Por: Natasha Cambronero 26 mayo, 2017
Los dos funcionarios denuncias por una supuesta beligerancia política trabajan en el Registro Civil.
Los dos funcionarios denuncias por una supuesta beligerancia política trabajan en el Registro Civil.

El Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) estudia una denuncia por presunta beligerancia política contra dos de sus funcionarios por votar en la convención interna del Partido Liberación Nacional (PLN), el pasado 2 de abril.

Se trata de dos empleados del Registro Civil: un oficinista y un profesional categoría 1 (bachiller universitario), quienes fueron reportados, el pasado 19 de abril, por la jefatura de uno de ellos.

De acuerdo con el artículo 146 del Código Electoral, "toda persona empleada del TSE" tiene prohibido participar en actividades político electorales. Solo pueden ejercer el derecho a emitir su voto el día de las elecciones nacionales.

Andrei Cambronero, letrado del TSE, confirmó que el caso se encuentra bajo análisis en la fase inicial de admisibilidad.

En esa etapa, la sección especializada determina si la denuncia cuenta con los requisitos establecidos en el Código y si hay elementos suficientes para iniciar una investigación.

Cambronero explicó que la eventual investigación estaría a cargo de la Inspección Electoral. Dicha dependencia debe emitir, posteriormente, un informe a la sección especializada, para que se abra un proceso ordinario y se convoque a audiencia a los denunciados y al denunciante.

Una vez concluida la etapa de audiencias y de recepción de la prueba, los magistrados proceden a emitir una sentencia.

Los funcionarios denunciados se exponen a dos sanciones si se determina que incurrieron en beligerancia política: la destitución de su cargo y una inhabilitación, de dos a cuatro años, para ejercer cargos públicos.

El TSE no tiene un plazo perentorio para tramitar la denuncia. El nombre de las partes es privado hasta que el proceso no concluya.

Una dimisión por la misma causa

El domingo pasado, Casa Presidencial confirmó la renuncia del ministro de Ciencia y Técnología, Marcelo Jenkins, ante una posible beligerancia política.

Jenkins reconoció al presidente de la República, Luis Guillermo Solís, que él fue a votar a la contienda interna del PLN. Ante ello, el mandatario le solicitó la dimisión.

Dicha conversación ocurrió el viernes pasado. Sin embargo, la salida del ministro no se hizo pública hasta dos días después.

Sergio Alfaro, ministro de la Presidencia, fue quien alertó al presidente sobre la eventual beligerancia política.