Ángela Ávalos.   20 marzo

Los despidos de unos 200 trabajadores de la empresa Chiquita Brands quedaron temporalmente suspendidos, mientras se resuelve un proceso de conciliación solicitado por los sindicatos y aceptado por la compañía.

Todos son empleados que laboran en el departamento de Operaciones Portuarias en Limón.

La información la confirmó Natalia Álvarez Rojas, viceministra de Trabajo responsable del área social, y a cargo del eje de empleo, innovación y seguridad social en la mesa Caribe, un espacio de diálogo creado por decreto ejecutivo para buscar soluciones a los problemas que aquejan a la zona.

Empleados de Chiquita en Limón, poco después de conocer su despido. Foto. Raúl Cascante para GN

Según explicó la funcionaria, trabajadores y patrono se acogieron a un mecanismo que ofrece la reforma procesal laboral: la conciliación por conflicto económico-social. El proceso se inició el 13 de marzo.

"Es un mecanismo arreglado de conciliación pedido por los sindicatos y aceptado por la empresa. Hay un plazo establecido de 20 días para lograr esa conciliación.

“Mientras tanto, los despidos están suspendidos y los empleados están recibiendo su salario”, confirmó la viceministra.

Los despidos en Chiquita Brands trascendieron a principios de marzo. Inmediatamente, intervino el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS) con acompañamiento en materia de derechos laborales a las personas afectadas.

Esta situación es atribuida al cambio en el modelo portuario por el inicio de operaciones de la Terminal de Contenedores de Moín (TCM), administrada por APM Terminals bajo concesión.

La terminal portuaria fue inaugurada oficialmente el 28 de febrero anterior, al habilitar el segundo puesto de atención.

El primer despido por esa causa se registró el 24 de enero, cuando Standard Fruit Company de Costa Rica, subsidiaria de Dole, cerró el Centro de Trabajo en Limón y despidió a 240 trabajadores.

La viceministra de Trabajo dijo que a pesar de la suspensión del despido, estos trabajadores están siendo considerados como parte del plan de respuesta inmediata ejecutado por el Gobierno para atender la población desempleada en Limón.

El lunes se anunció el giro de poco más de ¢8.000 millones para que las diferentes instituciones estatales, como el Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS), el Ministerio de Educación Pública (MEP) y el Instituto Nacional de Aprendizaje (INA), intervengan con las familias de los trabajadores afectados.

Paralelo a este plan de respuesta inmediata, se están buscando acciones en la mesa Caribe con medidas de mediano y largo plazo en empleo, infraestructura, desarrollo agrario y seguridad social, según anunció el segundo vicepresidente de la República, Marvin Rodríguez Cordero, coordinador de la mesa.

De acuerdo con datos aportados por Álvarez, Limón, una provincia con 450.200 habitantes, tiene una tasa de desempleo de 10,9 en el tercer trimestre del 2018.

La tasa de desempleo abierto en el país, según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) es de 11,95 por cada 100 personas de la fuerza de trabajo.

Por ahora, Trabajo no ha logrado hacer una proyección de cuánto será el desempleo en la provincia como resultado del impacto del cambio en el modelo portuario.