Daniela Cerdas E.. 23 junio
En Santa Rosa de Pocosol, los vecinos se manifestaron contra la habilitación de un centro de aislamiento para enfermos de covid.19 en un hotel ubicado en esa comunidad. Los personas en cuarentena debieron ser trasladadas. Foto: Edgar Chinchilla
En Santa Rosa de Pocosol, los vecinos se manifestaron contra la habilitación de un centro de aislamiento para enfermos de covid.19 en un hotel ubicado en esa comunidad. Los personas en cuarentena debieron ser trasladadas. Foto: Edgar Chinchilla

Las sedes de la universidades públicas podrían ser puestas a disposición de la Comisión Nacional de Emergencias (CNE) para que las utilice como centros de aislamiento para personas migrantes contagiadas de la covid-19.

Esa es la propuesta que realizaron los alumnos de la Federación de Estudiantes de la Universidad Nacional (Feuna) al Consejo Nacional de Rectores (Conare) este martes.

Su intención es ofrecer lugares con condiciones sanitarias adecuadas para que estas personas con síntomas puedan cumplir la cuarentena, pues está claro que no tienen esos espacios debido a sus condiciones económicas y, en muchas ocasiones, por su irregularidad migratoria.

Los alumnos consideran que la situación convulsa que se vive en la frontera norte “crea una oportunidad” para que las universidades públicas generen una contribución adicional, en aras de buscar soluciones alternativas a la emergencia, la cual, es consecuente con la razón de ser de las instituciones que tienen un fin humanista y un alto compromiso social.

Noel Cruz, presidente de la FEUNA, aseveró que la problemática que se encuentra en este territorio es muy amplia y pone en peligro la estabilidad social y política.

Cruz reconoció que es inevitable la existencia de tensiones, pero insistió en que en momentos de crisis las universidades públicas tienen mucho que aportar.

Uno de esos aportes, sostuvo, puede ser poner a disposición los centros universitarios, “contrariando discursos xenofóbicos y de odio que se han exaltado en las últimas semanas”.

“El rol de las universidades públicas en la atención de la emergencia ha sido fundamental. Sin embargo, como instituciones sociales y con una razón de ser humanista, aún pueden aportar más, y con esta propuesta, reducir los discursos xenofóbicos y de odio que se están propagando en nuestra sociedad”, afirmó Cruz.

La propuesta contempla poner a disposición campus, sedes, secciones y recintos regionales de las cinco universidades públicas como albergues para uso de la CNE y cuerpo de atención primaria, las cuales pueden sumarse a la construcción de un cordón sanitario y humanitario en la frontera norte.

Además, brindar recursos excedentes para compra de suministros y recurso humano especializado para la gestión de los albergues y destinar equipo necesario para facilitar la operación incluidos transportes, choferes y oficiales de seguridad.

Daniel Salas, ministro de Salud, ha insistido en que los centros de aislamientos son claves para mantener contenido el virus en comunidades de alta densidad o con población migrante.