Sofía Chinchilla C.. 14 mayo
Rodolfo Hernández y Otto Roberto Vargas el día de la primera ronda de las elecciones presidenciales, el 4 de febrero del 2018, en la Escuela Betania, de San Pedro de Montes de Oca. Foto: Alejandro Gamboa Madrigal.
Rodolfo Hernández y Otto Roberto Vargas el día de la primera ronda de las elecciones presidenciales, el 4 de febrero del 2018, en la Escuela Betania, de San Pedro de Montes de Oca. Foto: Alejandro Gamboa Madrigal.

Rodolfo Hernández, excandidato presidencial del partido Republicano Socialcristiano, se abstuvo de emitir una opinión sobre el caso del diputado de su agrupación al que la Fiscalía General investiga por, presuntamente, haber obligado a un exasesor a darle medio salario a otro funcionario de su despacho.

El médico, quien aspiró a la presidencia de la República en las elecciones 2018, afirmó que no se referirá a la denuncia que interpuso el productor audiovisual Andrés Monge, contra el legislador Otto Roberto Vargas, por respeto a la investigación que dirige el Ministerio Público por una aparente concusión.

“En respeto de nuestro ordenamiento, yo no me voy a referir a esa situación. Yo he estado durante este tiempo dedicado a la familia, desde que pasaron las elecciones del año pasado (...) por esto en este tema, ante el conocimiento superficial que tengo, prefiero no referirme”, manifestó Hernández, quien dijo preferir que sea el propio Vargas quien se refiera al cuestionamiento.

Los hechos referidos por Monge habrían ocurrido entre mayo y setiembre del año pasado, mientras laboró en el despacho de Vargas. De acuerdo con su relato, durante ese periodo el legislador lo forzó a entregarle ¢103.000 quincenales a otro colaborador llamado Marco Montenegro, quien está casado con Mariana Fernández, la tesorera del Republicano.

Hernández afirmó que se enteró del caso hasta este lunes, a través de una publicación de prensa.

El excandidato dijo que, en su opinión, todas las situaciones potencialmente anómalas que involucren a la agrupación política deben ser investigadas.

“Lo que he dicho en el pasado es lo que continúo pensando. Que el partido ante cualquier hecho que ocurra, de uno de los miembros del Comité Ejecutivo o sus representantes, debe también investigar, eso sí, dándole el derecho a las partes para dar su versión”, declaró el exaspirante.

Sin embargo, Hernández aseguró que carece de autoridad para hacer recomendaciones a la cúpula del partido.

“Me parece que eso no me corresponde a mí, le corresponde al Comité Ejecutivo proceder en este caso. Yo soy simplemente un militante más del partido, un soldado más del partido”, subrayó el excandidato.

Monge dijo a La Nación que, además de la denuncia penal que interpuso en setiembre pasado contra Vargas, también presentó una queja ante el partido político. No obstante, aseguró que, hasta el momento, no ha sido notificado de que la agrupación haya tomado alguna acción al respecto.

Este medio quiso consultarle a Dragos Dolanescu, diputado y presidente del Republicano, si la denuncia de Monge se tramitó. No obstante, al cierre de este artículo no se obtuvo respuesta del legislador.

Anteriormente, Dolanescu afirmó que conoció de la disputa en setiembre, cuando el exasesor se acercó a él en la Asamblea Legislativa para comentarle su situación. Y, aunque reconoció que firmó el despido del comunicador, señaló que procuró no involucrarse en el tema, por tratarse de un asunto interno del despacho de Vargas.