Salud

CCSS advierte de complicaciones en compra de guantes para personal de hospitales

Principal proveedor mundial cerró 28 fábricas en Asia por brotes de covid-19 entre empleados; Caja apura adquisición de 48 millones de unidades para garantizar abastecimiento de centros de salud

La paralización de gran parte de la producción mundial de guantes de nitrilo, que se agudizó desde finales del año pasado, compromete el abastecimiento de este insumo en todos los hospitales de la CCSS.

La institución asegura estar haciendo todo lo posible para mantener un suministro adecuado.

La semana pasada, la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) ordenó a todos sus centros de salud racionar el uso de estos implementos, y los autorizó a realizar compras locales mientras se concreta una adquisición de emergencia de 48 millones de unidades.

Esta situación se debe al cierre de 28 fábricas de producción de la empresa Top Globe, con sede en Malasia, que concentra un 60% de toda la producción mundial, informó la CCSS.

El cierre se debe a brotes de covid-19 entre más de 2.000 empleados de este fabricante.

“El atraso en las entregas pendientes estaba comprometiendo al mayor proveedor de una demanda mundial creciente en proporciones gigantescas.

“Este año, la empresa afirmó que tenía pedidos de 12.000 millones de guantes por mes en comparación con los 4.500 millones antes de la pandemia”, explicó la CCSS en un comunicado de prensa.

Según la CCSS, los países con producción local y compras de alto volumen aseguran su abastecimiento. Lo disponible para los demás está limitado.

Los demás compradores, explicó la institucion, tienen dificultades para concretar contratos con fecha de entrega antes del próximo año, en comparación con un tiempo de entrega normal de 30 a 40 días.

“Otro golpe que la pandemia nos da para obligarnos a mostrar el mejor carácter de resistencia frente a la adversidad”, expresó Esteban Vega de la O, gerente de Logística interino.

Según dijo, en el caso de la CCSS, los proveedores empezaron a tener dificultades con las entregas a finales del año 2020.

A esto se sumó que las compras urgentes, promovidas para subsanar el incumplimiento de los contratos adjudicados no se lograron materializar por falta de proveedores que garantizaran la demanda institucional.

“Otra vez vamos a enfrentar un momento difícil de pandemia. Lo importante es que los asegurados y los funcionarios sepan que el origen del problema es mundial, que la institución actúo con previsión como lo hizo antes, y que otra vez necesitamos la suma de todas las voluntades para salir adelante, porque estamos otra vez solos frente al mundo”, indicó el gerente.

La adquisición de mascarillas, batas, respiradores y otros insumos básicos para la atención de los enfermos de covid-19 ha tenido que ejecutarse muchas veces por mecanismos de excepción durante la pandemia.

Sin embargo, la CCSS ha estado en el ojo público por aparentes irregularidades en algunas de las compras urgentes, principalmente de mascarillas.

En agosto, este medio denunció la adjudicación de una compra por $4 millones a dos proveedores inexpertos. Los hallazgos dieron origen a investigaciones administrativas, judiciales y en la Asamblea Legislativa.

Hasta el 15 de diciembre del año anterior, la CCSS había realizado compras de emergencia por ¢42.389 millones.

Ángela Ávalos

Ángela Ávalos

Periodista de Salud. Máster en Periodismo de la Universidad Complutense de Madrid, España. Especializada en temas de salud.