Silvia Artavia. 26 mayo
Después de haber sesionado durante varias semanas en el Auditorio Nacional del Museo de los Niños, los diputados volvieron al plenario el pasado 11 de mayo.
Después de haber sesionado durante varias semanas en el Auditorio Nacional del Museo de los Niños, los diputados volvieron al plenario el pasado 11 de mayo.

El Ministerio de Salud le recomendó al presidente de la Asamblea Legislativa, Eduardo Cruickshank, distribuir a los diputados en dos recintos distintos para cumplir con los protocolos sanitarios por la emergencia del nuevo coronavirus.

Mediante una carta enviada este martes, Salud sugiere colocar 41 diputados en el plenario y los 15 restantes en el aposento adjunto, el Salón de Expresidentes y Expresidenta de la República.

Esa distribución impediría que un grupo observe al otro. El segmento en el salón de Expresidentes no tendría contacto visual con la mesa del Directorio.

"Acabamos de recibir la nota con las recomendaciones. Vamos a empezar a atenderlas de inmediato. Tendremos que conversar con las jefaturas de fracción y ver la manera en que lo vamos a implementar”, dijo Cruickshank.

Salud también recomienda disminuir al 50% el aforo en el cafetín del Congreso, indicando una capacidad máxima de 28 personas. Ese es otro aposento en el que los diputados suelen conversar informalmente.

Asimismo, el Ministerio urgió al presidente legislativo protocolizar las medidas sanitarias para reuniones, sesiones del plenario, comisiones legislativas, conferencias de prensa, así como oficinas y despachos.

Esas reglas “incluyen distanciamiento físico, lavado de manos frecuente y protocolo de tos y estornudo” y “deben incluir el uso de careta o mascarilla para cualquier encuentro que dure más de 15 minutos”, enfatiza la carta, firmada por Rodrigo Marín, director interino de la Dirección de Vigilancia de la Salud.

Después de haber sesionado durante casi siete semanas en el Auditorio Nacional del Museo de los Niños, para evitar el hacinamiento en el plenario en medio de la emergencia nacional, el pasado 11 de mayo, los diputados volvieron al edificio legislativo, en Cuesta de Moras.

En una inspección realizada antes de que los congresistas regresaran a la sede principal del Parlamento, el Ministerio de Salud autorizó sesionar en el salón del plenario, así como habilitar tres comisiones (Económicos, Gobierno y Sociales), el Salón de Expresidentes y Expresidenta y el de Beneméritos.

En ese momento, médicos de la entidad sanitaria revisaron que las curules en el plenario estuvieran a 1,8 metros de distancia una de la otra, así como la disposición del espacio en las comisiones. Incluso, le pidieron al Congreso un protocolo por escrito.

Además del lavado de manos obligatorio, en cada uno de los lavatorios colocados en los ingresos del Congreso, los profesionales en salud recordaron que se permitía la presencia de un solo asesor por fracción.

Otro de los sitios donde también Salud pidió mantener la capacidad en un 50% fue la barra de prensa, y recomendó realizar las conferencias de prensa un espacio amplio, conocido como la rotonda de la Patria, en el edificio principal de la Asamblea.

Varios ofrecimientos

Luego de que los diputados expresaran interés de regresar al Auditorio Nacional, el pasado 21 de mayo, el Museo de los Niños ofreció, en forma gratuita, dichas instalaciones a la Asamblea Legislativa durante el tiempo que fuese necesario.

Otras entidades, como la Universidad de Costa Rica (UCR), el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) y el Colegio de Abogados, también han puesto a disposición sus aposentos.

Sin embargo, en reunión de jefes de fracción la semana pasada, los legisladores acordaron permanecer en el edificio de la Asamblea asumiendo las medidas sanitarias correspondientes.

De momento, sesionan de manera extraordinaria, o sea, solamente por las mañanas, y mantendrán habilitadas sesiones para todos los días, mientras tengan que estar disponibles para tramitar proyectos relacionados con la emergencia.