Por: Aarón Sequeira.   27 agosto
Rocio Aguilar, ministra de Hacienda. Fotografía José Cordero

El gobierno anunció, a las 6:30 p. m. de este lunes, que logró abrir una nueva negociación con las fracciones legislativas en busca de recuperar los ingresos perdidos en el proyecto de reforma fiscal, por lo que mantendrá convocado el expediente. En consecuencia, los diputados tendrán que continuar este martes con la votación de mociones.

A las 4 p. m., consciente de que carecía de los votos necesarios para revertir el debilitamiento de la reforma fiscal, el Ejecutivo anunció que desconvocaría el proyecto para evitar que este continuara su camino hacia el plenario con un mordisco de casi ¢100.000 millones en la recaudación anual esperada.

Sin embargo, unas dos horas después, Casa Presidencial informó de que no desconvocará. “La intervención de la ministra de Hacienda, Rocío Aguilar, en el plenario legislativo, para hacer una llamada de atención a los diputados, abrió nuevas posibilidades de negociación con las diferentes bancadas”, informó Zapote.

El proyecto se encuentra en el último periodo de votación de mociones de fondo en la comisión de reforma fiscal, foro donde la semana pasada diputados de Restauración Nacional (PRN), Frente Amplio (FA) e Integración Nacional (PIN), junto a un voto del PLN, exoneraron a la canasta básica del IVA, restándole ¢62.000 millones a los ingresos pretendidos.

Ver más!

Adicionalmente, Restauración, FA, PIN y la Unidad Social Cristiana (PUSC) exoneraron la educación privada, con lo que Hacienda perdió otros ¢27.000 millones, a los que se suman al menos ¢10.000 millones más por otras exoneraciones del impuesto sobre el valor agregado (IVA), como a la red de cuido y a dispositivos médicos.

En resumen, el Ejectivo vio reducirse la expectativa de recaudación adicional de ¢463.000 millones a ¢365.000 millones, lo que considera insuficiente para revertir el acelerado camino hacia la crisis fiscal y presentarse a solicitar financiamiento en organismos internacionales. Por tanto, este lunes, procuró obtener los votos necesarios para revertir la situación mediante mociones presentadas por el Partido Acción Ciudadana (PAC).

Sin embargo, no lo logró. Gustavo Viales, el voto del PLN que se unió al PRN y al FA, se negó a apoyar el restablecimiento del impuesto a los productos de canasta básica y, más bien, amenazó con darle el voto a mociones que eximirían a toda la cadena agropecuaria del impuesto. La reforma planteaba un 1% de impuesto a los bienes agropecuarios y un 2% al resto.

Por tanto, el jefe del PAC, Víctor Morales Mora, anunció antes de las 4 p. m. que desconvocarían el proyecto durante una conferencia de prensa en la que participaron también la ministra de Hacienda, Rocío Aguilar, y el ministro de la Presidencia, Rodolfo Piza.

“Hemos escuchado con mucha atención y hemos acompañado a la ministra en sus ocupaciones. El alto en el camino que ha planteado la ministra, se traduce en una desconvocatoria del proyecto 20.580 por parte del Poder Ejecutivo para que podamos tener un espacio de trabajo con las fracciones con las que hemos hecho equipo en este esfuerzo, la del PLN, la del PUSC, que acompañaron a la fracción del PAC en la aprobación del texto sustitutivo la semana pasada y que estamos trabajando juntas para avanzar con ese texto, pero también con las demás fracciones, con las que hemos trabajado la mañana de este lunes”, agregó.

No obstabte, esa posición cambió posteriormente. Wélmer Ramos, diputado del PAC que preside la comisión fiscal, declaró: “A partir de la visita de la ministra, ha habido una apertura, una mejor perspectiva. El asunto es cómo arreglamos el problema del agro y la canasta básica. Hay varias mociones en negociación, estamos en la construcción de una salida”.

Ver más!

Si se hubiese votado en la mañana, las mociones del PAC habrían sido rechazadas por PRN, FA, PIN y Gustavo Viales, de Liberación Nacional (PLN). Así, el proyecto habría llegado al plenario con menos recursos de los requeridos para paliar el déficit financiero del Gobierno.

En tanto, Rocío Aguilar se presentó en el plenario para expresarles a los diputados su preocupación por los cambios que ha sufrido el texto recientemente.

Los cambios a la reforma pueden ser cantos de sirena, agradables al oído pero que esconden serias consecuencias al país. Costa Rica se juega su futuro. El futuro del país está en manos de ustedes. Señoras y señores diputados, es importante considerar que no es una reforma para dispensar beneficios. Su objetivo es evitar un mal mayor, al cual nos acercamos de manera peligrosa y acelerada", les dijo la jerarca.

"Todos los sectores compartían criterio sobre la necesaria e importante reforma, la convicción de que había llegado el momento de su aprobación.

“Pero todos por igual tomaban tiempo para explicar lo diferentes que eran cada uno de los sectores. Todos apoyan, pero todos quieren una reforma personalizada.

“Tengo que ser honesta, de no revertir las reformas al proyecto, debemos tomar acciones para enfrentar los ajustes automáticos que harán los mercados. Las decisiones han debilitado el proyecto.

“Quiero que seamos francos con los costarricenses, reducir el tamaño de la reforma es un espejismo de corto plazo”, les añadió Aguilar

Luego, en conferencia de prensa dijo: “Lamentablemente, lo que ha ocurrido es que, a través de otro grupo de mociones, el rendimiento del texto se nos está drenando. Ese es mi llamado a los diputados para que hagamos un alto en el camino y tratemos de recuperar los ¢90.000 millones adicionales que está perdiendo la reforma porque, si ese ajuste no lo hacemos por el lado de ingresos, deberemos hacerlo por el lado de los gastos”.

Según el diputado Morales Mora, era necesario hacer una pausa para recuperar los contenidos presupuestarios que se habían contemplado en el texto sustitutivo del proyecto de Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas o reforma tributaria.

“No es un tema popular... no nos hace felices... pero es absolutamente necesario atenderlo”, enfatizó el líder del PAC.

Morales Mora afirmó que intentarán “volver a los contenidos del texto que propuso la reforma en Hacienda”.

Por su parte, el ministro de la Presidencia, Rodolfo Piza, aseguró que la intención es contar con una reforma fiscal más robusta.

“Creo que vamos a encontrar una solución razonable. El impacto de no encontrar solución sería de magnitudes superiores y muy grave para el país”, expresó Piza.

Casa Presidencial solo podría sostener una eventual desconvocatoria hasta este viernes 31 de agosto, pues ese día vence el periodo de sesiones extraordinarias, en el que el Gobierno maneja la agenda legislativa.

En conferencia de prensa, la ministra de Hacienda, Rocío Aguilar, retomó lo expresado a los diputados en plenario este lunes, donde les pidió que reviertan los cambios que hicieron a la reforma fiscal la semana anterior.

“No quiero ponerlo en términos de quién resulta ganador o perdedor. Gana el país”, afirmó la Ministra.

Aguilar fue enfática es que es necesario echar mano de las mociones existentes para integrarle al proyecto lo que necesita.

Asimismo, dijo que desnudar al plan fiscal de impuestos como el de la canasta básica empeoraría la evasión.

“Tenemos que volver a hablar de canasta básica y de educación. Tenemos que buscar el mayor equilibrio posible. Amortiguar el déficit y cambiar la trayectoria de la deuda. Transformar el vetusto impuesto de ventas al IVA que nos permite enfrentar de manera seria la evasión. Si no tenemos canasta básica, estamos abandonando la lucha contra la evasión", comentó la Ministra.

Carlos Avendaño: ‘Hay una fijación con la canasta básica’

El jefe de fracción del Partido Restauración Nacional (PRN), Carlos Avendaño, negó que sea su bancada la responsable del curso que ha tomado el trámite legislativo de reforma fiscal y, más bien, dijo que el Gobierno tiene una fijación con gravar la canasta básica.

“Aquí hay una fijación con la canasta básica y no hay forma de sacarlos de ahí”, afirmó el diputado restauracionista.

Avendaño insiste en que es posible trazar la cadena productiva con solo pasar a un modelo de IVA. No obstante, Hacienda ha explicado que la trazabilidad se pierde cuando se aplican exenciones.

“Aquí se ha tratado de buscar a Restauración Nacional como para echarle las culpas. Íbamos bien en el tren… Es, precisamente, cuando se desprende un vagón de Liberación que se descarrila el tren”, enfatizó el diputado.

Carlos Ricardo Benavides: ‘Ellos están contemplando otras alternativas que podrían funcionar’

Por su parte, el jefe de la bancada liberacionista, Carlos Ricardo Benavides, dijo que considera correcto que, ante las circunstancias, el Gobierno procure dialogar con todas las fracciones legislativas.

“Entiendo la angustia del Gobierno que, a fin de cuentas, terminará siendo la angustia de todos, y me parece que ellos deben de apurar o de intensificar las negociaciones con todas las fracciones sin descartar nada”, afirmó el líder verdiblanco.

Benavides recordó que todavía quedan más de 400 mociones en la comisión especial que analiza la reforma fiscal, algunas de las cuales podrían revertir los cambios que erosionan el proyecto. No obstante, reconoció que Gustavo Viales, miembro de su partido, rehúsa alinearse con el criterio de las otras dos liberacionistas que participan en ese foro: Silvia Hernández y Yorleny León.

“Por lo menos don Gustavo manifestó su negativa. Sin embargo, creo que ellos (el Gobierno) están contemplando otras alternativas que podrían funcionar, y eso habría que verlo tanto con Gustavo como con Yorleny y con Silvia, en lo que respecta a Liberación Nacional. En lo que respecta a otras fracciones, francamente, no sé”, comentó el jefe de fracción del PLN.

Sectores productivos reaccionan

La Cámara de Industrias de Costa Rica (CICR) aprueba la decisión del Gobierno de desconvocar la reforma tributaria y considera que los motivos para hacerlo son “razonables”.

“Lamentablemente, hay grupos políticos, diputados y sectores que no están pensando en Costa Rica y con algunas mociones que han aprobado, desvirtúan y disminuyen el impacto del plan fiscal en la solución de las finanzas públicas, que es urgente”, expresó Enrique Egloff, presidente de la Cámara.

En criterio de los industriales, “el proyecto se había venido mejorando sustancialmente hasta la semana pasada, cuando se comenzaron a aprobar mociones que afectan el balance logrado entre ingresos y gastos”.

La CICR recalcó su esperanza en que prevalezca en los diputados el sentido de responsabilidad y se reviertan los recientes ajustes hechos a la reforma fiscal.

“No podemos volver a tener en el país una crisis como la vivida a principios de los ochentas”, concluyó el pronunciamiento del sector industrial.

En tanto, la Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (Ucaepp) consideró urgente que el Congreso decida sobre la reforma fiscal.

“El país merece saber transparentemente cuál es la posición en la Asamblea Legislativa, si están dispuestos (los diputados) a votar a favor o en contra el plan fiscal, eso sí, que se conozca bien cuál será el destino del país ante tales decisiones”, comentó Gonzalo Delgado, presidente de la agrupación.

Los empresarios esperan que el debate entre los diputados logre, efectivamente, contener el gasto.

"La discusión del plan fiscal es necesaria para el país, sobre todo que exista una efectiva contención del gasto, dado que pocos efectos tendríamos al elevar las tasas impositivas si seguimos, como país, aumentando los egresos, por lo que esperamos una discusión de altura en el seno de la Asamblea Legislativa”, agregó Delgado.

Sector agro dividido: voceros piden IVA para canasta, otros grupos no

Antes de encerrarse en reunión directa con los diputados, el Gobierno y varios legisladores recibieron a voceros de la Alianza Nacional Agropecuaria (ANA), quienes alegan que la eliminación del IVA para los bienes de la canasta básica, tanto la tasa general del 2% como la específica del 1% para los bienes agropecuarios, resulta una lesión para el sector.

En la cita participaron Guido Vargas, de la Unión de Pequeños Productores Agropecuarios Costarricenses (UPA Nacional), y Juan Rafael Lizano, de la Cámara Nacional de la Agricultura y la Agroindustria (CNAA).

“El problema de fondo es que hubo una negociación de muchos meses, quizá años, logramos llegar al 1% y ahora se regresa al 13% para materias primas, que eso nos afecta. Vuelve a pasar del 1% al 13%. Eso afecta totalmente al sector productivo", explicó Vargas.

Lizano reiteró la larga negociación que se dio entre el sector agropecuario y el Gobierno, para que ahora una moción aprobada por los legisladores se la traiga abajo.

“Habíamos llegado al 1% del IVA. Eso está bien, porque da la trazabilidad necesaria para que todas las etapas de la economía paguen su impuesto y lo reporten. Con esta moción, se quitó la parte de la canasta que va al público y el impuesto, que ahora ya no sería el 1%, sino un 13% a las materias primas que entregamos a las fábricas, piña para jugo, café en fruta para moler y tostar, la caña para hacer azúcar, papas para las papas tostadas”, manifestó Lizano.

“Eso es una torta, no se puede hacer. Creo que hay disposición de los diputados y nunca lo habían visto tan claro como en este momento”, añadió el presidente de la CNAA.

Pero mientras Vargas y Lizano conversaban con diputados y Gobierno, afuera varias decenas de agricultores gritaban consignas en contra del plan fiscal y todo lo que suene al impuesto sobre la canasta básica. Varios de ellos, incluso, hicieron llamados a bloquear las vías nacionales como mecanismos de presión.

A la vez que el agro negocia con los diputados por que el estado de cosas vuelva a la situación ya planteada en el texto sustitutivo del Gobierno, la Cámara Costarricense Norteamericana de Comercio (AmCham) lanzaba un reclamo en contra de una de las reformas planteadas en el plan fiscal.

Se trata de la disposición para que solamente las compras de bienes y prestación de servicios para la exportación califiquen para la exención del IVA, que según Elías Soley, presidente de la AmCham, generaría “inseguridad jurídica” para las empresas en régimen de zona franca.

“Es muy desafortunada esa modificación, porque genera inseguridad jurídica y afecta los encadenamientos productivos” entre las empresas en régimen de zona franca y los prodcutores nacionales, alega Soley.

“La iniciativa del Ministerio de Hacienda no es congruente con el deseo del presidente, Carlos Alvarado, quien reiteradamente ha manifestado que esta reforma no afectará las zonas francas”, agregó el vocero de la Cámara.

Soley lo que asegura es que, al fijar muy específicamente cuáles bienes y servicios se eximirían del IVA, se le impondría el IVA a los encadenamientos productivos.

“El establecimiento de una condición diferenciada entre exportación y compra local es indudablemente un desestímulo a los encadenamientos productivos. Creemos que es importante que exista claridad respecto a la exención de todo tipo de compras de bienes y servicios de compras, independientemente del destino del producto. De aprobarse esa medida, se estarían cambiando las reglas del juego y atentando contra la seguridad jurídica que requieren las empresas que operan en zonas francas”, alegó Soley.