Ángela Ávalos.   18 marzo

Alrededor de 120 indígenas de Bribrí, en el cantón de Talamanca, han sido esterilizados por un equipo de médicos de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), en los últimos cuatro meses.

Esa institución lanzó un programa de vasectomías en el Ebáis de esa localidad para ahorrarles a los varones que ya no querían tener más hijos el viaje hasta el Hospital Tony Facio, de Limón, ubicado a varias horas de camino.

Susana Ávila Hernández, especialista en Medicina Familiar del Ebáis de Bribri, explicó que esta iniciativa también surgió para ofrecer este método de esterilización permanente a estas familias.

El programa de vasectomías (esterilización masculina) evita el viaje de varias horas desde las montañas de Talamanca hasta el Hospital Tony Facio. Foto: Rafael Murillo

En promedio, desde hace cuatro meses se realizan seis vasectomías semanales mediante una técnica ambulatoria sin bisturí y con resultados muy favorables para el paciente, informó la CCSS.

La práctica de esa técnica es posible tras una capacitación ofrecida por un especialista del Hospital San Vicente de Paúl, en Heredia, al equipo responsable de efectuar la valoración, el manejo y el seguimiento de los pacientes en la sede de Ebáis de Bribrí.

“Esta apertura no solo ha venido a fortalecer la capacidad resolutiva del primer nivel de atención. También ha generado un profundo sentimiento de satisfacción por el nivel de beneficio que ha generado en la calidad de vida de las poblaciones más vulnerables”, dijo Guillermo Cubillo, director de ese establecimiento de salud.

Esta estrategia, agregó, acortó el tiempo de atención de los pacientes que demandan una vasectomía y permité al Tony Facio concentrar la operación de sus quirófanos en casos de mayor complejidad.