Rolando Araya duda de entrar a campaña de Figueres si lo ponen ‘en la banca del equipo’

Evita decir si el expresidente le ofreció ser ministro de Educación o si él pidió una candidatura a diputado; añade que reprueba planteamientos del equipo económico del candidato del PLN

Rolando Araya Monge no quisiera estar en la “banca del equipo” si se integra a la campaña del candidato presidencial del PLN, José María Figueres.

El exprecandidato del Partido Liberación Nacional (PLN) confirmó a La Nación que Figueres lo ha visitado dos veces, después de la convención del 6 de junio, para pedirle que se integre a la campaña.

Araya evitó responder si el candidato verdiblanco le ofreció ser ministro de Educación en un eventual gobierno suyo o si él pidió una candidatura a diputado.

Por otra parte, señaló que él reprueba planteamientos de miembros del equipo económico del expresidente y que no está seguro de poder sacar adelante sus ideas si lo ponen en la “banca”.

Araya obtuvo el segundo lugar en la convención del PLN al obtener el 26,17% de los 403.000 votos recibidos el pasado domingo 6 de junio. A continuación, un resumen de una conversación del dirigente con La Nación:

-¿Es cierto que José María Figueres fue a su casa en estos días?

Sí, ha venido dos veces.

-¿Cuándo?

Ha tenido la amabilidad de venirme a visitar a mi casa.

-¿Con cuál objetivo lo visitó?

Hay una agenda aquí que arreglar, lo que sigue de la campaña, lo que sigue de los retos que tiene un país en una profunda crisis como Costa Rica, y lo que podría ser el papel que yo vaya a jugar en lo que sigue.

-¿Sabe si él ha visitado a los otros precandidatos o solamente a usted?

Yo no lo sé. Sería bueno que le preguntara a él.

-¿De cuáles temas conversaron?

Mire, hemos hablado de temas generales sobre nuestras posiciones ante el país, ante el momento que estamos viviendo y algo de detalles del partido y de la campaña.

-¿Cuáles son las fechas de las visitas de don José María?

El jueves de la semana pasada y el lunes de esta semana.

-¿Fue solo o con alguien?

La primera vez vino solo y la segunda, acompañado. Pero bueno, ya la segunda vez pudimos hablar de cosas más concretas.

“Han sido reuniones de mucho respeto. Él me ha tratado con mucha amabilidad, han sido muy cordiales, muy respetuosas, pero todavía no siento que hayamos llegado a la definición de una estrategia para arreglar el país y para ganar la campaña”.

-¿Es cierto que don José María le ofreció a usted el puesto de ministro de Educación si él gana las elecciones?

Bueno, esa pregunta yo le aconsejaría que se la hiciera a él. Yo, francamente —lo dije con toda claridad— que yo estoy aquí, me metí en esto porque veo al país en una gran emergencia.

“Yo tengo posición sobre esa emergencia, sobre lo que hay que hacer, y si quiere que yo colabore, pues yo voy a colaborar si tengo herramientas con qué afianzar mis posiciones.

“No me interesa lo que podrían ser posiciones en un futuro hipotético gobierno”.

-Entonces, ¿tampoco es cierto que conversaron de una eventual negociación de diputaciones, en el caso suyo?

Bueno, en ese campo, yo creo que sería una indiscreción si yo me pongo a hablar del tema. Cuando él llegó aquí y hablamos, yo le dije: ‘Presidente, don José María, usted juega con las blancas; sea usted el que proponga’.

“Me parece que en el plan de dónde quiera ubicarme a mí, el que tiene que proponer es él”.

-¿Qué le dijo él a usted cuando lo contactó para pedirle que se reunieran? ¿De qué le habló?

No, no, para ver si yo me incorporo a la campaña, si puedo ayudar; pero bueno, yo, de plano, ya le dije, tengo posición sobre los temas económicos de este país. De manera que yo quisiera tener, por lo menos, voz para hablar de eso.

-¿Cuáles son esos puntos en los que usted no coincide con don José María en temas esenciales para el país?

Todavía yo no podría decir si coincidimos o no, porque no hemos terminado de hablar. Lo que sí sé es que hay gente en el equipo económico con los cuales no estoy de acuerdo en lo que plantean.

-¿Quiénes son esas personas del equipo económico del expresidente con quienes usted no comulga?

Yo considero que don Gerardo Corrales es un gran banquero, un excelente profesional, pero él está representando los intereses de un sector, que es la Asociación Bancaria Costarricense.

“Yo no comparto la idea de que lo que es bueno para la banca, es bueno para el país. El país necesita un planteamiento mucho más ecléctico, mucho más complejo, que involucra lo social, lo ambiental, lo cultural... Una cantidad de cosas”.

“Yo discrepo de la visión economicista que predomina en quienes formulan los programas de gobierno de los partidos”.

-Lo que es un hecho es que él lo buscó a usted porque quiere sumar a su campaña el resultado que usted obtuvo en la convención…

Por supuesto, y eso es lógico. Yo lo dije abiertamente, de que estaría dispuesto, por eso he estado dispuesto a conversar, pero me parece a mí que hay ciertas cosas en las que yo quiero contribuir para sentirme que estoy peleando por algo, por sacar este país adelante.

“Especialmente ahora, con el escándalo que ha reventado en los últimos dos días —que es una vergüenza nacional lo que está pasando— el tema moral es la dama de este ajedrez.

“Considero que hay maneras de arreglarlo.

“El tema fiscal y reactivar la economía, yo no estoy seguro de que yo podría lograr eso desde la banca del equipo.

“No estoy seguro de que pudiera lograr influir sobre las ideas de cómo sacar este país adelante, si voy a estar en un papel de banca”.

-¿Pero entonces no es cierto que don José María le ofreció a usted un puesto en el eventual gabinete de él?

Ya le dije. No trate de volverse a meter por donde… Ya le dije que no le voy a contestar eso. Eso que lo conteste él.

-Le pregunto a usted porque usted también estuvo en la reunión.

Yo sé, pero ya le dije que esa pregunta no se la voy a contestar. Me parece que sería un irrespeto que yo me ponga a hablar de temas que le corresponden a él. Él es el que tiene que hacer público lo que desea que yo haga.

-¿Quedaron en volverse a reunir?

No, no. Lo sentí con un gran optimismo. Eso es bueno, pero en la posición en que estamos podría ser muy riesgoso. Yo habría tenido ante mis contendores un sentido de urgencia mayor que el que percibo en él.

-¿Por qué?

Porque al partido hay que unirlo y este es el momento en que hay que unirlo. Esa no es una tarea fácil porque, ciertamente, él ganó. Todos respetamos eso pese a las advertencias que hicimos; yo no he hecho reparos a esa victoria, pero con un 35% es muy lejos de que se pueda apalancar una unidad del partido si eso no se concreta en acuerdos reales con quienes fueron aspirantes a la candidatura.

-Usted habló de moral. ¿Considera que, en este momento, el PLN cuenta con una estructura moral suficiente para sacar adelante el país?

La pregunta no habría que hace sobre si Liberación cuenta con una estructura moral. Toda la política está cuestionada. El pueblo siente asco por la política y eso hay que arreglarlo. Si no vamos a arreglar eso, no vamos a poder reparar el país.

En este momento, Liberación es el partido más protagónico, más importante, y es el que debe tener la primera palabra sobre qué vamos a hacer para acabar con esta vergüenza que vive Costa Rica de la corrupción.