Aarón Sequeira.   22 julio
Diputados restauracionistas y fabricistas votaron contra la reforma. En la imagen, abajo, Melvin Núñez, Carlos Avendaño Calvo y Eduardo Cruickshank. Arriba, Giovanni Gómez, Ignacio Alpízar, Jonathan Prendas, Carmen Chan y Harlan Hoepellman. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal.

Los diputados sepultaron este lunes la reforma al Reglamento de la Asamblea Legislativa que eliminaría el secretismo en las votaciones en las que se define la reelección o la no reelección de los magistrados de la Corte Suprema de Justicia.

La iniciativa para hacer públicas las votaciones en plenario fracasó por el voto negativo en pleno de las fracciones de Restauración Nacional (PRN) y del bloque fabricista Nueva República (PNR). Cada uno emitió siete votos en contra.

También, se opusieron un diputado de Liberación Nacional (PLN), uno de la Unidad Social Cristiana (PUSC) y uno independiente.

Para aprobar reforma al reglamento legislativo se requería de 38 votos, pero solo 34 se pronunciaron a favor frente a 17 en contra.

La iniciativa se mantenía con vida después de que el plenario discutió esa posibilidad y la rechazó el 24 de junio, el mismo lunes en que se aprobó la reelección del magistrado Paul Rueda para la Sala Constitucional.

Una moción de revisión, aprobada ese día, mantuvo en respiración artificial esta iniciativa hasta este lunes, cuando finalmente se votó.

El día que se votó originalmente, la reforma tuvo 32 votos a favor y 19 en contra. Este lunes, aunque los votos favorables aumentaron en dos, o sea, 34, no se lograron los 38 necesarios para consolidar un cambio reglamentario.

Los votos negativos se repartieron así:

-Restauración Nacional: 7

-Bloque fabricista: 7

-PLN: 1

-PUSC: 1

-Diputado independiente: 1

Floria Segreda, de Restauración Nacional, explicó que la propuesta contenida en el expediente 21.491 estaba mal planteada y dijo que podía prestarse a confusiones, o sea, que podría extenderse para otro tipo de votaciones que en la actualidad son secretas.

Adujo que su bancada sí está de acuerdo en plantear que se hagan las votaciones de forma pública, pero “con las salvedades del caso”.

La iniciativa para las votaciones secretas fue presentada por el presidente del Congreso, Carlos Ricardo Benavides, y la jefa del PUSC, María Inés Solís.

Votaron a favor de eliminar el secretismo la mayoría de liberacionistas, toda la bancada del Partido Acción Ciudadana, la mayoría de la Unidad Social Cristiana, Integración Nacional (PIN), el Republicano Social Cristiano (PRSC) y el Frente Amplio (FA).

La idea era solamente agregar un nuevo artículo, donde se planteaba que, específicamente para los procesos de votación de la reelección o no de los magistrados de la Corte Suprema, se haría de forma pública.

La propuesta surgió luego del intento de varios congresistas por impedir que Paul Rueda siguiera en su cargo de magistrado, varios en represalia por las resoluciones en que ha participado el juez constitucional y otros por motivos que evitaron hacer públicos.

Luego de la votación, el oficialista Enrique Sánchez aseguró que se seguirán haciendo esfuerzos porque ese tipo de votaciones se tornen públicas.

“En este tema, no sobran los esfuerzos, así que seguiremos insistiendo para darle total transparencia al proceso”, afirmó Sánchez, quien ahora forma parte de la Comisión de Nombramientos del Congreso.