Sofía Chinchilla Cerdas. 25 octubre
Las publicaciones de los diputados del PLN Thompson y Nicolás enfurecieron a cientos de cibernautas, a quienes les dieron a entender que Hacienda hizo el ajuste en respuesta a su decisión de rebajar el cobro del marchamo, cuando en realidad, la autoridad tributaria hizo el ajuste de rutina que se aplica desde hace seis años en la misma época.
Las publicaciones de los diputados del PLN Thompson y Nicolás enfurecieron a cientos de cibernautas, a quienes les dieron a entender que Hacienda hizo el ajuste en respuesta a su decisión de rebajar el cobro del marchamo, cuando en realidad, la autoridad tributaria hizo el ajuste de rutina que se aplica desde hace seis años en la misma época.

El domingo 11 de octubre, los diputados de Liberación Nacional (PLN), Roberto Thompson y Franggi Nicolás, denunciaron en sus redes sociales lo que calificaron como una movida del Ministerio de Hacienda para entorpecer su plan de reducir el marchamo del 2021.

En sus cuentas de Twitter y Facebook, publicaron que, el 6 de octubre, Tributación corrió a actualizar el valor de los vehículos después de que el día anterior, en el Congreso, la Comisión de Asuntos Económicos dictaminó un proyecto de ley para bajar el impuesto sobre la propiedad de vehículos entre un 50% y un 5%.

El anuncio enfureció a cientos de usuarios en redes sociales, quienes se apresuraron a exigir medidas para revertir la “matráfula” del Gobierno; algunos incluso llamaron a boicotear el pago del marchamo 2021.

Sin embargo, el mismo 11 de octubre, se conoció que las afirmaciones de los diputados fueron inexactas e indujeron a error a sus seguidores.

En realidad, el ajuste que Thompson y Nicolás denunciaron fue la actualización ordinaria que Hacienda realiza en esta época del año, desde el 2014, lo que no tiene nada que ver con el cobro del marchamo del próximo año.

Para el próximo marchamo, más bien, Hacienda estimó una depreciación del -10,07%, lo que significa que el valor fiscal de los autos bajará para el 88% de la flotilla, pero esa actualización aún no ha sido publicada

Ante la aclaración de Hacienda, Thompson se defendió con el alegato de que él cuestionará “lo que tenga que cuestionar”.

El malentendido que desataron él y Nicolás, sin embargo, se quedó en el debate público, al grado de que la defensora de los Habitantes, Catalina Crespo, envió un comunicado en el que anunció su intervención ante Hacienda “para conocer el sustento técnico que motivó la decisión de revisar, de oficio, el valor fiscal de bienes muebles e inmuebles”.

Revuelo por actualización ordinaria

El domingo 11 de octubre, Thompson publicó en Twitter a las 11:30 a. m.: “Cuando parece que ya nada nos puede sorprender más de este gobierno, aparece Hacienda actualizando el valor de los vehículos el pasado 6 de octubre (cuando corresponde hacerlo en enero de cada año) precisamente después de ser dictaminado el proyecto de rebaja del marchamo”.

Argumentó que así lo notó al revisar la plataforma virtual AutoValor, del Ministerio de Hacienda, y observar que la nueva fecha de avalúo para los vehículos es el 6 de octubre del 2020.

Seis horas después, Nicolás replicó el reclamo en su página de Facebook.

“Espero que el Gobierno no esté pretendiendo AUMENTAR EL VALOR DE LOS VEHÍCULOS, para que en el cálculo, los costarricenses terminen PAGANDO LO MISMO O MÁS en su marchamo, a pesar de nuestro esfuerzo por rebajarlo en la Asamblea Legislativa”, publicó la verdiblanca.

Una de las primeras en reaccionar al tuit de Thompson fue la diputada independiente Zoila Rosa Volio.

“Eso no se vale. Solo ocurrencias tras ocurrencias”, comentó Volio.

Decenas de personas hicieron comentarios similares: “Esperemos acciones concretas contra esta arbitrariedad !!”, “Y ustedes como 'buenos diputados de oposición, van a traerse abajo esa matráfula?” y “Ahora que TODOS están, estamos, envalentonados y muchos organizan bloqueos ilegales, ¿por qué NO nos organizan y NO pagamos marchamo este año?”, fueron tres de las primeras respuestas al tuit de Thompson.

La aclaración la dio Elian Villegas, ministro de Hacienda, en entrevista con El Financiero.

“Lo que indica don Roberto Thompson es totalmente incorrecto”, afirmó el jerarca.

Villegas aportó las fechas en las que se hicieron las actualizaciones en los seis años previos: el 24 de octubre en el 2014, el 3 de noviembre en el 2015, el 10 de octubre en el 2016, el 18 de octubre en el 2017, el 16 de octubre en el 2018 y el 8 de octubre en el 2019.

Y añadió: “No tiene absolutamente nada que ver con ninguna otra razón, ni con impuestos que en algún momento se hayan indicado o cosa por estilo. Es algo que se hace ordinariamente en esta fecha y desgraciadamente aquí, en este caso, es un error delicado de don Roberto Thompson que está lanzando un tuit con información errada y que confunde en un momento donde Costa Rica necesita claridad y no este tipo de informaciones”.

Tributación precisó que los valores fiscales para el cobro del marchamo se conocerán al ser publicados mediante un decreto en el diario oficial La Gaceta.

La aclaración de Hacienda molestó a Thompson, quien volvió a Twitter a las 7.27 p. m. diciendo: “Se equivoca el Señor Ministro. Como costarricense y como diputado cuestionaré lo que tenga que cuestionar. Su obligación es responder. No calificar mis intenciones”.

Al día siguiente, en una seguidilla de 15 tuits, el diputado insistió en su reclamo. Thompson se negó a aceptar el argumento de que la actualización se hace en octubre desde hace seis años.

“La ley establece que la actualización del valor debe realizarse en enero (...) El haberlo hecho mal, no justifica el que se siga haciendo mal (...)”, afirmó el verdiblanco.

Alegó que, al hacer el ajuste en octubre, no se toma en cuenta la depreciación y, en muchos casos, se incrementa el valor del vehículo.

Consultado por La Nación, Carlos Vargas, director general de Tributación, explicó que esa afirmación tampoco es correcta.

El funcionario recordó que el marchamo que saldrá al cobro el próximo mes corresponde al año 2021. Señaló que no se puede tomar como referencia el valor que vayan a tener los vehículos en enero del próximo año, porque se trata de un momento que no ha ocurrido.

Y, si la referencia fuera enero del 2020, el marchamo le saldría más caro a los contribuyentes.

“Estaría quitándoles a las personas prácticamente un año de depreciación, por eso es que el reglamento lo hace lo más cercano a la fecha de cobro. ¿Por qué en octubre? Porque el INS necesita tres o cuatro semanas para procesar la información y generar los recibos de pago”.

“Si se hiciera como lo pretende la gente, sería sobre un valor al cual no se le ha aplicado el índice de depreciación, y el índice de este año fue negativo (-10,07%), eso significa que el 88% de la flotilla disminuyó el valor fiscal. Si no se hiciera de esa forma y se dijera que es enero de este año, estaríamos aplicando el impuesto sobre un mayor valor, no tendrían el beneficio que pretenden tener”, explicó Vargas.

Thompson incluyó en su hilo de tuits capturas de pantalla de personas que dicen haberse dado cuenta de que el valor de sus vehículos está más alto con respecto al año pasado.

Al respecto, desde el 13 de octubre, Tributación aclaró que los valores fiscales que salen reflejados en este momento en el sistema de consulta en línea no son los que aplicarán para el cobro del marchamo 2021. Los montos actualizados, afirmó, se conocerán hasta que se publique el decreto correspondiente en La Gaceta.

Hacienda espera que la publicación esté lista dentro de unos 10 días.

Según Vargas, además del 88% de la flotilla al que le disminuirá el valor fiscal, hay un 11% cuyo precio ni subirá ni bajará mucho, porque son nuevos o por alguna otra razón especial. Para cerca de un 1% aumentará porque tienen poca salida del mercado o se venden poco, por ejemplo.

Hacienda ha reiterado dichas explicaciones los últimos 15 días, pero persiste la idea de que el Gobierno quiso aumentarles el cobro del marchamo.

“No bajaron el marchamo más bien nos aumentaron el valor fiscal de un bien que cada vez se deprecia más y solo en Costa Rica aumenta", comentó el mismo día el cibernauta Adrián Palacios.

Thompson, por su parte, insistió en Twitter en que su cuestionamiento es válido. Afirmó, además, que la agitación causada por el malentendido es responsabilidad de otros.

“La crispación social la provocan quienes intentan acallar las voces que cuestionan y denuncian, ejerciendo no solo un derecho de todos, sino un deber de quienes ejercemos un cargo de representación”, tuiteó el diputado.