Sofía Chinchilla C.. 10 agosto
Tres exdiputadas se disputan la presidencia: Emilia Molina (2014 - 2018), Carmen Muñoz (2010 - 2014) y Marta Zamora (2002 - 2006).
Tres exdiputadas se disputan la presidencia: Emilia Molina (2014 - 2018), Carmen Muñoz (2010 - 2014) y Marta Zamora (2002 - 2006).

Tres exlegisladoras se disputarán, este sábado, la presidencia del Partido Acción Ciudadana (PAC) durante una asamblea convocada para renovar la cúpula de esa agrupación.

Las aspirantes son las exdiputadas Emilia Molina (2014-2018), Carmen Muñoz (2010-2014) y Marta Zamora (2002-2006). Sin embargo, durante la elección podrían surgir más candidaturas

Además de la presidencia, los miembros de la Asamblea Nacional del PAC tendrán que llenar otras tres plazas vacantes del Comité Ejecutivo: secretaría general, tesorería y subtesorería.

El PAC renovó los seis puestos de su cúpula en setiembre del año anterior, con nombramientos por cuatro años.

Sin embargo, luego de ganar los pasados comicios electorales, el Partido se quedó sin dos de sus jerarcas: Marcia González, quien ocupaba la presidencia, fue designada como ministra de Justicia; mientras que Laura Pacheco, la extesorera, funge desde mayo como viceministra de Economía.

También quedaron vacantes las plazas que dejaron Ronald Flores, exsecretario general, y Rafael Marín, exsubtesorero.

Según informó José Alfredo Chavarría, vicepresidente del Comité Ejecutivo, la elección se realizará a partir de las 9 a. m. en la sede del partido, en San Pedro de Montes de Oca. Podrán votar los 80 miembros de la Asamblea Nacional del PAC: 10 representantes de cada una de las siete provincias, y 10 miembros de la juventud.

Acción Ciudadana rige sus elecciones internas por un principio de alternancia, lo que quiere decir que los puestos deben intercalarse entre hombres y mujeres. Por eso, la sustituta de González también debe ser una mujer.

Las propuestas de las candidatas

Las tres candidatas a la presidencia del Comité Ejecutivo mencionaron la preparación del PAC para las elecciones municipales del 2020 como una de sus prioridades.

Molina sostuvo que el reto del Partido es ganar en más cantones que en los comicios anteriores (cuando solo ganaron en seis lugares, de 81), pero también que las candidaturas a las alcaldías se distribuyan equitativamente entre hombres y mujeres.

“Yo he estado trabajando con el tema de la paridad muy fuertemente desde la Asamblea Legislativa, es un compromiso que tengo y precisamente por la paridad que se practica en el PAC es que mañana (sábado) tengo la opción de optar por la presidencia siendo mujer”, aseveró Molina.

La exlegisladora también se comprometió a ser vigilante de que la administración de Carlos Alvarado cumpla con el plan de gobierno con el que el partido ganó las elecciones.

Por su parte, Muñoz propone fortalecer la estructura del PAC en todas las regiones del país, pero también piensa que se deben valorar posibles alianzas o coaliciones con otras fuerzas políticas cantonales, para las elecciones municipales.

“El Partido no ha logrado enamorar a los electores de la misma manera que lo hace en el ámbito nacional, de tal manera que es un reto. No podríamos ir con recetas porque cada cantón tiene una realidad particular que debe ser leída por las estructuras locales a efectos de determinar como los liderazgos internos del partido o los de otras organizaciones podrían eventualmente favorecer la participación en solitario del partido, o con otras fuerzas políticas presentes en el ámbito local”, manifestó la también exviceministra de Gobernación.

Zamora, por su parte, es crítica de los fallos que, en su opinión, ocurrieron durante el mandato del expresidente Luis Guillermo Solís y durante los primeros meses de la administración actual, la segunda del PAC.

Citó, por ejemplo, los incentivos salariales que devengaron irregularmente y durante meses varios altos funcionarios del gabinete de Solís. También, aseguró que en ambos gobiernos hubo “amiguismo" en los nombramientos.

La exparlamentaria también aboga por retomar los “nortes conceptuales” del PAC, pues considera que el partido se ha desviado en sus prioridades.

“Hay temas de conciencia, yo creo que todo el mundo sabe cuáles son. Yo estoy de acuerdo con todo lo que es el reconocimiento de los derechos humanos, creo que eso ha sido un lema de nuestro partido, pero a veces nos excedemos en esos temas. Y al final, son temas de conciencia que los señores diputados, por ejemplo, en el campo legislativo, tienen que ir a votar, como sus conciencias les dicten, y ahí entramos en algún tipo de discrepancia”, dijo Zamora.