Irene Vizcaíno, Patricia Recio.   30 marzo
El ministro de Salud, Daniel Salas, dio a conocer este lunes el estado de la situación sanitaria por la emergencia del covid-19 en Costa Rica. Foto: Jeffrey Zamora

Autoridades del Ministerio de Salud anunciaron este lunes que se elevó de 314 a 330, en un solo día, la cifra de personas enfermas por covid-19 en Costa Rica. Es decir, 16 casos más que el domingo anterior.

Además, aumentó a cuatro el número de pacientes recuperados.

Las edades de los enfermos van de 1 a 87 años. Se trata de 160 mujeres y 170 hombres, 303 costarricenses y 27 extranjeros, precisó el jerarca de Salud, Daniel Salas.

Los enfermos residen en 52 cantones de las siete provincias.

De ellos, 293 son adultos, 24 mayores, 13 menores

Salas explicó que aunque el dato de pruebas realizadas es de 3.362, en realidad se realizan mucho más, porque hay personas que salen indeterminados y se les tiene que volver a correr el examen.

Además, dijo, a todos los casos positivos se les tienen que hacer dos pruebas más para determinar su estatus.

Del total de personas con el virus a este lunes, 15 permanecen internadas, siete de ellas en la Unidad de Cuidado Intensivo (UCI), con edades desde los 36 hasta los 69 años.

Algunos de ellos llevan más de dos semanas en la UCI.

El ministro informó que cuatro de los nuevos casos fueron identificados en laboratorios privados, donde se han realizado 81 pruebas.

Ante reiteradas consultas sobre por qué no se realizan más pruebas, explicó que estos exámenes no se hacen a personas sin síntomas.

También alegó que han habido cambios frecuentes en los lineamientos para identificar personas sospechosas.

Según él, se ha desarrollado mayor sensibilidad para detectar personas con enfermedades respiratorias agudas graves.

“Estamos haciendo la definición más sensible para que no se escape ningún caso posible”, dijo.

Cada día, precisó, se realizan 600 pruebas y el número se ha ido ampliando, sin que se hayan incorporado nuevos laboratorios. Aparte, dijo , no se escatiman los esfuerzos para adquirir más pruebas.

“Cada sospechoso se maneja como confirmado y esto conlleva el periodo de aislamiento y el levantamiento de la lista de personas en contacto directo y en el momento en que haga síntomas, se toman las muestras”, explicó.

El valor de las muestran van desde los $12 hasta los $35, cada una.

Salas reconoció que hay un porcentaje de personas que tienen o no sintomas visibles del todo, pero sí pueden estar infectando. No obstante, sostuvo, es un porcentaje reducido.

“La capacidad de infectar se da especialmente cuando hay síntomas. La transmisión por personas sin síntomas sí se puede dar, pero no es la más importante”, agregó.

Ver más!

Multas y ejercicio

El ministro Salas también informó este lunes de que se levantaron 331 multas por infringir la restricción vehicular sanitaria, y 434 partes, entre ellos a 18 choferes ebrios.

"Hemos llamado a toda la población a que nos unamos para que seamos cautos, que no ejecutemos conductas irresponsables con nosotros mismos y con los demás, pero sigue habiendo incumplimiento.

“Ya todos sabemos que no se debe conducir en estado de ebriedad y, sin embargo, hay personas que lo siguen haciendo en este momento. El llamado es a que tengamos una actitud de humildad, de solidaridad, de empatía (...). Esta humildad, esta tolerancia, tiene que desarrollarse porque estamos bajo el llamado de quedarse en casa”, manifestó Salas.

Según el jerarca, se han comenzado a ver brotes de violencia y amagos de falta de tolerancia en la convivencia, por lo que pidió mayor fortaleza.

Por otra parte, se quejó porque algunas personas están realizando ejercicio acompañadas fuera de la casa, cuando la instrucción es que se ejercitaran solas.

“He tenido reportes, por ejemplo, en Perez Zeledón, de que han salido corredores en grupos, a andar en bicicleta o andar corirendo. Esa no es la actitud, por favor, pueblo de Costa Rica, cuando dijimos que se podía hacer actividad fisica fuera de la casa, fuimos muy enfáticos”, expresó.

Insistió en que más que nunca es necesaria la cordura, porque apenas empieza a subir la curva de casos en el país.

“Sabemos que el pico no lo vamos a tener en dos semanas, eso está claro, aventurarse a decir que va a ocurrir en tal semana, estamos madurando la información.

"En este momento no estamos cerca, faltan varias semanas, significa la parte más encumbrada, luego viene la bajada que también es importante vigilar, porque la mayoría de la población está susceptible, la factibilidad de enfermarnos está latente”, advirtió.

Una vez más, el ministro llamó a mantenerse en casa, al distanciamiento físico y a todas las medidas de higiene: lavado de manos, no tocarse la cara sin lavarse antes las manos, así como aplicar los protocolos de tos y estorndo.

"No podemos desmayar, sé que todos quisieran que dijera ‘en tres semanas se acabó esto’, eso no va a ocurrir. Esto lo estamos haciendo por la gente que se va a enfermar grave y sería muy inhumano decirles no hay campo, no se le puede dar su respirador, su asistencia, eso es lo que estamos buscando.

Ver más!

“Sé que la gente se puede aburrir. Aprovechemos para reencontrarnos como humanos y salir fortalecidos, dar gracias por lo que hemos tenido y saber que muchas vidas penden de un hilo si nos portamos de forma desconsiderada. Estamos en una buena ruta, pero no podemos bajar la guardia, todavía falta lo peor”, concluyó.

Atención telefónica para contagiados

Román Macaya, jerarca de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), informó que este lunes de comenzó el contacto, por vía telefónica, de pacientes positivos con covid-19.

Los contactos, dijo, se realizan en dos grupos. Los menores de 15 años reciben llamadas de pediatras, mientras que los mayores son atendidos por el Centro de Desarrollo Estratégico e Información en Salud y Seguridad Social (Cendeisss), por parte de residentes de medicina familiar.

“Las personas que hayan sido diagnosticadas a veces tienen mucho temor, muchas consultas, pero la esperiencia de esa mañana (lunes) ha sido muy satisfactoria. Para la noche, se espera haber contactado, al menos una vez, a todas las personas que han dado positivo, la mayoría está en su casa y sin síntomas”, explicó.

Macaya también destacó el armado de la unidad médica móvil. Se trata de un hospital en tienda de campaña que se instaló en el albergue temporal del Instituto Nacional de Seguros (INS), junto al Hospital del Trauma, para que atienda a los pacientes del Cenare.

El Consejo Nacional de Rehabilitación (Cenare), ubicado en La Uruca, fue acondicionado para atender exclusivamente a los pacientes de covid-19.

Dicho centro ya se encuentra en operación. De hecho, el presidente ejecutivo de la Caja anunció que el Gobierno brindará este martes su informe diario sobre la pandema desde sus instalaciones.

Dijo que esta misma semana se preparan e incluso realizarán un simulacro para recibir pacientes.

Poblaciones vulnerables

Juan Luis Bermúdez, presidente del Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS), amplió información este lunes sobre la estrategia Proteger, que, según dijo, implica proteger la salud, la vida, los ingresos y empleos y también que como sociedad “salgamos más unidos y cohesionados”.

Hemos venido con más de 17 instituciones en un trabajo de dos semanas en medidas que han sido implementadas, en su mayoría.

Unas 50 acciones en Niñez y Adolescencia, Adultos Mayores, Personas con Discapacidad y otras grupos vulnerables.

Dentro del centro de operaciones de emergencia que tiene la Comisión Nacional de Emergencias (CNE), tiene una mesa técnica de protección social, donde está el IMAS, la Dirección de Migración, el Patronato Nacional de la Infancia, el Consejo de la Persona Adulta Mayor, entre muchas otras entidades.

El objetivo es “proteger a las poblaciones prioritarias” frente al covid-19 y el golpe económico.

Bermúdez aseguró que se han mantenido las transferencias para familias pero se implementarán protocolo para atender a los grupos más afectados.

“Ningún habitante de este país debería cuestionarse a ir a un diagnóstico en razón de su situación económica”, dijo.

Se prepara un protocolo para atender a asentamientos informales, en conjunto con municipalidades. Igualmente, detalló la atención a grupos como adultos mayores, Red de Cuido Infantil, indígenas y personas en situación de calle.

El jerarca recordó que para sostener a toda este red de ayuda se presentará ante el Congreso una presupueso extraordinario.

Por su parte, la presidenta del Patronato Nacional de la Infancia, Gladys Jiménez, dirigió un mensaje a los niños y sus padres para que permanezcan en el hogar y extremen medidas para evitar accidentes domésticos.

Jiménez informó que mediante una estrategia que se llama Alimentos en paz, se ha procurado entrega de productos en los hogares de los niños que asisten a los Cen-Cinái, al tiempo que recordó la entrega de paquetes a familias mediante el Ministerio de Educación Pública.

Aseguró que igualmente se dan la atención de los niños en la Red de Cuido, que así lo requieran.

Entretanto, en los 46 albergues del Patronato se suspendieron las visitas, y se creó toda una estrategia para suplir de todo lo que necesitan.

La atención del PANI dijo se mantiene mediante la línea 1147.

Jiménez destacó que en un ambiente cerrado, como el que exige la crisis, pueden eventualmente propiciar situaciones de riesgo.

Eso sí, aclaró que no se han incrementado las denuncias. El promedio es de 150 a 170 casos diarios, pero como el tiempo de permanencia de las personas en la casa no es el habitual es importante que se diseñen estrategias para evitar amagos de violencia.

También dio un informe este lunes Patricia Mora, ministra de la Condición de la Mujer, quien recordó que al ser las mujeres las que normamente tienen a su cargo la labor de cuido, en un tiempo como este, cuando todos están en casa, el trabajo más que nunca tiene significado.

Igualmente, las mujeres se exponen más al estrés.

Mora hizo un llamado “amoroso pero vehemente” a mantener un clima sin violencia, un clima de respeto en las casas. Hacer el esfuerzo por no causar más estrés.

Igualmente, dijo, son las mujeres las que más se enfrentan al trabajo informal, además, conforman la mayor parte de personal sanitario, aparte de la carga de cuido.

Por eso, dijo, han procurado mantener abiertas líneas y servicios para atender a las mujeres. Las seis sedes del Instituto Nacional de las Mujeres están abierto, reforzaron el centro de información, mantienen atención contra violencia en la Delegación de la Mujer, en el área metropoitana, en el 9-1-1- y en las sedes.

Igualmente, garantizan manejo adecuado en los albergues donde residen víctimas de violencia y sus hijos.

“Ustedes no están solas, el Inamu está con ustedes”, concluyó Mora.

Mora dijo que el aumennto de denuncias es leve, lo que sí aumentjó fueron las consultas de mujeres preocupadas por su seguridad y sus sustento, pero en el rastreo diario del número de denuncias por auxilio en situaciones de violencia no se nota hasta hoy.

“La situación puede empeorar”, advirtió.

Proyectos de ley

El fin de semana el jerarca de Salud dijo que este lunes enviarían a la Asamblea Legislativa, dos proyectos de ley para reformar las multas que se cobran por incumplir medidas sanitarias y por la violación a la restricción vehicular nocturna.

Con estas iniciativas se busca que la multa por la violación a las órdenes sanitarias pase de ser una contavención a una multa específica de 450.000 y que el castigo por irrespetar la restricción vehicular se eleve de ¢23.000 a ¢107.000.