Rebeca Madrigal Q..   12 mayo
Luego de oficializar su precandidatura, Rolando Araya aseguró que Antonio Álvarez Desanti lo buscó para frenar la candidatura de José María Figueres. Sin embargo, ahora asegura que están unidos para mantener la fecha de las elecciones internas.

El precandidato del Partido Liberación Nacional (PLN), Rolando Araya, afirma que el expresidente de la República y también aspirante, José María Figueres, tiene el control de la Asamblea Nacional del PLN junto al excandidato, Antonio Álvarez Desanti.

“Me parece que don José María (Figueres) es el que va a decir cuándo será la convención nacional”, indicó Araya a La Nación, en referencia a que, este sábado 15 de mayo, la Asamblea se reunirá para decidir si posterga o no la elección interna liberacionista.

Figueres ya anunció que se opone a cambiar la fecha y pide mantener el domingo 6 de junio, mientras los demás precandidatos piden posponerla por razones sanitarias.

Araya afirmó que, desde que Álvarez se unió a la tendencia figuerista, esa fuerza se convirtió en mayoría en la Asamblea Nacional.

Otro de los precandidatos, el diputado Carlos Ricardo Benavides, también había manifestado, en redes sociales, que los asambleístas eran en su mayoría afines a la tendencia del expresidente de la República.

Una propuesta del Tribunal de Elecciones Internas (TEI) del PLN es que se posponga la elección por las circunstancias sanitarias.

Entre las opciones también está separar la elección del candidato presidencial de las asambleas distritales para que la primera se celebren en agosto y las segundas a mediados del próximo año.

En un video publicado este miércoles, y sin atender las preguntas de la prensa, Figueres reconoció que se inclina por mantener la fecha para el 6 de junio.

Alegó que postergar la convención pondría poner en riesgo los plazos para la renovación de estructuras.

Esas declaraciones las publicó después que Araya lo emplazara públicamente para que definiera su posición.

Este medio procuró hablar con Figueres y con Álvarez sobre las declaraciones de Rolando Araya, pero no hubo respuesta.

“Que no ponga a Fernando Zamora ni a Fernando Berrocal a decirlo, ¿por qué no sale él (Figueres) a decirlo?. El país está muy golpeado de ver la manipulación y la insinceridad de la política, por eso los jóvenes sienten asco de la política. Que dé la cara y diga él, no sus colaboradores, que diga él si está de acuerdo o no en postergar la convención para que el país sepa cuál es la posición de cada uno”, dijo Araya a La Nación, minutos antes que Figueres se refiriera a este asunto.

Tanto Araya como Benavides, así como el diputado y aspirante Roberto Thompson han manifestado la urgencia de postergar las elecciones hasta agosto. Por su parte, Claudio Alpízar, no manifiesta interés en que se postergue.

El pasado viernes, el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) le respondió al PLN que la Asamblea Nacional vigente puede encargarse de elegir a los candidatos a diputado y de ratificar al aspirante presidencial, pues su nombramiento vence el 12 de octubre y el plazo para inscribir los candidatos se cierra el 6 de octubre.

Incluso, una reforma legal impulsada por el diputado liberacionista, Gustavo Viales, permite a los partidos prorrogar este año la vigencia de sus asambleas nacionales actuales para participar en las próximas elecciones, por causa de la pandemia.