Se han puesto violentos con la Policía. Es responsabilidad absolutamente de todos el cuidarnos los unos a los otros. Fiestas en fines de semana o actividades sociales en casas de habitación sigue constante, fuerte y eso demanda actividad de la Policía. Ya llegó el momento de parar la fiesta, la situación es complicada, es difícil y todos debemos procurar la salud individual y colectiva”, llamó el ministro.

Pese a la solicitud del jerarca, Karen Porras, directora de la Unión Nacional de Gobiernos Locales (UNGL), descartó esa posibilidad de regular la venta, porque, según dijo, no tienen las posibilidades legales.

Según Porras, el tema fue discutido el viernes con el presidente ejecutivo de la CNE, Alexánder Solís, con 120 autoridades locales, en una reunión convocada a solicitud de la Asociación Nacional de Alcaldías e Intendencias (ANAI) y el Instituto de Fomento y Asesoría Municipal (IFAM).

Unión Nacional de Gobiernos Locales habla de imposibilidad de "Ley Seca"

Explicó que el problema está en la Ley de regulación y comercialización de bebidas con contenido alcohólico (9047) no incluye la pandemia como uno de los escenarios en los que se podrían actuar.

“Ya les hemos dicho a las autoridades que se requiere o que se incluya dentro del decreto de emergencia nacional la competencia de las municipalidades para la regulación en estos momentos de pandemia. o que se modifique la ley 9047, porque en este momento las municipalidades carecen de la competencia legal para aplicar ley seca”, expresó Porras.

Por eso dijo, le sorprendieron las manifestaciones del ministro Soto.

Juan Pablo Barquero, presidente de la UNGL, aseguró que las municipalidades están anuentes a colaborar con el gobierno, pero la ley lo impide.

“En este momento, lamentablemente no estamos amparados ante la ley para poder tomar una consideración de esa naturaleza. Le indicamos a las autoridades que si en realidad consideran necesario en este momento que se actúe en esos parámetros, que se determine claramente con un lineamiento nacional el establecimiento de esta normativa en cada una de las municipalidades de este país”, coincidió.

El artículo 26 de la ley 9047 señala que “cada municipalidad tendrá la facultad de regular la comercialización de bebidas alcohólicas y consumo de licor, los días que se celebren actos cívicos, desfiles u otras actividades cantonales, en la ruta asignada, y podrá delimitar el radio de acción”.

El ministro de Seguridad también pidió abiertamente a la población a seguir con las denuncias de fiestas o reuniones. Para esa solicitud, utilizó una frase que dijo haber visto en redes y que le pareció muy oportuna: “fiesta que veo, fiesta que sapeo”.

28% de muertes esta semana

El reporte epidemiológico de este sábado se dio pocas horas después de que se confirmara el deceso número 28 asociado a la covid-19 y el octavo de esta semana, como destacó Rodrigo Marín, director de Vigilancia de la Salud.

La fallecida es una extranjera de 41 años, quien estaba hospitalizada en el San Juan de Dios.

Ella ingresó apenas el viernes, el mismo día en que se le diagnosticó la enfermedad. Salud detectó que esa paciente tenía como factor de riesgo hipertensión arterial y una inflamación en su corazón, denominada miocarditis.

Marín advirtió que las ocho muertes de esta semana representan el 28% de las registradas desde el inicio de la emergencia en el país, el 6 dem marzo.

“Estamos en problemas y debemos tomar medidas extremas. Necesitamos de todos: mantenerse en burbuja social, distanciamiento físico, lavarse las manos, y, en lo posible, no salir de casa”, reiteró Marín.

La cifra de hospitalizados, entretanto, llegó a 330 personas a lo largo de poco más de cuatro meses. Sin embargo, el 30% se dio esta semana, con 110.

Los 7.231 casos acumulados a este 11 de julio en 80 cantones, se dividen en 3.105 mujeres y 4.126 hombres; con 5.109 costarricenses y 2.122 son extranjeros.Además, se registran 2.220 personas recuperadas en 79 cantones.

Medidas

Tanto Soto como Marín fueron insistentes en su llamado a respetar las restricciones y evitar la movilización según la estrategia de martillo, anunciada el viernes por el gobierno.

La medida aplica principalmente para la Gran Área Metropolitana (GAM) que tiene en este momento los principales focos de contagio. Precisamente, la intención es frenar la transmisión para volver a encontrarle el rastro del virus.

Específicamente, se elevó el nivel de alerta naranja para todos los cantones de la GAM, y otros más allá, con la idea de establecer un “cerco sanitario” como informó Alexánder Solís, presidente de la Comisión Nacional de Emergencias (CNE) este viernes.

Entre las disposiciones están cierre de establecimientos no esenciales, ampliación de la restricción vehicular y reducción al 20% del transporte público.