Por: Ángela Ávalos 26 septiembre, 2017
Con los cambios en la población, cada vez hay menos cotizantes por cada persona que se pensiona por vejez. | ALONSO TENORIO
Con los cambios en la población, cada vez hay menos cotizantes por cada persona que se pensiona por vejez. | ALONSO TENORIO

La Junta Directiva de la Caja aprobó ampliar un mes el plazo para que la mesa de diálogo presente su propuesta de reforma al régimen de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM).

La información la confirmó el presidente ejecutivo de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), Fernando Llorca Castro, ante consulta de este diario.

El nuevo plazo se extiende entonces del 30 de setiembre al 30 de octubre, con lo cual este grupo habrá analizado el tema durante seis meses.

Para esa fecha, los representantes patronales, laborales y del Estado deberán tener listo el informe final para hacerlo llegar al máximo órgano de decisión de la Caja.

La mesa de diálogo fue creada por la Junta Directiva como un mecanismo donde los principales grupos sociales discutieran y propusieran cambios que den sostenibilidad al principal régimen de pensiones del país. La integran once personas.

Los actores
Los actores

Según un estudio actuarial de la Universidad de Costa Rica (UCR), este sistema podría entrar en crisis en el 2030 si no se hacen ajustes a variables como la edad de retiro, el número de cuotas para jubilarse y los beneficios.

Ese es uno de varios análisis que se han hecho sobre el IVM, en donde se lanza la misma advertencia.

De acuerdo con la UCR, "si no se toman medidas urgentes, se estima que los ingresos de aportes e inversiones dejarán de ser suficientes para honrar los gastos en 2022-2028, por lo cual se tendría que utilizar la reserva", que se agotaría entre el 2027 y el 2034.

Este informe fue encargado a la UCR luego de que tanto la CCSS como la Superintendencia de Pensiones (Supén) decidieran rescindir el contrato con el actuario argentino Eduardo Melinsky.

En su momento, Melinksy advirtió de que el IVM entraría en insolvencia financiera en el corto plazo.

Actualmente, el IVM tiene 238.644 beneficiarios y alrededor de 1,5 millones de trabajadores cotizan para este régimen, el más importante del país.

La última reforma al IVM se hizo en el 2005, cuando se elevó de 240 a 300 la cantidad de cuotas para pensionarse por vejez y se modificó la fórmula de cálculo de la pensión, que ahora se saca con base en el promedio de salarios de los últimos 20 años de trabajo.

Mientras se define la nueva reforma, las autoridades de la Caja han realizado modificaciones para aliviar la presión sobre este sistema en el corto plazo.

Entre ellas, el aumento de la cuota obrera en un punto porcentual de aquí a enero del 2018, con lo que pasará de 2,84 a 3,84; y el incremento en el aporte estatal, que pasó de 0,58 puntos porcentuales a 1,24.

Este último aporte ha generado una deuda del Estado con el IVM de casi ¢70.000 millones. Hacienda ya se declaró incapaz de hacer esos pagos.