Rebeca Madrigal Q.. 5 julio
Gustavo Viales, secretario de Liberación Nacional, dijo que el país necesita, en este momento, ayuda de todos.
Gustavo Viales, secretario de Liberación Nacional, dijo que el país necesita, en este momento, ayuda de todos.

Gustavo Viales, secretario general del Partido Liberación Nacional (PLN), considera injustas las manifestaciones hechas por el expresidente de la República, el liberacionista José María Figueres, quien criticó a las últimas cuatro administraciones gubernamentales.

El exgobernante verdiblanco, de esa manera, se apartó de una declaración de seis exmandatarios, quienes llamaron al diálogo en medio de las protestas de la última semana.

“No es justo, pero tampoco es justo para el país en la situación donde está. No solo los que estamos ejerciendo, sino también quienes lo han hecho, deben de sumarse a la ayuda del país, no a cruzarse a la acera del frente de manera de espectador a decir lo que está mal y lo que hicieron mal. Costa Rica es una suma de todos los que hemos estado en la función pública y hemos aportado al desarrollo del país, todos debemos sumarnos al esfuerzo", manifestó Viales.

El también legislador del PLN agregó: “El país ya está necesitando más consenso y menos distorsión”.

En un comentario en redes sociales, Figueres aseguró que los problemas que afronta el país y, por lo cual respalda a quienes están descontentos con la labor del gobierno, son culpa de las últimas cuatro administraciones que incluye dos liberacionistas: la segunda de Óscar Arias (2006-2010) y la de su sucesora Laura Chinchilla (2010-2014).

“Muchos de esos problemas nacionales nacieron o se acrecentaron en los últimos cuatro gobiernos de tres partidos diferentes. No reconocer eso en el documento, es pedir comprensión sin pedir perdón”, publicó Figueres, este jueves.

Horas antes, los demás expresidentes de la República divulgaron una declaración en la que hicieron un llamado al diálogo y a respetar la institucionalidad del país. Además, advirtieron de que la confrontación irrespetuosa, puede ser caótica para el país.

Viales, quien enfatizó que respeta la posición independiente del expresidente, recordó que José María Figueres estuvo ausente en cualquier actividad de su partido: debates internos, asambleas nacionales y del Comité Político, en donde tiene un lugar que actualmente no tiene designado un representante.

El secretario adelantó que enviará una nota al exmandatario para que nombre a un representante y tenga una participación activa en las decisiones políticas del PLN.

Viales también respondió las críticas de Figueres al partido de “que ni termina de ser gobierno ni termina de ser oposición”.

"Liberación ha tenido una labor responsable, pero también ha tenido una posición de oposición cuando se ha requerido”, expresó.

Cerró el ferrocarril

Con un ánimo más crítico, el presidente del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), Rándall Quirós, atacó Figueres Olsen.

“Si hay una administración que es muy criticable, es la del señor José María Figueres, cuando parte del problema de infraestructura que tiene el país es por cierre del ferrocarril, que creó muchos huecos”, dijo Quirós.

Además, calificó de “decepcionante” la posición del exmandatario en un intento de hacer politiquería.

“Rechazamos cualquier calificativo el expresidente de que no somos oposición. Es un intento burdo de llamar la atención para alguien que lejos de ostentar la magnificencia de un expresidente, se pone a hacer política y, es obvio que está buscando una precandidatura dentro de Liberación o de un partido político. Es alguien que está y ni está en el país, no creo que tenga una buena lectura de lo que pasa", señaló el líder de los socialcristianos.

Quirós también le achacó el cierre prematuro del Banco Anglo en su administración y aseguró que los exgobernantes, al menos, fueron respetuosos de los derechos humanos.

“En general, los expresidentes, indistintamente del partido político, trataron de hacer lo mejor que pudieron de acuerdo a las circunstancias y es claro y manifiesto que no lo hicieron con alevosía en diferentes fases. Yo no creo que tengamos un expresidente que haya tratado de hacer algo dictatorial contra los derechos humanos. Han habido aciertos y han habido errores, pero ninguno llega a tal grado que tengan que salir disculpándose”, indicó.