Política

Reforma al empleo público divide a precandidatos del PLN en su primer debate

Carlos Ricardo Benavides y Roberto Thompson apoyan proyecto, mientras Claudio Alpízar lo rechaza y Rolando Araya aboga por tomar otras medidas antes; José María Figueres no participó

Los precandidatos presidenciales del PLN Carlos Ricardo Benavides, Roberto Thompson, Rolando Araya y Claudio Alpízar aprueban que se atrase la convención interna debido a la emergencia sanitaria.

En su primer debate de cara a la convención del 6 de junio, cuatro de los cinco precandidatos del Partido Liberación Nacional (PLN) expresaron este miércoles posiciones encontradas con respecto a la reforma al empleo público que se tramita en la Asamblea Legislativa.

Mientras los diputados Carlos Ricardo Benavides y Roberto Thompson se manifestaron en favor de la iniciativa que pretende reducir las brechas salariales del sector público, el politólogo Claudio Alpízar se mostró en contra del plan y el exsecretario general liberacionista Rolando Araya abogó por tomar antes otras medidas.

Solo el exmandatario José María Figueres (1994-98) estuvo ausente en el encuentro organizado por Noticias Columbia.

Benavides alegó que no puede permitirse que un funcionario que haga lo mismo que otro gane hasta tres veces más, debido al actual sistema de remuneraciones.

“Hay que arreglar el tema. Nos hemos metido en eso para que sea una ley equilibrada, para que se respeten los derechos de los actuales funcionarios, pero que los futuros funcionarios tengan un salario único, que sea digno desde el principio, pero que no vaya escalando”, señaló el legislador.

En tanto, Thompson sostuvo que la reforma ha requerido ajustes, pero que ha sido consultada con los sectores para mejorarla. Consideró que se trata de un proyecto importante que debe respetar los derechos adquiridos, pero que debe mantener la equidad salarial.

“Yo particularmente manifesté algunas inquietudes con respecto al proyecto del Gobierno y junto con un diputado del PUSC (Partido Unidad Social Cristiana) presentamos una alternativa”, señaló.

La reforma propone sustituir el actual sistema de pluses salariales del sector público por uno de remuneración global, con ocho familias de puestos, el cual le permitiría al Estado un ahorro anual equivalante al 1,8% del producto interno bruto (PIB).

Dicha iniciativa cobijaría a todas las instituciones estatales, con excepción de las empresas públicas en competencia. Los diputados ya terminaron la discusión de mociones y enviaron el texto a consulta de varias entidades previo a someterlo a votación de primer debate.

Claudio Alpízar señaló estar en desacuerdo con el proyecto que está en el plenario legislativo, pues considera que no respeta la Constitución Política y que, por ello, se caerá cuando llegue a consulta de la Sala IV. Abogó por corregirlo y ampliar la negociación, sin precarizar los salarios públicos.

“Hay que tener claro que las leyes tienen que respetar lo que establece la Constitución Política. Puede que haya autonomías que nos gusten o no nos gusten y no se puede pasar por encima como un capricho”, aseveró Alpízar.

Por su parte, Rolando Araya reconoció la importancia de la propuesta, pero consideró que no debe ser la primera opción para corregir el déficit fiscal.

“En medio de las circunstancias en las que nos encontramos, el arreglo fiscal debe quemar otros cartuchos antes, por ejemplo, la evasión fiscal”, manifestó Araya.

Rechazan constituyente

En lo que sí se mostraron de acuerdo los cuatro aspirantes verdiblancos es que, en caso de llegar a la Presidencia de la República, no impulsarían un proyecto para convocar a una Asamblea Constituyente con el fin de redactar una nueva Carta Magna.

Sin embargo, apuntaron varios cambios que consideran importantes para el manejo de la Administración Pública, principalmente desde el Poder Ejecutivo.

Por ejemplo, Benavides abogó por una reforma para que el presidente de la República pueda iniciar su mandato con sesiones extraordinarias en la Asamblea Legislativa en las que se puedan priorizar proyectos de ley que vayan en línea con su propuesta en campaña.

También planteó una enmienda para que desde el Poder Ejecutivo se pueda dar trámite rápido a los proyectos de ley, con la opción abierta que los diputados puedan oponerse.

Araya consideró “improcedente” una nueva Constitución Política, mientras que Thompson señaló que no es posible “en las actuales circunstancias”.

Al respecto, Alpízar aseguró que se debe gobernar con las herramientas vigentes. “Echarle las culpas a la Constitución cuando lo que hay es desconocimiento total, es ignorar los instrumentos de vuelo”, señaló.

Empleo

Los precandidatos centraron sus propuestas para generar empleo en las zonas francas, una mayor participación de las mujeres en el mercado laboral, así como acceso al crédito para la producción local.

Thompson aseguró que las políticas deben tener un enfoque de género. De hecho, entre las propuestas del diputado está la de establecer incentivos para la contratación de mujeres.

También se inclinó por la apertura del mercado de los combustibles para generar más empleo.

Araya mencionó los créditos para la producción agrícola y la explotación de reservas minerales como iniciativas para generar empleo. Otra de sus propuestas es la construcción de aeropuertos, como el de Orotina, así como la creación de un centro bancario mundial de criptomonedas.

Benavides consideró que se deben ofrecer garantías adicionales para las zonas francas fuera del Valle Central. Entre esos incentivos, según dijo, podría estar la generación propia de energía.

Por su parte, Alpízar enfatizó en dar facilidades para las pequeñas empresas.

Rebeca Madrigal Q.

Rebeca Madrigal Q.

Periodista de asuntos políticos y de gobierno. Graduada en Periodismo de la Universidad Latina de Costa Rica.