Daniela Cerdas E.. 20 marzo
Estos equipos se destinarán a los hospitales México y San Juan de Dios. Foto: Rafael Pacheco
Estos equipos se destinarán a los hospitales México y San Juan de Dios. Foto: Rafael Pacheco

De nuevo, la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) acudió a la Contraloría General de la República para solicitar autorización para comprar de manera ágil otro equipo para enfrentar la pandemia por covid-19.

La petición fue aprobada pocas horas después, lo que permitirjá a la Caja adquirir cuatro equipos de oxigenación por membrana extracorpórea (ECMO), que funcionan como una especie de pulmón artificial. Estos “reemplazarían” esos órganos en pacientes que han sufrido serios daños por algún virus u otras implicaciones del pulmón.

La solicitud la realizó la Caja este mismo viernes, amparada en la declaración de estado de emergencia por el covid-19, que el Gobierno emitió el lunes pasado.

Las autoridades informaron de que la cifra de personas contagiadas aumentó a 113; seis están hospitalizados, dos de ellos en cuidados intensivos.

Los equipos representan una inversión de $990 000.

Jorge Granados, gerente de Infraestructura y Tecnología de la CCSS, explicó que estos equipos serán destinados a los hospitales México y San Juan de Dios.

El ECMO es un sistema de soporte cardíaco y/o pulmonar usado en pacientes incapaces de mantener una adecuada oxigenación y perfusión tisular.

Se usa para restaurar y estabilizar las funciones cardiopulmonares del paciente para que los médicos puedan ganar tiempo valioso y salvarles la vida, incluso en situaciones donde no había otras alternativas.

Según informó la CCSS, estos equipos han demostrado ser efectivos y confiables ya que cuentan con características que facilitan el uso por ser perfectos para una seguridad y eficacia intra e intrahospitalaria, así como para el transporte de pacientes por aire o tierra.

El sistema es operado intuitivamente y se puede implementar rápidamente en situaciones de emergencia.

Tras la emergencia por el covid-19, la CGR autorizó el 17 de marzo una primera compra directa por $4,2 millones para adquirir 88 ventiladores, un equipo de rayos X portátil y varios kits para el diagnóstico de la enfermedad.

Este jueves, la Contraloría autorizó otra compra directa a la CCSS: $9,4 millones para 200 ventiladores que usarán enfermos de covid-19.