Juan Fernando Lara Salas. 28 agosto, 2020
Edificio de la Caja Caja Costarricense de Seguro Social localizado en avenida segunda de San José. Foto: Rafael Pacheco.
Edificio de la Caja Caja Costarricense de Seguro Social localizado en avenida segunda de San José. Foto: Rafael Pacheco.

La Contraloría General de la República (CGR) obligó a la CCSS a modificar el cartel de licitación para la compra de una red de transmisión de datos por un monto de $15, 1 millones, unos ¢9.020 millones.

La orden del órgano contralor se dio al acoger parcialmente reclamos de empresas interesadas en el contrato, para las cuales el cartel podría haber sido elaborado a la medida de un proveedor específico.

Durante la revisión del caso, la Contraloría confirmó imprecisiones y falta de claridad en las condiciones y requisitos de los bienes y servicios requeridos.

Se trata de la licitación 2020LN-000004-1150 de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) para servicios de redes de transmisión de datos y equipamiento de telecomunicaciones.

El concurso incluye suministro de cableado estructurado para transmitir datos, componentes de enlace, licenciamiento de programas de operación y mantenimiento para toda la infraestructura de red de transmisión de banda ancha entre distintas instancias de la Caja.

Inicialmente, la Caja estableció que este 28 de agosto como fecha límite para recibir ofertas, únicamente por correo electrónico, pues en el propio cartel descarta la apertura pública de las propuestas debido a la emergencia sanitaria.

Sin embargo, la CGR forzó a la CCSS a modificar el cartel de licitación así como a cerrar la recepción de ofertas hasta el próximo mes. Lo hizo al dar parcialmente la razón a las empresas Hewlett Packard Costa Rica, Soporteexperto.com, Corporación Font, Componentes El Orbe y GBM de Costa Rica, que presentaron objeciones.

Entre sus alegatos estaba que el cartel se habría redactado para ajustarse a proveedores de equipos de la marca Cisco.

Así lo señala la resolución R-DCA-00863-2020 del pasado 19 de agosto de la División de Contratación Administrativa de la CGR.

Por ejemplo, en el punto 1.1.4.8 del cartel, la CCSS indica que requiere equipamiento compatible con tres plataformas de telecomunicaciones marca Cisco que ya tiene, lo cual, consideró la Contraloría, sí restringe la participación de otros oferentes a falta de especificaciones adicionales.

La CGR concluyó que la redacción allí “resulta imprecisa y poco clara, ya que no define cuáles son las especificaciones técnicas que deben ser compatibles con las plataformas que tiene la institución, lo cual resulta fundamental para que los oferentes elaboren sus propuestas correctamente”.

La CGR recuerda que eso puede generar problemas al ser estudiadas las ofertas ya que la cláusula, tal y como se redactó, permite “cierta subjetividad al momento de determinar cuándo una oferta cumple o no cumple en todos sus extremos con esa compatibilidad requerida, lo cual es inaceptable”, indica la resolución R-DCA-00863-2020.

El órgano contralor le advierte en cuatro ocasiones a la CCSS que el “estudio y comparación de ofertas debe ser objetivo y en igualdad de condiciones” y le repite la misma frase al declarar con lugar reclamos de las empresas por imprecisiones en el cartel o por redacción con referencias específicas a la marca Cisco.

En cada ocasión, la CGR le ordena a la CCSS escribir en forma expresa y detallada las especificaciones técnicas de los componentes requeridos y le advierte que este mandato aplica para toda cláusula del cartel donde se solicite 100% de compatibilidad con equipos actuales de la institución.

“Y a partir de esa información se podrá determinar si el cartel está direccionado o no a una marca en particular”, instruye la resolución.

Dos días luego de emitida la resolución, la CCSS anunció en su oficio GG-DTIC-5022-2020 del 21 de agosto que trasladó la apertura para recibir ofertas de esta licitación para el 25 de setiembre de 2020 a las 9 a.m.

El diputado socialcristiano, Pedro Muñoz, solicitó a Román Macaya, presidente ejecutivo de la CCSS, explicaciones sobre el trámite de esta compra ya que “no se vale utilizar la crisis de covid-19 para eludir la transparencia y la trazabilidad de las compras del estado”, revela el oficio AL-FPUSC-14-0F1-0261-2020 de este 20 de agosto.

Las disposiciones de la CGR llegan en momentos en que tanto la Auditoría Interna de la Caja como la propia CGR revisan las compras de emergencia de mascarillas de la entidad. Una en específico está bajo investigación por parte del Ministerio Público y la Comisión de Control de Ingreso y Gasto Público del Congreso.

Las pesquisas internas motivaron la suspensión por cuatro meses del gerente de Logística, Luis Fernando Porras, y sus asesoresMaría Díaz Rivera y Hans Vindas Céspedes, luego que el 4 de agosto La Nación publicara sobre la adjudicación de contratos por $4 millones para adquirir 12 millones de mascarillas a dos oferentes inexpertos, que no lograron cumplir.

Reprimenda adicional

La CGR también reclamó a la CCSS gestionar la adquisión de la red de transmisión de datos fuera del Sistema Integrado de Compras Públicas (Sicop).

Ese también fue uno de las quejas de una de las empresas interesadas, para la cual no existe justificación o motivo real, para que la CCSS acudiera al decreto de emergencia sanitaria para promover una contratación por $15,1 millones usando una dirección de correo electrónico para recibir ofertas.

Al respecto, la CCSS indicó a la Contraloría que optó por usar un correo electrónico en vez de realizar el acto presencial de apertura de ofertas, para prevenir contagios del nuevo coronavirus.

Sobre este aspecto, la CGR aclaró que el ordenamiento jurídico impide remitir ofertas licitatorias por correo electrónico y por eso es que se creó el Sicop que “garantiza total transparencia y publicidad de cada uno de los procedimientos, documentos e información relacionada con procesos de compras públicas”.

Sin pedirle a la CCSS llevar esta licitación al Sicop, la CGR sí le ordenó ajustar el cartel para recibir ofertas de manera física y adicionalmente de manera digital por correo electrónico.

No obstante, como la normativa vigente no tiene prevista esta última posibilidad, debe cambiar el cartel según las posibilidades y formalidades que fijan las normas vigentes en particular en la etapa de apertura de ofertas.

Finalmente, la mandó a incorporar al expediente de este concurso público los documentos emitidos por la autoridad competente en los cuales se acredite “en forma clara y expresa que la Caja se encuentra autorizada para promover este concurso fuera del Sicop”.

CCSS dice avanzar en integración a Sicop

Este jueves, la CCSS anunció que avanza su incorporación completa al Sicop mediante una serie de capacitaciones para su personal.

En diciembre, casi tres años después de la vigencia de la Ley 9.395 que daba plazo de un año a todas las entidades del sector público para unirse al Sicop, la Caja anunció que empezaría sus compras allí desde mayo de este año mediante un contrato otorgado a Radiográfica Costarricense S.A. (Racsa) para realizarse temporalmente algunas adquisiciones.

La entidad anunció entonces que el proceso sería progresivo. Este lunes, anunció que la capacitación en el uso de esa plataforma abarcará a 3.650 de sus funcionarios en cinco jornadas consecutivas, la primera de las cuales va del 24 de agosto al 26 de octubre.

La última de las cuatro capacitaciones previstas terminaría en mayo del 2021 para cuando la entidad promete hacer la totalidad de sus compras desde Sicop.

Previo a la capacitación, se ha trabajado en la homologación de los códigos que usa la Caja para comprar, de acuerdo con los emitidos por Naciones Unidas que se aplican en la ventanilla única de compras.

Este trabajo comprende la homologación de 36.000 códigos de distintos suministros.

Esteban Vega de la O, gerente interino de Logística, señaló en el comunicado que la incorporación a ese sistema agilizaría el proceso de compra y maximizará la trasparencia.

“Siendo que los procesos estarán a la vista en todo momento desde cualquier parte del mundo y también nos permitirá robustecer los esfuerzos para gestionar compras consolidadas de productos similares y, por lo tanto, podremos obtener mejores precios”, dijo.

El Sicop es un mercado digital donde las instituciones públicas presentan sus necesidades de compra y los proveedores ofrecen sus productos. El sistema permite gestionar la contratación administrativa desde la solicitud hasta la generación del contrato u orden de compra.