Ángela Ávalos.   29 mayo, 2018
El presidente ejecutivo de la CCSS, Fernando Llorca (con el micrófono), en la asamblea de trabajadores del Hospital México, que se realiza en estos momentos en el auditorio de ese centro de salud. Foto: Unión Médica

Cirujanos, enfermos y otro personal de salud del Hospital México iniciaron desde este martes un paro indefinido en protesta por el atraso en la entrega de los cinco nuevos quirófanos. Según ellos, las obras debían estar finalizadas el sábado 26 de mayo.

Este miércoles, en asamblea general programada para las 7 a. m., otros trabajadores decidirán si mantienen esa protesta o si aceptan la principal medida sugerida por la Caja para finalizar esos trabajos sin afectar a los pacientes: dejar el proyecto en manos de la Dirección de Arquitectura e Ingeniería (DAI) de la institución.

La información la confirmó la oficina de prensa del Hospital México tras una reunión entre sindicatos y autoridades de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), encabezadas por su presidente ejecutivo, Fernando Llorca Castro.

El hospital hace un llamado a los pacientes con citas y procedimientos programados para que se hagan presentes este miércoles.

Edwin Solano, secretario general de la Unión Médica Nacional justificó el paro en el cansancio acumulado en el personal de salud, que lleva cuatro años trabajando solo con nueve de los 14 quirófanos disponibles.

Los sindicatos solicitaron a la Caja declarar emergencia por esta situación, debido a que el atraso en las obras ha generado una lista de espera quirúrgica de 20.000 pacientes en los últimos tres años.

Así lucen los trabajos este martes, en una fotografía facilitada por la Unión Médica Nacional. Los dirigentes sindicales hicieron un recorrido por el área donde estarán los nuevos quirófanos del Hospital México. Foto: Unión Médica

El Hospital México realiza alrededor de 60 operaciones diarias. Hasta las 9:49 a.m., se habían suspendido 32, informó la jefa de Enfermería, Silvia Beirute.

En una foto tomada este martes por la Unión Médica Nacional, se observan el estado de las obras que, según los sindicalistas, debían ser entregadas el 26 de mayo. Mientras la empresa constructora asegura que la entrega preliminar será en dos semanas, la dirección médica informó al sindicato que se llevará, al menos, dos meses. Foto: Unión Médica Nacional

Hace una semana, la empresa constructora informó a La Nación de que entregaría las nuevas salas en dos semanas, pues aún deben realizar trabajos de conexión con el resto de sistemas del edificio principal del centro médico como gases médicos, agua y aire acondicionado.

Este es el segundo paro de labores por la misma causa. El primero se realizó el 23 de abril.

El representante legal y director técnico del proyecto de parte de esa compañía, la empresa constructora Vidalco, Eloy Vidal Ortega, explicó que la revisión de las conexiones se debía hacer en una zona que está ocupada por vestidores médicos, y coordinan con el hospital para hacer esos trabajos.

"También hubo un imprevisto con una red de aguas negras en la sala de recuperación, que hará que esta parte del proyecto se entregue en unas dos semanas", comentó Vidal.

"Eso es una enorme mentira", manifestó Rodrigo López García, secretario general de la Asociación Nacional de Profesionales en Enfermería (ANPE).

"La zona de recuperación ni siquiera tiene pisos puestos. El problema más grave está en la parte de la instalación eléctrica que no está acabada, hay partes que solo tienen el esqueleto de aluminio. Ni siquiera lo llegaron a una fase de conclusión para que fuera posible para los trabajadores iniciar la actividad quirúrgica. Estamos con los trabajos a medias, es un desastre total", aseguró López.

Este sindicalista calificó a Vidalco como "una compañía totalmente desentendida del contrato. "Igual, hubo una administración hospitalaria que no le ha metido el impulso que se merece", agregó.

El director del hospital, Douglas Montero Chacón, confirmó que están haciendo un análisis de la situación con la empresa. "Tenemos que hacer algunas acciones administrativas, las que posteriormente definirán la decisión final. Cualquier decisión que tomemos, debe ser notificada primero a la empresa", dijo el médico.

"Estamos asesorándonos con la Contraloría, con los departamentos jurídicos de la CCSS, con las gerencias y la presidencia ejecutiva de la institución para tomar la mejor decisión para la salud de los pacientes y recuperar a la mayor brevedad y con seguridad el funcionamiento de los quirófanos", agregó.

Cuatro años en crisis

La crisis en las salas de operación se hizo evidente el 24 de julio del 2014, cuando una falla eléctrica paralizó los 14 quirófanos de ese centro de salud y puso en serios problemas a la red de servicios más grande de la Caja Costarricense de Seguro (CCSS).

Sindicalistas en un recorrido este martes por el área de trabajo de los nuevos quirófanos del Hospital México. Foto: Unión Médica Nacional

Esa situación, obligó a la Caja a reactivar su red hospitalaria para dar apoyo al Hospital México, y a invertir de emergencia en la sustitución parcial de las salas quirúrgicas mientras se desarrolla un proyecto de torre hospitalaria, que vendría con un servicio completo de Emergencias y crecimiento en el número de quirófanos.

El costo total de estos cinco quirófanos es de $2,5 millones, informó el México el año pasado. Al proyecto se le conoce con el nombre de 5:30 (cinco, por los quirófanos, y 30 por las camas de recuperación que incluye.

Eloy Vidal Ortega, representante legal de la empresa constructora y director técnico del proyecto de parte de esa compañía, defiende los trabajos realizados hasta ahora, en una respuesta enviada ante consultas de este medio.

Aseguró que la facturación acumulada del proyecto ronda un 75% y estima el avance real a más del 90% de las obras contratadas.

"Esto se puede corroborar visitando el sitio. Todo el tercer piso, que corresponde al 50% del proyecto, ya fue entregado el pasado 27 de abril, e incluso ya se encuentra en uso por el hospital. El área de quirófanos, que corresponde a un 40% del proyecto, se encuentra prácticamente terminado; solo faltan instalar cinco puertas corredizas, cinco tableros de aislamiento, detalles menores y la conexión definitiva a los sistemas existentes del hospital", aseguró .

Vidal dijo que los trabajos correspondientes al área de recuperación son un 10% del total de la obra y es la parte que se encuentra más atrasada.

"Fue entregada a mi empresa hace menos de tres semanas. Sin embargo, ya se realizó la demolición completa, se construyeron todas las paredes y se encuentran forradas a una cara. Ya la ductería de HVAC (aire acondicionado) está instalada, los gases medicinales listos, los sistemas mecánicos están a un 65%, y la mayoría de los acabados (cielo raso, piso, puertas) se encuentran en el proyecto esperando su instalación. Esta es la situación real del proyecto al día de hoy", aseguró.

Vidal Ortega informó de que la entrega provisional, programada para el 26 de mayo, se ampliará varias semanas por "atrasos no atribuibles a nuestra empresa".

Varios "imprevisibles" y otros que, según él, son "responsabilidad directa del hospital".

Ver más!

"El atraso más significativo y el que no nos permite acabar el área de quirófanos corresponde a la zona de vestidores para conexión de sistemas a las redes existentes en el hospital", aseguró.

Según el constructor, el Hospital México debe desalojar la zona de vestidores y pasillo, una situación que conocen ambas partes porque "se ha venido insistiendo en este tema durante las últimas semanas en las reuniones de inspección y fue solicitado por última vez mediante el oficio 2018 MEX 057. Aún estamos a la espera que se nos indique cuándo podremos ingresar a estas zonas".

La compañía constructora presentó la siguiente propuesta al hospital como una vía rápida para que los quirófanos entren pronto a funcionar:

- Dividir el segundo piso en dos partes: la zona de quirófanos y la de recuperación. Proceder a concluir primero la zona de quirófanos, para que el hospital pueda hacer uso lo antes posible de las salas. "Nuestra representada entregaría esta zona completa, con todos sus sistemas funcionando; lista para que el servicio de cirugía pueda hacer uso de inmediato de la misma.

- Para la recuperación de los pacientes de estas salas, se habilitaría el salón grande de hospitalización del tercer piso, con 14 camas. Se construiría una barrera en el pasillo para separar ambas áreas.

- La entrega de las salas de cirugía se realizaría 10 días hábiles después de que se desocupe la zona de vestidores.