Política

Rodrigo Arias califica de peligrosa la afirmación de Rodrigo Chaves sobre reservas del BCCR

Además de considerarla ‘bastante’ alejada de la realidad, el jerarca legislativo sostiene que ese tipo de declaración puede ahuyentar la inversión en Costa Rica

Rodrigo Arias, presidente de la Asamblea Legislativa, calificó de peligrosas las afirmaciones hechas por el presidente de la República, Rodrigo Chaves, quien dijo el domingo que la administración anterior lo dejó con pocas reservas de dólares en el Banco Central de Costa Rica (BCCR).

Para el presidente del Congreso, además, lo dicho por el mandatario “se aparta bastante de la realidad de los hechos”.

Chaves acusó al gobierno de Carlos Alvarado de haber gastado $2.300 millones para sostener artificialmente el tipo de cambio mediante intervenciones del BCCR en el mercado cambiario. Alegó que ese “error de política pública” lo dejó a él sin instrumentos para atenuar el aumento en el precio del dólar.

El propio Banco Central salió a refutar el lunes la afirmación presidencial al garantizar, públicamente, que el país sí tiene suficientes reservas de dólares y que el saldo se redujo en $1.263 millones, no en $2.300 millones, entre el inicio de la pandemia en marzo de 2020 y el viernes 20 de mayo de 2022.

Al respecto, Rodrigo Arias advirtió: “Todo lo que se diga y discuta sobre los efectos y si el Banco Central tiene reservas o no, es un tema escabroso, porque va dejando en la mente del inversionista y de los empresarios alguna sensación de que algo pueda ser cierto. Y dirán ‘mejor no invierto lo que iba a invertir en Costa Rica y mejor pido que me transfieran los fondos fuera del país’, lo que llaman las famosas corridas financieras con gente que saca el dinero en una forma agresiva; se dan por temores.

“La economía es muy sensible y la economía responde a pequeños signos que se puedan dar”, explicó el legislador en el programa Hablando Claro, de la periodista Vilma Ibarra, en radio Columbia.

El diputado y presidente de la Asamblea también se refirió al uso de las reservas durante la pandemia.

“Si se usaron reservas del Banco Central fue para defender y proteger el tipo de cambio. No era que estábamos viviendo en un mar tranquilo (como dijo el presidente Chaves). Estábamos viviendo un momento donde hubo grandes shocks externos. La misma pandemia significó el elemento externo más fuerte para la economía costarricense en casi 40 años”, aseguró el jerarca.

Arias recordó que, debido a la crisis sanitaria, en el país hubo un faltante de divisas por la caída del turismo externo y de otras actividades que generaban dólares a la economía.

“Uno se pregunta qué habría pasado si el Banco Central se mantiene ausente, de brazos cruzados y no hace nada. Sencillamente tendríamos un tipo de cambio, hoy, de más de ¢800. Además, habría generado una inflación interna que la estarían pagando todos los hogares costarricenses”, cuestionó el diputado.

Sin embargo, el jerarca legislativo pide superar el tema, porque considera que continuar con la discusión produciría una sensación peligrosa.

El domingo, antes de salir hacia Davos, Suiza, donde participa en el Foro Económico Mundial, Chaves dijo que las reservas se usaron cuando el mar estaba tranquilo y que, ahora, que la inflación mundial está subiendo y la Reserva Federal de los Estados Unidos (FED) sube las tasas de interés, “no tenemos instrumentos”.

Por su parte, el expresidente del BCCR, Rodrigo Cubero, calificó como error garrafal asegurar que las decisiones del Banco Central durante su administración fueron decisiones del gobierno de turno.

Arias agregó que el BCCR goza de su confianza. “Es una de las garantías que tenemos totalmente como costarricenses de una economía sana y de un sistema monetario dirigido desde una institución que cuenta con el respeto total y con la independencia que debe tener para que funcione”, argumentó.

Recordó que cuando fue ministro de la Presidencia en los periodos de 1986-1990 y 2006-2010, él se reunía con todo respeto con los presidentes del ente emisor, Eduardo Lizano y Francisco de Paula Gutiérrez, “nada más para coordinar cuando ellos sentían que algún miembro del Ejecutivo hacía cosas que podían afectar el sistema financiero o monetario”.

Ante el alza del dólar que ha superado los ¢680 en la ventanilla de los bancos, Arias se mostró a favor de aprobar los créditos internacionales solicitados por el Gobierno a la Asamblea Legislativa.

“Tendríamos que aprobarlos no solo porque son créditos para apoyar el Presupuesto Nacional, sino que son parte de ese complemento que se usó para tomar una decisión. El Banco Central anterior dijo, ‘bueno, voy a disponer de ciertas reservas para apoyar el tipo de cambio, pero estoy claro que va a ingresar tanta cantidad (en créditos externos)’”, expuso Arias.

“Algunos de ellos se atrasaron, otros no se aprobaron. Ahora, yo como diputado y presidente del Congreso, quiero apoyar lo máximo que pueda para que se aprueben esos créditos, tanto los que están en la comisión de Hacendarios como los que se van a venir. Me parece que ahora sí son urgentes para reforzar la balanza de pagos costarricense, para reponer las divisas que se habían perdido. Además, recordemos que el país tiene pagos extraordinarios que hacer, sobre todo a inicios del 2023″, finalizó el presidente legislativo.

El actual gobierno mantiene en el Congreso la solicitud de su predecesor, de que se apruebe colocar $6.000 millones en eurobonos en el mercado externo, durante los próximos cuatro años, además de $500 millones anuales de deuda que el Poder Ejecutivo pueda colocar en organismos multilaterales o bancos comerciales.

Josué Bravo

Josué Bravo

Periodista en la sección Política, con 16 años de experiencia como corresponsal del Diario La Prensa de Nicaragua en temas políticos, diplomáticos, judiciales y migratorios.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.