Política

Seis diputados bloquearon aprobación de proyecto Pagar el lunes

Falta de votos en el plenario y oposición de un pequeño grupo impidió avance de plan que taparía el hueco abierto por la ley que rebajó el pago del marchamo 2021

A falta de 15 minutos para terminar la sesión de plenario del lunes, seis diputados bloquearon el mínimo avance que haría la Asamblea Legislativa en cuanto a votación de proyectos de ley, todos ellos con razones distintas e, incluso, contradictorias.

A eso se sumó que no había en el salón del pleno más que 43 diputados habilitados para sesionar, pues alguno incluso se quedó en el cafetín adjunto, sin la posibilidad de emitir su voto.

Esa situación frenó el avance del proyecto conocido como Pagar, que permitiría al Poder Ejecutivo utilizar ¢85.000 millones en superávits de varias instituciones para tapar el hueco en sus ingresos que los mismos legisladores abrieron, al reducir el monto que se cobra por el marchamo 2021.

Específicamente, el freno se dio porque, para posponer todos los demás asuntos y permitir el avance de tres proyectos de ley específicos, entre ellos Pagar y el Tercer Presupuesto Extraordinario del 2020, eran necesarios 38 votos, o sea, dos tercios del plenario.

Sin embargo, cuando el presidente legislativo, Eduardo Cruickshank, puso a votación esa moción, solo hubo 37 votos a favor de posponer todo lo demás y avanzar en los tres proyectos acordados por los jefes de las fracciones parlamentarias. Seis diputados votaron en contra.

Los seis congresistas que votaron fueron Aida Montiel, del Partido Liberación Nacional (PLN); Patricia Villegas y Wálter Muñoz, del Partido Integración Nacional (PIN); Marulin Azofeifa y Nidia Céspedes, del bloque independiente Nueva República, y la independiente Zoila Volio.

Montiel aseguró que, la semana pasada, igual votaron a favor de esa pequeña agenda y, todavía a las 6:15 p. m., seguían discutiendo. “Nos molesta que no se cumpla con lo que se dice. Nosotros tenemos que salir a las 6, porque hay otras comisiones y entramos muy temprano”, reclamó.

“Resulta que se pusieron a hablar, había gente que iba a otra comisión. No es justo que la gente salga tan tarde, habiendo entrado a las 9. Ya a esa hora uno no tiene capacidad”, agregó.

Argumentó que el miércoles próximo se verá una agenda mayor de proyectos. Adujo que ella pensó sobre en compañeros suyos, como Luis Fernando Chacón y Jorge Fonseca, que iban a sesión de Nombramientos. “Algunos trabajamos hasta 10 horas”, añadió.

En la misma sintonía reaccionó Volio, quien comentó que algunos diputados no cumplen su palabra de no hablar en los proyectos de ley, lo que genera que se extiendan más las sesiones

“No se está respetando lo acordado por los jefes. El jueves se había acordado levantar a las 6 y que nadie iba a hablar y no se dio. Además, hay irregularidades, porque se sesiona sin cuórum. Hay molestia por eso”, alegó.

Para que el plenario pueda sesionar, deben estar presentes al menos 38 de los 57 diputados en el salón del plenario. Antes, los congresistas podían estar en el cafetín y en salones anexos, que seguían haciendo cuórum, pero ahora no funciona así.

La fabricista Marulin Azofeifa adujo que aún no hay un consenso sobre el proyecto Pagar y agregó que, de haber extendido la sesión, habría sido necesario cancelar las comisiones que había después del plenario.

En cambio, Wálter Muñoz, del PIN, alegó que no puso su voto para entrar en los tres proyectos porque la presidencia y las demás jefaturas de fracción pretenden que se aprueben, a golpe de tambor, sin que nadie use la palabra.

En la lista, aparte del Tercer Presupuesto Extraordinario 2020 y el proyecto Pagar, también estaba el expediente 21.745, que autoriza el patrocinio de marcas de bebidas alcohólicas en el deporte.

En cuanto a Pagar, es un proyecto presentado por el exministro de Hacienda Rodrigo Chaves que, originalmente, permitía al Gobierno echar mano de ¢227.000 millones para pagar deuda pública, usando superávits de varias instituciones gubernamentales.

Sin embargo, con una versión muy enflaquecida y debilitada, finalmente permitiría que el Poder Ejecutivo utilice ¢85.000 millones, que ahora deberá usar en parte para tapar el hueco de ¢50.000 millones que dejaron los diputados al reducir el monto del marchamo 2021.

El resto lo podrá utilizar Hacienda para pagar deuda pública.

Aarón Sequeira

Aarón Sequeira

Periodista encargado de la cobertura legislativa en la sección de Política. Bachiller en Filología Clásica de la Universidad de Costa Rica.