Gerardo Ruiz R.. 10 marzo, 2016
José Joaquín Salazar defendió hasta el último momento de su gestión la legalidad de su nombramiento en el cargo de viceministro del MAG. Sin embargo, este jueves renunció, 24 horas después de revelarse que su designación reñía con la Ley de Equilibrio Financiero. | RAFAEL PACHECO
José Joaquín Salazar defendió hasta el último momento de su gestión la legalidad de su nombramiento en el cargo de viceministro del MAG. Sin embargo, este jueves renunció, 24 horas después de revelarse que su designación reñía con la Ley de Equilibrio Financiero. | RAFAEL PACHECO

San José

El Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) confirmó la renuncia del viceministro José Joaquín Salazar. El anuncio se hizo en un comunicado de prensa enviado a las 2:37 p. m.

La dimisión se da un día después de que La Nación publicara que Salazar había sido nombrado de forma ilegal en el cargo, porque no cumplió con la prohibición de siete años para ejercer cargos públicos luego de haberse acogido a la movilidad laboral voluntaria, según un pronunciamiento de la Procuraduría del 2015.

Pese a que Casa Presidencial instruyó ayer al ministro del MAG, Luis Felipe Arauz, a que solicitara otro pronunciamiento de la Procuraduría para determinar la situación de Salazar, este jueves por la mañana el presidente Luis Guillermo Solís dijo que esperaba que Salazar tomara una decisión en las próximas horas.

Solís afirmó que el Gobierno tenía la voluntad de respetar el pronunciamiento de la Procuraduría, en referencia al criterio jurídico del 2015.

Más temprano este jueves, el diputado Ottón Solís, fundador del Partido Acción Ciudadana (PAC), dijo a este diario que Salazar no debía permanecer "un minuto más" en el cargo, por haber desconocido la ley que le impedía retornar a la función pública antes de siete años desde su despido voluntario.

En su carta de renuncia, Salazar adujo que se marchó del puesto para no causar perjuicios ni distracciones que perjudiquen al Gobierno de Solís.

"Debido a los acontecimientos de los últimos días y con tal de no causar perjuicio ni distracción al Gobierno, he decidido presentarle mi renuncia a partir del día de hoy, al cargo que usted me encomendó. Durante este tiempo he servido al país con eficacia, dignidad y dedicación con el único interés de favorecer al sector que tanto amo y al cual pertenezco, al sector agropecuario nacional", se lee en la carta de Salazar dirigida al gobernante.

"José Joaquín se ha entregado con alma vida y corazón al cargo, trabajando a favor de las y los productores, con el único interés de favorecer al sector agropecuario y mejorar la gestión administrativa del ministerio", Luis Guillermo Solís Rivera.

El ahora exviceministro declaró este miércoles a La Nación que, en caso de determinarse la ilegalidad de su nombramiento, estaba en disposición de renunciar a su salario, no así al cargo que ostentaba desde el 8 de mayo del 2014.

Desde su nombramiento hasta la fecha, Salazar percibió una remuneración por más de ¢114 millones, sin contar cargas sociales.

Tras confirmarse la noticia de la renuncia de Salazar, la Presidencia emitió un comunicado extendiéndole su "más sincero agradecimiento" por los servicios prestados.

José Joaquín Salazar fue diputado del Partido Acción Ciudadana (PAC) en el periodo 2006-2010. Al terminar esa función retornó a sus labores en el Consejo Nacional de la Producción (CNP) de donde fue despedido voluntariamente en el 2012, recibiendo una liquidación de ¢53 millones por 25 años de servicio.

Esta semana Salazar y el jerarca del MAG, Luis Felipe Arauz, fueron el centro de un escándalo político por haber condicionado una readecuación de deudas y el uso de la Red de Frío de Zarcero a la Cooperativa Agrícola de Alfaro Ruiz (Coopagrimar R.L.), a cambio de que esa empresa privada destituya a toda su junta administradora y a su actual gerente.

Dicho condicionante fue calificado por los miembros de la junta como una intromisión y persecución política departe del Gobierno, por ser ellos miembros del Partido Liberación Nacional (PLN).

Noticia en evolución.