Rebeca Madrigal Q..   4 septiembre
En la foto Helio Fallas (izquierda) y Luis Guillermo Solís. Fotos: Mayela López.

El gobierno de Luis Guillermo Solís pagó deuda pública de corto plazo sin contenido presupuestario desde los meses de febrero y marzo.

Así lo confirmó este martes la ministra de Hacienda, Rocío Aguilar, en el Congreso, ante una consulta de La Nación.

La administración Solís destinó unos ¢188.000 millones para pagar bonos de corto plazo después de que se había agotado la partida presupuestaria para ese rubro, en el mes de enero.

Rocío Aguilar explicó cómo detectaron lo sucedido: “Si bien se hablaba de la necesidad de un presupuesto extraordinario, no se advirtió que ya se estaban realizando pagos que no tenían la partida presupuestaria. De hecho, en revisiones posteriores, lo que hemos determinado es que eso se venía haciendo en los meses de febrero y marzo. Y lo que se hizo fue, vía decreto ejecutivo, tomar la partida del segundo semestre, cubrir ese diferencial dejando desprotegido el segundo semestre”

“Ya para el mes de febrero y para el mes de marzo, según la contabilidad, no había previsión presupuestaria”, añadió.

Para este 2018, el gobierno de Solís presupuestó ¢447.000 millones para el pago de la deuda de corto plazo (menos de un año).

Sin embargo, el monto presupuestado estaba muy por debajo de la realidad, pues, en el segundo semestre del 2017, Hacienda obtuvo compromisos por ¢891.000 millones mediante la venta de bonos de corto plazo que debía pagar a los inversionistas este año, principalmente en el primer trimestre.

Solo en diciembre, el gobierno se endeudó por ¢567.000 millones para el pago de salarios y aguinaldo, de acuerdo con datos de Crédito Público del Ministerio de Hacienda.

El 13 de marzo, ante el faltante de los primeros meses del año, el Ministerio de Hacienda trasladó, mediante un decreto, ¢413.000 millones de la partida de amortización de deuda de largo plazo a la de corto plazo. Luego, ambas partidas se agotaron desde junio, confirmó la dirección de Crédito Público.

El decreto lo firmaron el entonces ministro de Hacienda, Helio Fallas, y el entonces presidente, Luis Guillermo Solís.

La ministra Aguilar no detalló si, en el traslado presupuestario de marzo, se consideraron los pagos que ya se habían hecho. Sí confirmó que esos traslados no pueden ejecutarse de forma retroactiva.

“Si no se hubiera descubierto esos meses con el traslado, yo no hubiera quedado sin presupuesto los meses siguientes”, indicó Aguilar.

La ministra aseguró que se enteró sobre estos pagos “en estos días”, pero que presentará los detalles ante los diputados el próximo jueves ante la Comisión de Ingreso y Gasto Público que investiga el hueco presupuestario que presentó el gobierno desde junio.

Ante esa comisión, comparecieron el exministro de Hacienda, Helio Fallas, y la tesorera nacional y ex viceministra de Egresos, Marta Cubillo. Ninguno reconoció estos pagos ante los diputados.

Fallas tampoco advirtió de la situación a Aguilar cuando tuvieron una reunión de transión el 4 de mayo.

Desde febrero, funcionarios de Crédito Público advirtieron a las autoridades de la administración anterior, incluida la tesorera nacional, de un faltante en el presupuesto para la amortización de deuda por ¢850.000 millones.

En reiteradas ocasiones, comunicaron, vía electrónica, que el presupuesto de corto plazo se agotó en febrero, y que el total del presupuesto para el pago de deuda se agotaría en mayo, aún con el traslado presupuestario.

Ante esa situación, el gobierno de Carlos Alvarado se vio en la obligación de pagar al menos ¢182.000 millones sin contenido presupuestario, por deudas de corto y largo plazo, debido a que, cuando entró, las partidas estaban agotadas.

Cronograma de hechos y hallazgos sobre el hueco presupuestario

- Presupuesto 2018

El Ministerio de Hacienda subestimó la partida para el pago de deuda en ¢300.000 millones, con la expectativa de canjear ese monto. Sin embargo, no se cumplió esa meta.

En la composición del servicio de la deuda se dejó una previsión de ¢1.08 billones para la deuda de largo plazo y ¢447.000 millones para la deuda de corto plazo.

- Colocación extraordinaria de títulos de corto plazo

Ante la urgencia de recursos para el pago de gastos ordinarios, en especial de salarios, Hacienda colocó, en el segundo semestre del 2017, deuda de corto plazo por ¢891.000, mucho más de los ¢447.000 millones presupuestados. Así lo confirmó la dirección de Crédito Público. Esta deuda vencía, en su mayoría, en el primer trimestre de 2018.

- Partida de un año se agotó en días

Con los vencimientos de títulos de corto plazo encima, Hacienda agotó en un mes la totalidad de la previsión que dejó para todo el 2018 para pagar deuda de corto plazo. La actual jerarca, Rocío Aguilar, confirmó que según los registros contables, en enero, se agotó el contenido presupuestario para esa obligación.

- Pagos sin contenido presupuestario

Ante la carencia de recursos, el gobierno de Solís pagó sin contenido presupuestario deuda de corto plazo porque la mayoría vencía entre enero y marzo. Se estima que el pago sin la debida autorización fue de ¢188.000 millones. Se desconoce de cuál partida se tomó para el pago de la deuda que vencía entre febrero y marzo.

- Advertencias

El 21 de febrero, una funcionaria de Crédito Público, Ana Beatriz Hernández, advirtió de que faltaban ¢850.000 millones para pagarle a los acreedores. Así lo expuso en un correo que envió con copia a la viceministra de Egresos y tesorera nacional, Marta Cubillo, y al entonces director de Crédito Público, Julio Espinoza.

“El presupuesto resulta insuficiente para registrar, en el corto plazo, los movimientos desde el mes de enero, situación que obligó a presentar el primer traslado presupuestario para fondear momentáneamente el corto plazo sin que se tengan recursos disponibles en el largo plazo, pero por oportunidad fue necesario hacer el traslado”, advierte el mensaje.

- Aviso al ministro

Según las declaraciones de Cubillo y Espinoza ante la Comisión de Ingreso y Gasto, en los primeros días de marzo se comunicó, verbalmente, a Helio Fallas, sobre el faltante presupuestario.

- Decreto para trasladar recursos

Según el exministro Helio Fallas, el gobierno se jugó el chance de esperar la colocación por $1.500 millones de deuda a largo plazo para poder honrar las obligaciones que se vencían a inicios de año.

Sin embargo, el concurso se declaró infructuoso el 13 de marzo.

Un día después, Fallas decretó un traslado presupuestario por ¢413.000 millones para asumir la deuda de corto plazo, dejando las obligaciones de largo plazo sin contenido.

En su comparecencia en la Asamblea Legislativa, Fallas negó que a esta altura, conociera de una cifra precisa para solicitar un presupuesto extraordinario.

- Nueva advertencia

En un nuevo correo del 19 de abril, Ana Beatriz Hernández reiteró la urgencia de solicitar a la Asamblea Legislativa un presupuesto extraordinario, puesto que la partida aprobada para el 2018 ya no daba abasto. Se agotaba en mayo.

“El monto del faltante es significativo y conforme se lo expusimos a la Tesorería (Nacional) meses atrás, se tiene disponible para registrar (pagar deuda) hasta el mes de mayo, razón para la cual es necesario que se retome el tema y se tomen las medidas que corresponden, sobre todo el tiempo que se demora en aprobarse un presupuesto extraordinario”, escribió Hernández.

Para ese mes, el faltante era de ¢815.000 millones, cifra muy similar a la que se había estimado desde el mes de febrero: ¢850.000 millones.

- Reunión de mandos medios

En una reunión de mandos medios, el 26 de abril, se acuerda delegar en la dirección de Crédito Público, una propuesta de presupuesto extraordinario para presentarla a la Asamblea Legislativa.

- Omisión de Fallas

Pese a todas las alertas de los mandos medios, Helio Fallas no advirtió a la nueva ministra que heredaría un hueco en el presupuesto en una reunión de transición. El encuentro se dio el 4 de mayo.

- Administración Alvarado Quesada es alertada

Con la llegada del nuevo gobierno, el actual director de Crédito Público, Melvin Quirós, comunicó al viceministro de Ingresos, Rodolfo Cordero, sobre el faltante presupuestario.

En ese mensaje, Quirós insiste en que el presupuesto se agota y que el hueco es de ¢800.000 millones. Afirma que se vuelve “ineludible la solicitud de recursos extraordinarios" y hace una excitativa a las nuevas autoridades para que respondan a los llamados que anteriormente no se valoraron.

- Pagos ilegales

En junio, tal como lo habían advertido las autoridades de Crédito Público, se agotaron las partidas para el pago de la amortización de la deuda interna, por lo que las actuales autoridades se ven en la obligación de correr a elaborar un presupuesto extraordinario, pero no sin antes pagar, sin aval legislativo, ¢182.000 millones entre junio y julio.

- Cifra final

El 10 de julio, el director de Crédito Público envía una cifra final a la directora de Presupuesto Nacional para que presente un presupuesto extraordinario. En total, se requieren de ¢600.000 millones.

- Presentación de presupuesto extraordinario

Hacienda presenta formalmente a la Asamblea Legislativa el presupuesto extraordinario.

- Ministra confirma pago ilegal

El 7 de agosto, ante los diputados, Aguilar confirmó que Hacienda tuvo que recurrir a pagos sin aval legislativo para honrar la deuda de largo y de corto plazo. No haber pagado la deuda, hubiese tenido consecuencias "nefastas" para el país, en palabras de la contralora general, Marta Acosta.

- Comparecencia de Helio Fallas

El exjerarca negó conocer de un monto preciso para presentar un presupuesto extraordinario a tiempo durante su administración. En su comparecencia en la Comisión de Ingreso y Gasto que investiga el faltante, Fallas negó haber hecho pagos sin contenido presupuestario.

Este fue el intercambio entre el exfuncionario y la diputada de Liberación Nacional, Franggi Nicolás, en la audiencia del pasado 20 de agosto.

Nicolás: Don Helio, ¿usted, alguna vez, como ministro de Hacienda realizó pago alguno sin contenido presupuestario y sin el aval de la Asamblea Legislativa?

Fallas: Nunca.

Nicolás: ¿Y por qué razón nunca hizo un pago sin contenido presupuestario?

Fallas: No lo necesito. ¿Por qué no, me dice usted, no lo hice? Ah, bueno, que si hay alguna…

Nicolás: Que si usted, como ministro de Hacienda, en algún momento hizo algún pago sin contenido presupuestario y sin el aval de la Asamblea Legislativa.

Fallas: No, no. Ya le contesté que no.