Maternidades usarán dinero para renovar equipo y mejorar infraestructura

 29 septiembre, 2015
El Hospital México es el primero de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) en implementar esta medida, que ya se aplica en naciones como Estados Unidos y algunos europeos.
El Hospital México es el primero de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) en implementar esta medida, que ya se aplica en naciones como Estados Unidos y algunos europeos.

La Junta Directiva de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) aprobó un fondo de ¢2.000 millones para mejorar la atención de los recién nacidos en todas las maternidades públicas del país.

Esos dineros servirán para renovar equipos y mejorar la infraestructura existente, sobre todo en los hospitales regionales (como el de Alajuela o Heredia) y periféricos (como el de Guápiles o el de Osa), informaron autoridades de esa institución esta mañana en conferencia de prensa.

Mejorando los servicios en esos niveles de atención, la CCSS evitará que los hospitales nacionales (San Juan de Dios, Calderón Guardia y México) se vean saturados con la demanda.

Los fondos tienen como origen un diagnóstico que hizo un equipo de especialistas en todos los servicios de neonatología de la institución, explicó la presidenta ejecutiva de la Caja, María del Rocío Sáenz Madrigal.

Según dijo la funcionaria, el diagnóstico permitió identificar las áreas que se deben reforzar más, que son aquellas con maternidades que atienden 3.000 nacimientos o más al año.

En hospitales con esas características, se instalarán unidades de cuidados intensivos neonatales. Las maternidades con menos de 3.000 partos al año, contarán con unidades de cuidado intensivo intermedio o básico.

La gerenta médica de la CCSS, María Eugenia Villalta Bonilla, recalcó la necesidad de mejorar la atención de los recién nacidos en sus primeras horas de vida. Para eso, dijo, se reorganizaron los servicios de neonatología.

Otros beneficios. Por esto mismo, la institución también decidió ampliar y reforzar dos programas de tamizaje que permitirán detectar, tempranamente, problemas cardíacos congénitos críticos y problemas auditivos.

A partir del próximo año, todas las maternidades de la Caja realizarán a los recién nacidos pruebas especiales para detectar fallos en el corazón y en el oído, y para esto se destinarán ¢550 millones, que serán utilizados en la compra de equipo para esos tamizajes.

Un 94% de los partos que se registran en el país suceden en algún hospital de la Caja. Solo el año pasado, nacieron poco más de 71.000 niños.

El jefe de cuidado intensivo neonatal, del Hospital Nacional de Niños, Jaime Lazo, explicó que todas estas acciones lo que buscan es minimizar las secuelas que puedan sufrir los pequeños que logran nacer con algún problema congénito (de nacimiento).

Lazo recordó que la tasa de mortalidad infantil del país es una de las más bajas del mundo. Aquí solo mueren 8 niños por cada mil nacidos vivos.

Etiquetado como: