Henry Mora asegura que se puede suprimir recursos en salarios, actividades protocolarias, publicaciones, gastos de representación y alimentación

Por: Natasha Cambronero 24 septiembre, 2014

El presidente legislativo, Henry Mora, propondrá a los jefes de fracción suprimir gastos por ¢300 millones del presupuesto del Congreso para el 2015.

El recorte significaría una reducción del 0,8% del plan de gastos de la Asamblea Legislativa, el cual para el próximo año alcanza los ¢35.362 millones, y contempla disminuciones en las partidas de salarios, actividades protocolarias, publicaciones, gastos de representación y alimentación.

Henry Mora, presidente de la Asamblea Legislativa, aprobó las modificaciones al Reglamento del Congreso y espera que avancen en plenario. | ARCHIVO
Henry Mora, presidente de la Asamblea Legislativa, aprobó las modificaciones al Reglamento del Congreso y espera que avancen en plenario. | ARCHIVO

Mora estima que se puede eliminar hasta ¢300 millones, pues una suma mayor pondría en riesgo el cumpliendo de obligaciones legales del primer poder de la República.

Aduce que si bien el Congreso al final del 2015 no ejecutará unos ¢2.000 millones, ese dinero no se puede suprimir en su totalidad con antelación, ya que algunas partidas tienen un tope de ley, como las dietas y las remuneraciones de los diputados.

“Históricamente los diputados no cobran un 5% de las dietas y por ese hecho no puede suprimir esos recursos. ¿Qué pasa si cobran más de lo habitual? ¿Con qué dinero se les va a pagar? No se puede hacer un recorte general a todas las instituciones por igual”, dijo Mora.

La propuesta será presentada el jueves en reunión de jefes de fracción y, la semana entrante, en la reunión del directorio legislativo.

En el mismo sentido de realizar ajustes en los planes de gastos, la mañana de este miércoles la Comisión de Asuntos Hacendarios aprobó recortar en ¢6.753 millones el presupuesto del Tribunal Supremo de Elección (TSE).

Los diputados acogieron una propuesta del legislador del PLN, Rolando González, de no incluir entre el plan de gastos del TSE una partida por concepto de deuda política para los comicios municipales del 2016.