Sofía Chinchilla C..   10 septiembre
El régimen de tributación simplificado se aplica a productores pequeños, con baja sofisticación. Foto: Marcela Bertozzi. Fotografía utilizada con fines ilustrativos.

Una moción aprobada la mañana de este lunes, en la comisión de reforma fiscal, ratificó que los pequeños productores del sector agropecuario no tendrán que entregar facturas por las ventas que realicen, debido a que podrán operar en el régimen de tributación simplificado.

El proyecto de Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas establece un impuesto al valor agregado (IVA) del 1% para los bienes e insumos agropecuarios, como frutas, verduras, carnes, huevos y leche.

Tales productos actualmente están exentos, pero con la entrada en vigor de la ley, los agricultores y ganaderos que los producen deberán convertirse en recaudadores del 1% de IVA por los productos que vendan.

El régimen simplificado de tributación ya se utiliza con el modelo de impuesto de ventas, para facilitarle la tarea a los agricultores y ganaderos que cumplen con determinadas características, relacionadas con su nivel de inversión y el tamaño de su negocio.

Según explicó el viceministro de Ingresos, Nogui Acosta, en general se trata de productores pequeños y de baja sofisticación. A ellos se les exime de la obligación de llevar una contabilidad formal y de entregar facturas por cada venta.

El diputado socialcristiano Pedro Muñoz, quien promovió la aprobación de la iniciativa, dijo que buscaba “relajar el régimen” y proteger a los productores que no están en capacidad de integrarse a un sistema tributario complejo.

De acuerdo con Nogui Acosta, viceministro de Ingresos, el gobierno “no ve con malos ojos” que los diputados ratifiquen que los pequeños productores del sector podrán seguir operando bajo ese sistema, aunque el Ministerio de Hacienda ya lo tenía previsto de esa forma y, por eso, trabaja en la actualización del reglamento de dicho régimen, para adaptarlo a los requerimientos del IVA.

“Ya habíamos empezado a trabajar con los sectores agropecuarios, ellos tenían una preocupación con ese tema. Ya estábamos trabajando el nuevo reglamento y esto viene solamente a darle fuerza legal”, aseguró el funcionario.

El funcionario dijo que el cambio fundamental con el paso del impuesto de ventas al IVA es que se cobrará el impuesto a productos que hasta ahora estaban exentos. Al no disponer de facturas, Hacienda calculará el valor agregado de cada actividad productiva.

“Es el mismo 1%. La diferencia es que cada uno tiene un valor agregado diferente. Dependiendo de la sofisticación, el valor agregado puede ser poco o mucho. ¿Qué es lo que pasa? Hacienda, para evitar que todo el mundo facture, lo que va a sacar es un aproximado del valor agregado de cada uno de estos productos. Entonces, con las compras de los insumos, él (el Ministerio de Hacienda) le va a poner ese valor agregado, va a calcular cuánto va a ser lo que la persona debería facturar y esa persona tiene que liquidar ese monto de impuestos", explicó Acosta.

En el cálculo del valor agregado de cada actividad, se tomarán en cuenta criterios como el tipo de actividad y los insumos que se requieren.

“Va a depender del valor agregado de cada una de las actividades, porque no todas son iguales. No es lo mismo el pescador, que el agricultor, que el ganadero o que el lechero”, añadió el viceministro.

Por disposición de la moción que aprobaron los diputados, el reglamento también deberá precisar la periodicidad con que los productores tendrán que presentar su declaración de tributos.

El viceministro indicó que la expectativa es que la norma esté lista en los próximos tres meses, para que se empiece a utilizar el próximo año.