Ángela Ávalos. 25 marzo

Un total de 113 personas han sido vacunadas contra el virus del sarampión tras confirmarse que tuvieron contacto con la familia de misioneros estadounidenses con cuatro niños infectados con ese virus.

La vacunación incluye a vecinos de Cóbano, en Puntarenas, y Turrialba, en Cartago, según informó esta mañana el ministro de Salud, Daniel Salas Peraza.

Ese cantón cartaginés también lo visitó la misionera de Oregon enferma de sarampión, que estuvo con esta familia durante 15 días y que es considerada por los especialistas como el caso índice responsable de infectar, hasta el momento, a cuatro niños.

Esta mujer, también visitó varias comunidades de la península de Nicoya, y Limón durante los 15 días que permaneció en el país. Ella salió hacia Estados Unidos el 12 de marzo.

Estos menores, entre los 3 y 10 años, son cuatro de los nueve hijos de una pareja de misioneros estadounidense, residente en Cabuya de Cóbano.

El sarampión es una de las enfermedades más contagiosas. Puede producir graves secuelas en el cerebro, entre sus múltiples complicaciones. Foto Shutterstock
El sarampión es una de las enfermedades más contagiosas. Puede producir graves secuelas en el cerebro, entre sus múltiples complicaciones. Foto Shutterstock

Los hijos de esa pareja tienen entre uno y 17 años. Ninguno está vacunado y tampoco asisten a escuelas o colegios. Esto motivó la intervención del Patronato Nacional de la Infancia (PANI), apenas se supo del caso.

Daniel Salas Peraza aclaró que estos cuatro casos relacionados con uno importado, no provocarán una epidemia de sarampión en el país debido a las altas tasas de cobertura que hay entre la población.

Recordó que, precisamente, este 31 de marzo terminará una vacunación extraordinaria contra ese virus, que pretende alcanzar a 770.000 menores, entre los 15 meses y los diez años.

Salas dijo que esa campaña podría alcanzar una cobertura del 98% o más de la población objetivo.

Estos cuatro casos confirmados se suman a tres casos importados, que aparecieron a mediados de febrero.

Se trató en aquel entonces de una familia de turistas franceses que, casualmente, tenían planeado disfrutar sus vacaciones en un exclusivo condominio en Santa Teresa de Cóbano.

Las vacaciones, finalmente, las pasaron en un salón de aislamiento del Hospital Monseñor Sanabria, en Puntarenas. Salieron del país, el 6 de marzo.

Por ese caso, personal de Salud dio con 104 personas que tuvieron algún contacto con esos europeos.