El País

Por primera vez, Gobierno destina fondos para indemnizar tierras indígenas

Reserva ¢3.200 millones. Dueños no podrán vender o alquilar terrenos, que pasarán a las Asociaciones de Desarrollo Integral de cada territorio, mediante escritura pública

El Gobierno anunció este martes que destinará ¢3.200 millones para dar inicio al proceso de indemnización y devolución de tierras a favor de las comunidades indígenas. Será la primera vez en la historia que a través de un plan estatal de Recuperación de Territorios Indígenas (RTI) se devuelvan terrenos a estos ciudadanos.

Los propietarios no podrán vender o alquilar las propiedades, ya que ahora pasarán a la administración de las Asociaciones de Desarrollo Integral de cada territorio, mediante escritura pública.

Del total de fondos, ¢2.000 millones son aportados por el Instituto de Desarrollo Rural (Inder) y ¢1.200 millones están incluidos en el presupuesto del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG).

Las primeras tres fincas en proceso avanzado de indemnización se encuentran en Cabagra de Buenos Aires (Puntarenas) y en el territorio de Guatuso, ubicado en el cantón del mismo nombre en la provincia de Alajuela.

“En concordancia con el marco legal vigente, se realizó un riguroso proceso administrativo y se hizo el avalúo respectivo. Para llegar a este punto, fue necesario cumplir con una serie de requisitos legales y técnicos, desarrollados por los profesionales a cargo del Inder, quienes realizaron el estudio de toda la documentación existente como decretos y registros de las propiedades”, explicó Zapote.

El viceministro de la Presidencia, Randall Otárola, encargado de la agenda indígena, afirmó que en los últimos años se ha dado un impulso sistemático y planificado para reducir esta brecha de tierras. “Es por ello que se han realizado acciones para el impulso del plan RTI, pues sabemos que el goce pleno de los derechos de los pueblos indígenas está directamente relacionado a la posesión de sus tierras, territorios y recursos”, dijo.

Por su parte, el presidente ejecutivo del Inder, Luis Diego Aguilar, reconoció que esta es una deuda histórica que debía ser saldada desde hace más de 40 años. “Profesionales de la institución en distintas ramas como topografía, derecho y otras, están midiendo por primera vez y con tecnología de punta, cada uno de los 24 territorios indígenas de Costa Rica, y se está avanzando es un arduo proceso”, señaló.

A pesar de que la Ley Indígena tiene 45 años de vigencia, en todo este tiempo no se habían realizado mediciones pormenorizadas de los 24 territorios nacionales, ni se conocía su estado, áreas, cantidad de ocupantes no indígenas y fincas inscritas y sin inscribir.

Sin embargo, ahora se colocaron mojones a lo interno de los territorios para que sirvan de base a los topógrafos encargados, con el fin de ejecutar las actividades de levantamiento topográfico de propiedades y definición de los linderos, definidos en los decretos que los delimitan.

Además, el proceso de construcción de la información del Plan Nacional RTI también incluye la realización de actividades como censos, levantamientos topográficos de propiedades y caminos internos, conformación de expedientes y el desarrollo de los procedimientos administrativos ordinarios.

Los conflictos por tierras indígenas han propiciado enfrentamientos e incluso muertes, sobre todo en el sur del país.

José Andrés  Céspedes

José Andrés Céspedes

Periodista en la sección Sociedad y Servicios de La Nación, graduado de la Universidad de Costa Rica. Escribe sobre vivienda y trabajo.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.