Ángela Ávalos.   3 febrero

La Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) intenta bajar a 30 días la espera máxima de los pacientes con cáncer que necesitan tratamiento con acelerador lineal.

La imagenóloga Paola Salas en el acelerador Varian 4. Foto: Rafael Pacheco

Lo haría por medio de un cambio en el sistema de los equipos de trabajo que se está probando desde el 7 de enero, en el servicio de Radioterapia del Hospital México.

El nuevo modelo de gestión del servicio se conoce como “operación por procesos” y consiste en organizar el trabajo en equipos según tipo de tumor. Con esto, se busca reducir los tiempos de espera de los 45 días actuales a 30 días.

Este último será el plazo máximo que tendría que aguardar un enfermo desde el momento en que el médico especialista lo envía al acelerador hasta que inicia las sesiones de radioterapia.

En junio pasado, cuando se desencadenó la crisis del servicio, los plazos de espera para ese tratamiento superaban los tres y cuatro meses, una situación contraproducente en Oncología.

Marjorie Obando Elizondo, especialista en Hemato-oncología y asesora en esa área de la Gerencia Médica, explicó que se está probando mejorar los resultados organizando el trabajo en equipos según tipo de tumor.

El objetivo es reducir el tiempo en una fase clave de este proceso, que es la que se ubica entre la realización de la tomografía y la planificación del tratamiento.

Por ejemplo, hay un equipo encargado de los tumores de mama y pulmón.

Apenas a un paciente con alguno de esos tumores se le realiza la tomografía, el equipo lo capta para realizarle casi inmediatamente la medición de las dosis de radiación (dosimetría) y la simulación del tratamiento.

“Actualmente el tiempo es de 45 días, y esperamos que se reduzca a 30 días. Esto se relaciona con una mejora en la oportunidad para que el paciente sea atendido más tempranamente”, manifestó Obando.

Radioterapia CCSS

Según la especialista, hay literatura que demuestra que ese modelo de trabajo reduce los tiempos de espera. Los resultados se medirán en unos tres meses.

La medida, informó la CCSS, se suma a otras más emprendidas por la institución para reducir la lista de espera para acelerador lineal, especialmente, los tiempos.

En junio del año pasado, casi 800 enfermos con diferentes tipos de cáncer debían aguardar varios meses para recibir este tratamiento. A mediados de enero la lista era de 316.

La crisis se desencadenó por la saturación de los cuatro aceleradores lineales casi al mismo tiempo en que la unidad de cobalto del Hospital San Juan de Dios salió de operación de manera definitiva.

La Caja tuvo que recurrir a abrir un tercer turno para atender a pacientes, después de las 10 p. m., seis días a la semana.

Los médicos especialistas y el Colegio de Médicos han advertido que la utilización intensiva de los equipos podría sacar a alguno de los aparatos de operación.

Para el segundo semestre del 2019, se espera la entrada en funcionamiento de un equipo para la irradiación de hemoderivados que permitirá ver a 120 pacientes más.

La CCSS incrementará en el 2019 el número de equipos de acelerador lineal, pasando de 4 a 6 en lo que resta del año, lo que permitirá elevar la producción en los próximos años para alcanzar la cobertura por encima del 50% de la incidencia anual de pacientes con cáncer.