Por: Esteban Ramírez C., Alexánder Sánchez, Ximena Alfaro M..   4 febrero

¡No pude votar! Con esta frase, ahogada en sollozos, María Elena Vásquez salió a las 6:00 p. m. de la junta receptora número 1.477 del Liceo Mauro Fernández, en Tibás, al ver que, a pesar de la carrera, no logró encontrar a tiempo su recinto de votación.

Su frustración por no poder votar este domingo 4 de febrero tiene una explicación adicional. Ella contó que, pasadas las cuatro de la tarde, recién se bajó del avión que la trajo desde México, y aunque hizo todo lo que pudo, no logró ejercer el sufragio.

“Para mí esto es muy doloroso. Hice todo el esfuerzo. He corrido demasiado. No lo logré”, expresó.

Al filo de las 6:00 p. m. de este domingo de elecciones las juntas receptoras se aprestaban para recibir a los últimos votantes antes del cierre oficial de la jornada.

Al igual que María Elena, otros electores corrieron por los pasillos de los centros de votación, pero a diferencia de ella, sí lograron llegar hasta la urna.

También en el Liceo Mauro Fernández, Ana María Córdoba se presentó a votar a escasos 15 minutos para que finalizara la recepción de votos. Ella narró que estaba trabajando, y que pidió permiso para poder llegar hasta su recinto electoral.

“Creo que esto (la votación) hay que hacerlo, es un país súper democrático donde hay que aprovechar que tenemos la oportunidad de votar (…) Tenía pavor de quedarme afuera (del centro de votación)”, manifestó.

Silvi Alejandra Cordero aguardaba detrás de ella, y explicó que tuvieron que apurarse pues andaba de visita en un albergue; poco tiempo después ella pudo ingresar al aula donde la esperaba su mesa de votación.

Incluso, a pocos minutos para que dieran la 6:00 p. m., la sala donde se entregan las cédulas, en la sede central del Tribunal Supremo de Elecciones, en San José, todavía mostraba algo de fila, barullo y personas que salían a prisa para tratar de llegar a tiempo a los recintos.

Este fue el caso Óscar Barrientos quien salió el sábado para hacer un mandado y se le extravió la cédula. Este domingo 4 de febrero llegó a la sede central de TSE para reponer su documento de identidad y salir a prisa a votar.

Óscar Barrientos salió el sábado para hacer un mandado y se le extravió la cédula. Este domingo 4 de febrero fue de los en llegar a la sede central de TSE para reponer su documento de identidad.
Óscar Barrientos salió el sábado para hacer un mandado y se le extravió la cédula. Este domingo 4 de febrero fue de los en llegar a la sede central de TSE para reponer su documento de identidad.

La presentadora de televisión, Viviana Calderón, también fue una de las últimas en recoger la cédula. Salió a prisa, de la sala del TSE, a las 5:45 p. m.

Solo en la sede central, el TSE había entregado este domingo, 3.027 cédulas, según el último corte que facilitó la entidad, a las 4:00 p. m.

El reloj marcó las 6:00 p. m. y las alertas comenzaron a sonar, marcando así el final de esta jornada de casi 26 horas desde que se abrió el primer centro de votación en Sidney, Australia, el sábado en la tarde.

Gustavo Román, vocero del TSE indicó que a esa hora, como dispone la normativa electoral, ya cerraron todas las juntas receptoras de votos en el país, y solo quedaba abierta la de los Ángeles, California.

“A partir de este momento las urnas comienzan a hacer un conteo cuyo resultado nos informarán a través del sistema de transmisión de datos, a través de computadoras, de teléfonos, con una aplicación desarrollada por informáticos del Tribunal y de forma segura, para a las 8:00 p. m., al cabo de la sesión solemne, darles un primer corte con los resultados”, dijo el representante del TSE.

A las 6:00 p. m. cesaron las carreras y comenzó la espera.