Por: Ángela Ávalos.   30 agosto
Ver más!

“Esperaría que fuera una generación más solidaria que la actual. Lo va a tener que ser porque la población de adultos mayores será más grande. El principal reto de esta nueva generación es sostener a una población más envejecida".

Ese es parte del escenario que visualiza para la “camada del tico 5 millones” la economista y demógrafa Pamela Jiménez Fontana, quien integra el equipo de investigadores del programa Estado de la Nación. Jiménez también trabaja en el Centro Centroamericano de Población (CCP), de la Universidad de Costa Rica (UCR).

De cara al nacimiento del habitante 5 millones, proyectado para el 1.° de setiembre a eso de las 9:27 p. m., la experta llama la atención sobre el decrecimiento en el número de jóvenes frente al aumento acelerado de la población mayor de 60 años.

“El proceso de transición demográfica que parte de una reducción de la mortalidad y la fecundidad, ocurrió muy rápido. El cambio en la estructura por edad fue muy acelerado. Mientras a Francia le tomó cien años pasar de un 7% a un 14% de población adulta mayor a Costa Rica le significó 20 años”, dijo.

#related

Conforme pasen los años, habrá menos población en capacidad de aportar al sistema para sostener la atención que demandan los más ancianos del país. La evidencia más clara está en los regímenes de pensiones.

La población adulta mayor se triplicará a la vuelta de las próximas décadas. Lo que a Europa le tomó 200 años alcanzar, a países latinoamericanos como Costa Rica le llevó, a lo sumo, 30 años. El país no se ha preparado. Son pocas las excepciones, como en la alcaldía de Cartago donde han abierto opciones para esta población. En la foto, el Centro Diurno del Adulto Mayor de Cocorí. Foto: Rafael Pacheco

La presión de la demanda de servicios, especialmente de salud y de cuido, ya la están empezando a sentir las actuales generaciones. Para quienes nazcan a partir de setiembre, esa presión será mucho mayor y la experimentarán a una velocidad exponencial.

Jiménez advierte que Costa Rica no se ha preparado, ni antes ni ahora, para este escenario. La institucionalidad, dijo, no se adaptó al envejecimiento pleno de la población costarricense, y las consecuencias tendrán que asumirlas las futuras generaciones.

Jiménez participó en una serie de cuatro videos como parte del proyecto informativo de La Nación sobre la llegada del tico 5 millones.

Varios especialistas analizan algunos de los escenarios más importantes para esta nueva generación. El grupo lo integran la demógrafa del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), Olga Araya Umaña, el demógrafo Luis Rosero Bixby, y el geriatra Fernando Morales Martínez, director del Hospital Nacional de Geriatría y Gerontología.