Aarón Sequeira. 8 abril
María Vita Monge ejerce, actualmente, la segunda secretaría del Directorio, puesto al que accedió también sin un apoyo mayoritario de su fracción, el PUSC. Foto: Asamblea Legislativa
María Vita Monge ejerce, actualmente, la segunda secretaría del Directorio, puesto al que accedió también sin un apoyo mayoritario de su fracción, el PUSC. Foto: Asamblea Legislativa

La diputada María Vita Monge, del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), anunció este jueves que aspira a la presidencia de la Asamblea Legislativa para el último año de este Congreso, pese a que no tiene el apoyo oficial de su bancada.

A través de un pequeño comunicado, la legisladora de Pérez Zeledón hizo un llamado a fracciones legislativas, bloques y legisladores independientes para construir acuerdos que le permitan aspirar a dicho cargo, el más alto puesto del Parlamento.

Además, Monge prometió llevar consenso, sensatez y serenidad en las decisiones de la Asamblea Legislativa, en tiempos electorales.

En la actualidad, la socialcristiana ejerce la segunda secretaría del Directorio, uno de los tres cargos propietarios, junto con la presidencia y la primera secretaría. Ella accedió a ese puesto con un apoyo minoritario de su bancada: solo Erwen Masís y Óscar Cascante.

La congresista también aseguró que, por paridad, una diputada debería ocupar la presidencia del Directorio legislativo para la cuarta legislatura, que comienza este 1.º de mayo y se extiende hasta el 30 de abril del 2022.

Vía telefonica, la diputada explicó las razones por las que postula su nombre y adujo que sí hay algunos en la bancada de la Unidad que la apoya.

“Lo he conversado con los compañeros. Hay algunos que me apoyan abiertamente y lo harán público si se les pregunta, al igual que hay compañeros que tendrán sus reservas. Yo sí les comenté a todos y ellos; la verdad, en ningún momento me dijeron que no o que no estuvieran de acuerdo”, explicó.

Ella añadió que también sondeó si había algún interesado en aspirar a la presidencia del Directorio y ninguno le dio respuesta afirmativa. “La relación en este momento ha sido cordial con todos ellos”, indicó.

Monge agregó que ella conoce que Rodolfo Peña aspira a la primera secretaría y considera que ambas aspiraciones pueden ser un “ganar-ganar”, en el sentido de que, si ella no tiene éxito en su intención, apoyará la postulación del guanacasteco.

“No se trata de egoísmo, sino de apoyarnos entre compañeros. Sin lugar a dudas yo votaría por el compañero para que asuma la secretaría”, apuntó.

También apuntó que, si bien tiene mejor relación algunos que otros, está conversando con muchos y se por la Unidad, aunque se le achaque cercanía al PAC y a Zapote.

Se le consultó al jefe de la bancada socialcristiana, Rodolfo Peña, si existe algún acuerdo en favor de la aspiración de Monge, pero respondió a través de la periodista de la oficina de prensa del PUSC que no se ha conversado nada al respecto.

“Hasta el momento, no hay ningún acuerdo en esa dirección y, para el próximo lunes, solamente se van a ver los puestos de jefatura y subjefatura de la fracción”, respondió.

Para la jefatura de la Unidad, aspira el legislador turrialbeño Pablo Abarca, quien también contestó a La Nación que no hay ninguna decisión de la bancada para apoyar la candidatura de Monge.

Además, respondió que él, personalmente, no apoyaría a la legisladora Monge.

Pese a que en muchos momentos la diputada se ha manifestado apartada de muchas posiciones del PUSC, Monge ofreció un “liderazgo conciliador”.

La congresista, quien lideró la papeleta de la Unidad por San José en las elecciones nacionales del 2018, se conoce en el ámbito legislativo por apartarse de la línea de su fracción; muchas veces ha apoyado posiciones de la bancada oficialista del Partido Acción Ciudadana (PAC).

“En los últimos tres años, he demostrado que la bandera de Costa Rica es la que me guía; por ello, me pongo a disposición del primer Poder de la República para llevar el debate legislativo por el camino de la conciliación y construcción de acuerdos con todos los diputados, de todas las fracciones y bloques independientes por igual”, dice en su comunicado.

Monge también asegura que las fracciones mayoritarias pactaron, en el 2018, para ocupar la presidencia legislativa una cada legislatura.

De esa forma, el primer año la ejerció Carolina Hidalgo, del PAC; el segundo, fue el liberacionista Carlos Ricardo Benavides, y para la tercera legislatura, un acuerdo del PAC y el PLN le dio el cargo a Eduardo Cruickshank, de Restauración Nacional.

La Unidad, que rehúsa participar en un acuerdo con la fracción de gobierno, ha quedado hasta ahora fuera.

“De acuerdo con las presidencias ya ejercidas, esta cuarta y última legislatura le corresponde a la Unidad Social Cristiana”, alegó Monge.

Ella añadió que, en tiempos de crisis, “se han fortalecido los puentes para avanzar en una agenda legislativa urgente y necesaria, y es imperativo que esta relación continúe sin injerencia de intereses políticos electorales que obstruyan el progreso del país”.

Además de Monge, también aspira al máximo cargo del Directorio otro diputado que también lo integra actualmente, el vicepresidente Jorge Fonseca, del Partido Liberación Nacional (PLN).