Por: Rebeca Madrigal Q..   9 septiembre

La huelga contra el plan fiscal que inicia este lunes con una manifestación en las calles divide el criterio de los rectores, académicos y estudiantes de las universidades públicas.

Por un lado, Henning Jensen, rector de la Universidad de Costa Rica (UCR) da permiso a sus funcionarios para participar en “todas las actividades de la defensa a la educación pública como derecho humano y obligación del Estado”, mientras que el rector del Instituto Tecnológico de Costa Rica (ITCR), Julio Calvo, insta a los funcionarios a seguir trabajando.

“A todos los funcionarios y estudiantes los instamos a continuar estudiando y trabajando a pesar de los inconvenientes que se presenten”, indicó Calvo, en su cuenta personal de Facebook.

Este domingo, el rector reiteró su posición, por medio de un comunicado del ITCR.

“En el TEC (ITCR) somos conscientes de que el país está urgido de tomar medidas integrales que nos ayuden a salir de las crisis fiscal. No obstante, creemos que la mejor forma de hacerlo es seguir laborando en el cumplimiento de nuestra misión institucional”, se lee en el mensaje.

Ver más!

En la publicación de su cuenta personal, Calvo compartió un comunicado de la Escuela de Economía de la Universidad Nacional (UNA), en el que hacen un llamado a “favorecer procesos de deliberación y diálogo social que permitan hallar fórmulas sensatas que eviten una catástrofe fiscal con insospechadas consecuencias”.

Ver más!

Otro rector que no se unirá a la huelga es el de la Universidad Técnica Nacional (UTN) y presidente del Consejo Nacional de Rectores, Marcelo Prieto, quien aseguró que los acuerdos en torno al impacto de la reforma fiscal en las universidades estatales, son de la satisfacción institucional.

Este acuerdo, firmado con el Ministerio de Educación Pública (MEP), pretende devolver a las universidades el impuesto de valor agregado que paguen en sus compras, que actualmente están exoneradas.

Prieto aseguró a La Nación que los funcionarios de la UTN que decidan sumarse a la marcha, tendrán que hacerlo en disfrute de sus vacaciones.

Este domingo, el rector de la UCR, aclaró que “permiso significa que no se tomarán medidas disciplinarias contra quienes participen en las manifestaciones (es un derecho ciudadano), y que los estudiantes podrán reprogramar evaluaciones, si las hubiera, pues la asistencia a clases no es obligatoria, según la normativa universitaria”.

Distintas posiciones

El rector de la Universidad Nacional (UNA) y exdiputado del Partido Acción Ciudadana (PAC), Alberto Salom, dejó a juicio de la comunidad universitario su participación en la convocatoria. Aclaró, en su cuenta de Facebook, que la huelga no ha sido declarada ilegal o legal por algún tribunal competente.

En su criterio personal, Salom consideró que la huelga podría ser precipitada “al coartar el diálogo que la UNA siempre ha favorecido”.

Ver más!

Por otro lado, el rector de la Universidad Estatal a Distancia (UNED), Luis Guillermo Carpio, dijo que respetará el derecho constitucional de su personal a manifestarse, aunque señaló que la participación de funcionarios en la marcha dependerá de la previa coordinación con las jefaturas. Aseguró que, terminado el movimiento en las calles, los empleados deberán regresar a laborar.

Ante la ausencia de algunas organizaciones de estudiantiles o académicas, la Federación de Estudiantes de la UCR instó a la comunidad universitaria a unirse a sus esfuerzos. “Si tu federación no saldrá a marchar en defensa de su estabilidad y su presupuesto, nosotros y nosotras no tenemos miedo y te invitamos a sumarte a nuestra columna este 10 de setiembre en el pretil a las 9 a. m.”, indican en un pronunciamiento oficial.

Por su parte, la Federación de Estudiantes del ITCR no participará de la huelga.

El Conare sostendrá una reunión el próximo martes para discutir posiciones con respecto a este movimiento sindical, confirmó Prieto.

Oficialmente, ninguno de los centros de estudio se declaró en huelga, por lo que se mantendrán en labores, en tanto los funcionarios y estudiantes lleguen a clases.

**Colaboró: Fernando Gutiérrez